Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alicante

Un pedazo del Reino Unido en Benidorm

La "zona inglesa" del Rincón de Loix es prácticamente una pequeña Inglaterra con todos los carteles en inglés en cualquier negocio | Los británicos mantienen sus costumbres y buscan comer o cenar sus platos típicos cuando pasan sus días en la localidad

Una pequeña Inglaterra en el Rincón de Loix de Benidorm.

¿Cómo es el día a día de los ingleses en Benidorm? ¿Mantienen sus costumbres o pasan sus vacaciones "a la española"? La respuesta a la primera pregunta sería que hacen vida como si estuvieran en su país. La segunda, no en la mayoría de los casos. La capital turística es un polo de atracción único para los turistas británicos; pero también para aquellos que convierten al municipio en su segunda residencia. Es un pedazo de Reino Unido en España. Pero dejar de lado sus hábitos no es algo habitual sino que buscan lugares donde no salir de su zona de confort, tanto si es para comer comida típica inglesa como para seguir escuchando la música que más les gusta.

El Rincón de Loix de Benidorm, conocido como la "zona inglesa" o la "zona guiri" es ya una pequeña Inglaterra. Caminar por sus calles hace tiempo que se ha convertido en hacerlo entre bares, comercios, tiendas o incluso hoteles donde los carteles están en inglés, los productos que se ofrecen son los más demandados por los británicos o la comida está enfocada a este tipo de turistas.

En la capital turística, los visitantes británicos en el mes de agosto suponen un 32,9%, según las últimas cifras de la patronal hotelera Hosbec. En meses como junio o julio o pasado el verano esa cifra aumenta hasta más del 40%. A ello hay que sumar los residentes que viven en la ciudad, que rondarían los 4.000 empadronados, más los que pasan largas temporadas. Así, la mayoría de ellos eligen la zona del Rincón para sus vacaciones pero también para establecer su residencia.

Caminar o circular por la avenida Ametlla de Mar, calle Gerona, Derramador, avenida de Filipinas o la avenida del Mediterráneo en su parte más cercana al Rincón es sumergirse en una pequeña Inglaterra. Mirar a cualquier lado es ver carteles que solo están en inglés o que las palabras en español son de mucho menor tamaño que las británicas. "English Breakfast every day"; "take away"; "the best karaoke"; "cold drinks"; "fish and chips" o "shows and offers" son algunos de los carteles que se pueden leer en fachada y negocios. Si no se sabe inglés, no se entenderá algunas cosas de las que ofrecen.

Hoteles, bares o comercios se han especializado en este tipo de turistas. Pero hay más. Los propios ingleses, tras años de visita a España, han montado sus propios negocios en los que ofrecer a sus compatriotas aquello que ellos mismos buscaban en sus viajes a Benidorm. En las calles de la "zona inglesa" se pueden encontrar pubs como los que reinan en Inglaterra donde la pinta de cerveza es la protagonista y los británicos encuentran su comida favorita.

Pero, ¿cuáles son las costumbres de los ingleses a diario? La imagen que se ofrece de una parte de esos ciudadanos británicos solo consumiendo alcohol y en los locales de ocio solo es una parte de los turistas que acuden a Benidorm. Muchos llegan a la ciudad buscando el sol y también unos precios asequibles para pasar sus días de descanso o vivir una larga temporada. Más allá de que uno de los puntos más demandados sean unos viajes con todo incluido en los que las celebraciones son las protagonistas o las despedidas, muchos de los ingleses que acuden en familia o los más mayores siguen realizando en Benidorm los mismos hábitos que harían en su casa de Reino Unido. Con una diferencia: el buen tiempo.

Para empezar, el desayuno. Los carteles de "English Breakfast" se cuentan a decenas por las calles. Pero, ¿en qué consiste realmente un desayuno inglés? Pues para beber, un té con leche (típico inglés). Para comer, beicon, salchicha inglesa, "beans" (alubias con salsa de tomate), tomate, tostada con mantequilla y champiñones a la plancha. Muchos no renuncian a él por la mañana para arrancar el día: "Tienen mucha costumbre, aunque no sea todos los días", indicó Karen Maling Cowles, miembro de una asociación de empresarios británicos y quien lleva años residiendo en España.

"La mayoría de locales ofrecen estos productos, sobre todo los británicos. Pero cada vez más se extiende a los negocios españoles", añadió. Muchos establecimientos hosteleros han añadido a su oferta ese desayuno inglés, no solo en el Rincón de Loix donde se concentran la mayoría de británicos, sino también en otras zonas turística como el casco antiguo o la primera línea de Levante. Así lo corrobora Álex Fratini, de la Asociación de Bares, Restaurantes, Cafeterías y Ocio Nocturno (Abreca): "Los bares hemos tenido que empezar a incorporar el desayuno inglés más allá del Rincón de Loix". Así aseguró que es muy demandado y además supone un gasto importante: "La media es de 8 euros por cada desayuno", frente a unos 3-4 de uno tradicional que pueden tomar el resto de turistas.

"Los bares hemos tenido que empezar a incorporar el desayuno inglés más allá del Rincón de Loix"

Alex Fratini - Abreca

decoration

Pero los ingleses no solo pueden encontrar un desayuno "como en casa". A la hora de comer y cenar también. El tradicional "fish and chips" o el asado tradicional hasta las salchichas con puré de patatas están en todos los menús de los bares y restaurantes de la "zona inglesa". Aunque los ingleses suelen comer "más rápido" a mediodía: "Con un plato combinado o un sandwich suelen pasar a las horas de comer". Eso sí, siempre más pronto que los españoles. En la cena, las hamburguesas o las pizzas reinan entre sus peticiones además de los platos de mediodía. Eso sí, a su hora de cenar. Sobre las 19 o las 20 horas, o incluso antes, se les puede ver sentados a la mesa en hoteles o bares. "Muchos establecimientos que no atendían a tantos ingleses este año han adelantado turnos para dar de cenar a este tipo de turista que consume mucho antes", indicó Fratini.

