La Agencia Europea del Medicamento (EMA), dirigida por Emer Cooke, acaba de adoptar el plan de trabajo para 2022-2026 destinado a acelerar los ensayos clínicos modificando su inicio, diseño y desarrollo.

El fin es desarrollar que la UE sea un punto focal de la investigación clínica, según informó ayer la EMA en nota de prensa. Entre los fines, promocionar la investigación de medicinas efectivas, seguras y de alta calidad.

El plan establece diez acciones prioritarias. Como primera, la Comisión Europea señala el elaborar un mapa que recoja las iniciativas existentes y la estrategia, teniendo en cuenta grupos de expertos que ya trabajan en el área.

Entre las otras actuaciones llave incluye el análisis de pacientes pero también de skateholders, personas u organizaciones con relación con el proyecto.

Por supuesto no se olvida del consejo científico que debe ser llevado a cabo por diferentes actores que interactuarán con patrocinadores a lo largo de las diferentes fases del desarrollo del producto.

Sobre las líneas de actuación no se olvidan de la necesidad de mejorar la seguridad de los ensayos clínicos prestando atención al control donde los estados miembros trabajarán juntos.

De hecho otro de los fines es armonizar los ensayos en la Unión Europea. Para ello, se fijarán en entrenar asesores que evalúen la seguridad. Todas estas actuaciones y otras más se extenderán hasta el año 2026, fecha en la que experirá el plan.