Alrededor del 50% de quienes dieron positivo en un test de antígenos cinco días después de contagiarse de coronavirus probablemente ya no sean contagiosos a partir de este momento. Así lo explica un estudio publicado por la revista médica ‘Journal of the American Medical Association’, realizado por dos doctoras americanas: Lisa A. Cosimi del ‘Hospital Brigham and Women’s’, y Deborah T. Hung, del Instituto Broad.

Las investigadoras observaron que los que dieron negativo en la prueba rápida el sexto día de la infección (un 25% de los participantes) tuvieron un cultivo vírico negativo, por lo que ya no podrían transmitir la enfermedad.

Sin embargo, la mitad de las tres cuartas partes que dieron positivo en el de antígeno, obtuvieron un cultivo vírico negativo. El grupo de estudio lo formaban en su gran mayoría personas jóvenes vacunadas y que no necesitaron hospitalización.

El requerimiento de un test rápido negativo puede extender de forma innecesaria los confinamientos de aquellos que han dejado de ser contagiosos, pero permitir que las cuarentenas terminen al mejorar los síntomas puede sentar un mal precedente para aquellos que aún lo hacen. Por ello, recomiendan no olvidarse de usar mascarilla y evitar espacios concurridos.