Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Energías renovables

Los Mossos investigan a una empresa de placas solares por estafar al menos a 16 personas

Afectados de distintas localidades de Catalunya han denunciado a los responsables de la empresa Sunblitz Kraft

Damián Núñez, vecino de Botarell (Baix Camp), en su casa dónde tenía que instalar placas solares. Joan Revillas

El elevado precio de la factura de la luz ha desatado la fiebre por instalar placas solares. "Es una forma de no tener que depender más de estos precios tan altos, y además una ayuda para el medio ambiente", explica Damián Núñez, vecino de Botarell (Baix Camp), que a inicios de 2022 decidió dar el salto y contactar con una empresa de instalación de esta tecnología, Sunblitz Kraft. Se gastó 7.980 euros que teme no volver a ver. De las placas, nadie sabe nada. Los responsables de la firma se han esfumado por completo. Como él, una veintena de afectados dicen ser víctimas de una estafa por la falsa instalación de placas solares. A los Mossos, que están investigando el caso, les constan 16 denuncias similares presentadas en pueblos y ciudades del Baix Camp, Solsonès, Vallès Oriental y Vallès Occidental.

Todo empezó a finales de enero. "Una empresa que instala placas solares hizo un buzoneo por mi pueblo, Botarell", explica Núñez. "Yo ya llevaba tiempo queriendo instalar placas solares, porque el precio de la luz no paraba de subir y pensé que sería una buena forma de ahorrar dinero y ayudar al medio ambiente", sigue este vecino, propietario de una casa en el municipio del Baix Camp (Tarragona). "Miré a la web de la empresa y vi que era una empresa alemana con más de 35 años de experiencia y más de 100.000 instalaciones hechas en toda Europa", explica Núñez. Accedió y contactó con ellos para hacer un pedido.

Primera visita

Pocos días después, recibió la visita de Maite Giralt, una mujer que se presentó como comercial de Sunblitz Kraft. "Se la veía profesional, entendía de lo que hablaba y me hizo un presupuesto muy correcto", explica este afectado. Le ofreció una garantía de 25 años y le recomendó, para financiar la inversión, hacer un préstamo con el banco Cetelem, avalado por la misma empresa de las placas solares. "Pero mi banco me ofrecía mejores condiciones y pedí el préstamo con ellos", dice Núñez. Un préstamo por valor de 7.980 euros. El 50% tenía que pagarlos antes de instalar las placas, y el resto, dos meses de efectuar la instalación.

Damian Núñez sujeta la denuncia presentada a los Mossos sobre la estafa de la que fue víctima. Joan Revillas

Según la versión de Núñez, en febrero conoció a un hombre que se presentó como uno de los jefes de la empresa. Se llama Santiago Asturgó y su teléfono móvil aún consta en la web de Sunblitz Kraft. "Ya les he pedido que a mí no me llamen más, yo ya no trabajo para ellos", dice Asturgó preguntado por este diario. "Ya sé que les han denunciado y ya he ido a hablar con los Mossos, yo allí no pintaba nada: hice un trabajo y me pagaron, nada más", se excusa. Según el relato de Núñez, Asturgó le trajo un primer contrato y él lo firmó. Pasaba el 7 de febrero. Hizo el primer pago de 3.990 euros para nueve paneles solares en su tejado.

Excusas variopintas

Pasaron los dos meses prometidos para la instalación, y allí no venía nadie. "En abril empecé a llamarles, tuve muchas dificultades para localizarlos, se pasaban la pelota unos a otros", explica Núñez. Las excusas variopintas se iban sucediendo. Que si el mal tiempo, que si la escasez de chips, que si la guerra de Ucrania... "Yo es que soy buena gente y estábamos viviendo una situación extraña. Pensé, puede pasar", sigue Núñez. Hace exactamente cuatro semanas, a mediados de julio, Núñez recibió una llamada de Miquel Junyent, administrador de la empresa. "Me dijo que habían cerrado, que un trabajador se fue con dinero, y que contactara con el proveedor directamente y me comprase yo el material", sigue Núñez. Allí fue cuando empezó a dudar de todo. "Empezaron a pasar estas cosas raras y no me fié: busqué por internet y encontré que había más afectados como yo", dice. Al momento, denunció por estafa a esta empresa a los Mossos d'Esquadra.

A día de hoy, hay un grupo de whatsapp con 22 personas que dicen haber sido víctimas de esta misma empresa de placas solares. "Algunos están como yo, a otros les llevaron el material pero nadie montó nada. Hay más, a los que les han montado las placas pero no pueden encenderlas porque no están legalizadas o los permisos están falsificados", explica Núñez. Quince de estas personas han presentado una denuncia a los Mossos d'Esquadra. Cinco son vecinos de Santa Perpetua de Mogoda y dos de Sant Cugat del Vallès. También hay un afectado en cada una de estas ocho localidades: Solsona, Mollet, Terrassa, Cambrils, Caldes de Montbui, Mataró, Cerdanyola y Sabadell. "Pero creemos que hay muchas más personas que han ido a denunciar por su lado y no saben que hay este grupo de afectados", explica Núñez. Se coordinan a través del correo electrónico afectadossunblitz@gmail.com.

Estafa de 100.000 euros

Núñez aún tiene que devolver los casi 8.000 euros de crédito con los intereses. "Me han subido todas las facturas y tardaré 10 años en devolver todo este dinero", lamenta. Además, ha perdido definitivamente las ayudas que ofrecen las administraciones para instalar estas placas. "Hemos calculado que, en total, nos han estafado 110.000 euros", cuenta Núñez. Y explica el caso de otro afectado a quien sí le instalaron las placas, pero también le destrozaron el tejado y tiene que pagar 2.500 euros para repararlo. "Al principio te da vergüenza, pero debemos dar el paso y denunciar, así seremos más fuertes y podremos hacer más presión para que nos devuelvan todo el dinero".

Compartir el artículo

stats