Buscar productos de su país se extiende también en los supermercados. "Hay tiendas especializadas en que los productos son todos británicos", indicó Cowles; "Compran hasta el champú que usan en su casa". Y algunos de los que se encuentran en el epicentro de la zona inglesa también notan diferencias entre lo que compran los turistas españoles o los ingleses: "Buscan sus productos, su comida y su bebida. Lo que más les gusta allí también lo buscan aquí", indicaron los propietarios de supermercado La Orozca, ubicado entre negocios ingleses.

Consumen más una marca de refresco que otra, las patatas fritas "las quieren de sabores típicos para ellos" como beicon, barbacoa o cebolla. "Les encanta el picante, las patatas de jamón se las llevan en la maleta para sus familiares o amigos y, como curiosidad, no comen pipas". En cuanto a las bebidas, la cerveza sí consumen las marcas que se venden más en España. Así, aquellos que sí pasan largas temporadas en la ciudad "sí que van introduciendo cosas de aquí, como el aceite de oliva". Así, según las fuentes consultadas, los hoteles que están más enfocados a este tipo de turistas también incluyen en su menús o bufet comida más inglesa para contentar a los viajeros de Reino Unido.

"Buscan sus productos, su comida y su bebida. Lo que más les gusta allí también lo buscan aquí"

Isabel Doñate - Comerciante

decoration

En cuanto a las tiendas, sí "tiran" de marcas españolas y grandes cadenas. Y una curiosidad: "Les encanta a las mujeres ir al mercadillo, sobre todo, a comprar bolsos", explicó Cowles. Además, las tiendas de ropa del casco antiguo son de sus preferidas. En cuanto a otras tiendas, buscan en los establecimientos de bebidas y estancos las marcas que tienen en su país.

Música en directo y deporte

Pasar por las calles del Rincón de Loix también es hacerlo entre carteles de "shows" en directo o karaokes. La música es la protagonista de muchos locales, sobre todo en directo. Los ingleses son unos fanáticos de este tipo de actuaciones que en Benidorm también se han hecho muy famosas. Los "cover" o espectáculos en los que un cantante interpreta a un conocido artista se pueden ver en muchos sitios y hoteles o bares anuncian todo tipo de actuaciones. Todo escrito en inglés, claro.

"Hay muchos espectáculos donde elegir. Los de tributo a artistas son los más demandados y gustan mucho", indicó Cowles. La costumbre que realizan en sus países no cambia: después de cenar se dirigen a uno de los pubs a ver un "show" y beber una pinta de cerveza. "Es el típico plan inglés", añadió. Muchos de ellos seguirán la fiesta en los locales nocturnos tras esta primera parada. Así, es fácil ver en la zona inglesa grandes pantallas de televisión con cualquier deporte de fondo. "En los bares casi siempre hay fútbol o Rugby" y si "tienen la costumbre en su país de ver los partidos aquí no la dejan pasar", explicaron las mismas fuentes.

"Encuentran la esencia de su propio país en Benidorm. Están como en casa pero en otro país. Y eso también les hace estar seguros aquí y vuelven"

Karen Maling Cowles - Empresaria británica

decoration

"Encuentran la esencia de su propio país en Benidorm", resumió Cowles quien apuntó que "es gracias a que los negocios británicos también han hecho por ofrecerlo". Sienten "que están como en casa pero en otro país. Y eso también les hace estar seguros aquí y vuelven y, además, con mucho mejor tiempo". Y así lo corroboran algunos de esos turistas: "Me encanta venir, estoy como en casa pero en España. Estoy muy contenta", afirmó una turista a punto de entrar en una tienda a comprar. En los negocios, los productos ingleses también se ven por las estanterías. Algunos de ellos enfocados a celebraciones como las de Sant Patrick o también se ofertan banderas de Reino Unido.

Pero además Benidorm tiene fans. Y así lo corroboran los seguidores que tiene la serie con el nombre del municipio que se emite en la ITV británica. Tanto éxito tiene que los creadores preparan una "Benicon" para noviembre en la que esperan que vengan miles de turistas ingleses.

Aunque la mayoría de los ingleses no salen de esa zona de confort que encuentran en las calles del Rincón de Loix, cada vez más exploran otras zonas de la ciudad. Por ejemplo, la conocida como "zona de los vascos" es una de sus favoritas y la han bautizado como "tapas alley"; es decir "el pasillo de las tapas". "Los que repiten en la ciudad van probando y repiten los sitios que más les gustan", indicó Cowles. Algo que corroboraron desde Abreca.

Convertir al Rincón en un pequeño Reino Unido también ha sido labor de los residentes de larga estancia o los que están empadronados en la ciudad. "Hay colegios británicos privados iguales a los de Inglaterra" y además "una pequeña iglesia" en el Rincón de Loix donde se habla en inglés. Todo ello se suma a esas tiendas especializadas o hostelería donde estos ciudadanos extranjeros se encuentran como en casa. Y Benidorm también les devuelve en ocasiones esa confianza. Por ejemplo, acordándose de fechas señaladas para el pueblo británico o celebrando alguna de sus efemérides.

Compartir el artículo

stats