Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio ambiente
MARTA MARTÍNEZ Directora de la Reserva Natural de las Dunas

Marta Martínez, directora de la Reserva Natural de las Dunas: "Las dunas serán un solar si sigue el exceso de turistas, sexo y camellos"

Marta Martínez, directora de la Reserva Natural de las Dunas, pone la voz de alarma sobre el excesivo uso turístico y el poco civismo de muchos en Maspalomas

Marta Martínez, directora de la Reserva Natural de las Dunas de Maspalomas, durante la entrevista.

Marta Martínez, directora de la Reserva Natural de las Dunas, pone la voz de alarma sobre el excesivo uso turístico y el poco civismo de muchos en espacio natural. La bióloga alerta de que el problema va más allá de las tilapias, y señala que desde poner muchas hamacas, la práctica de sexo, los camellos, la basura que dejan los visitantes, los gatos que se comen las aves, todo hará que este paraje se convierta en un solar.

-¿Es complicado hacer que se preserven las dunas de Maspalomas como un espacio natural dada la afluencia turística que tiene todo este paraje?

-Es muy complejo, porque aunque sean solo 400 hectáreas tiene unos usos y una afluencia de visitantes muy grande. Primero ,porque está abierto por todos los sitios por el mar, por el aire, por los hoteles, con excursiones de camellos. Es difícil porque todo el rato está entrando y saliendo gente. Aunque hay vigilancia, sigue siendo difícil porque todos los turistas quieren ir a las dunas.

-¿Han servido de verdad para algo las multas ?

-La gente se ha concienciado y no se sale de los senderos, pero también hay otros que cambian los horarios y van cuando no hay vigilantes. Las dunas se pueden visitar y hay muchos senderos habilitados, pero la gente se los salta.

-¿Y cómo se intenta resolver ese conflicto entre el uso turístico que se ha dado a ese lugar con que es un paraje natural?

Hay que entender que es una playa natural, no una playa urbana. Los usos que se hacen en la playa afectan en el sistema dunar, las hamacas o los kioscos interrumpen el ciclo de la arena. Hay una conexión tierra y mar muy fuerte. Es un espacio limitado por la Costas por un lado, y por otro, por infraestructuras turísticas; lo que intentamos hacer es cuidar la Reserva como es un paraje, pero no un lugar turístico.

"Costas ha dicho al Ayuntamiento que no retire la seba de Maspalomas porque retiene la arena"

decoration

-¿De qué manera afectan a este espacio las excursiones de los dromedarios por la arena?

-Están realizando una actividad que ni siquiera tiene una autorización. Es una instalación que tiene mucha afección al medio ambiente. Las instalaciones no están impermeabilizadas; por tanto, contaminan al acuífero y además no se quitan los excrementos de la ruta, y hay plantas invasoras y comederos de gatos próximos. Hay una sospecha de que los excrementos atraen a las palomas y dispersan semillas. A parte está la especie invasora Neurada procumbes, conocida como pata camello, que llevan estos animales en las patas, y ya esto sucedió en Australia.

-¿Qué va a pasar con las tilapias de la Charca?

-Llevamos trabajando años con las tilapias que se comportan como una especie invasora que ha acabado con todas las especies. Se retiran todos los días kilos de estos ejemplares. Ahora, como el oxígeno disuelto en el agua es menor, hay más muertes.

-¿Pero se va a abrir al mar?

-La Charca es un elemento vivo que se abre de forma natural con el mar. Normalmente le llega agua con las mareas de septiembre.

-Pero en alguna ocasión se ha adelantado debido a la falta de agua. ¿Se ha pensado en volver a hacerlo?

-Se puede abrir, pero se está intentando primero acabar con las tilapias. En la Charca, antes de la inadecuada planificación urbanística, el mar entraba y quizás había tilapias y no les afectaba tanto, pero ahora esa especie aprovechándose de la poca agua y la poca variación ha colonizado todo y se corre el riesgo de que ese daño afecte al mar. El concepto final es renaturalizar el sistema porque lo lógico es que sea lo más natural, y hay mucha cautela a la hora de abrirla al mar por las tilapias.

-Hay malos olores y es un espacio transitado por turistas, con hoteles y apartamentos cercanos...

-Si, pero ¿qué queremos, un escaparate o un medio renaturalizado? Estamos trabajando para que esto sea lo más natural posible, y también porque esta especie invasora es una de las amenazas de este espacio natural protegido.

-¿Está previsto otro movimiento de arena dentro de lo marcado en el Plan Masdunas?

-El proyecto Masdunas comenzó en 2018 con la extracción de unos 60.000 metros cúbicos. Se ha hecho un seguimiento científico de como entra la arena en el sistema y se han plantando balancones para reforzar la duna costera y también intentar que se retenga lo máximo. Nos se han hecho más aportes. Se está mirando cómo entra esa arena en el sistema y todavía está en la zona costera. Lo que miramos es quitar los goros de piedra, que funcionan como turbinas, que están prohibidos porque hace que se pierdan dunas. Además, los cúmulos de seba, que al limpiar la playa se quitan no se deben retirar, y lo hace el Ayuntamiento, porque retiene la arena.

-¿Pero se le ha dicho al Ayuntamiento de San Bartolomé que no retire la seba?

-Costas se lo ha dicho al Ayuntamiento claramente. Es una especie protegida.

-En Las Canteras se retiran.

-Si, pero es una playa urbana, y Maspalomas es una reserva natural. La amenaza fundamental no son lo gatos, camellos, sino los humanos que hacen un uso de un espacio protegido. Costas también le ha dicho a la empresa que lleva los camellos que está ocupando un espacio de dominio público, y desde aquí lo que vemos es que esa explotación además está costando un grave deterioro. A eso hay que añadir que muchos usuarios de la playa no se llevan la basura, y eso es otro problema. La limpieza es competencia municipal pero hay que colaborar para que ese espacio se conserve.

-¿Pero cada administración hace lo que cree y las dunas están de la mano de todos?

-Sí. Hay diferentes opiniones, pero hay que entender que si se pierde la perspectiva de que es un espacio natural y si todo es carta libre para el turista, para que se haga uso sexual de ese lugar, si dejamos a los camellos, alimentamos gatos, y esa comida atrae ratas, y dejamos las tilapias porque a algunos les gustan verlas, pues dentro de unos años las dunas serán un solar y no un espacio natural.

-¿También las hamacas y sombrillas y kioscos perjudican la circulación de arena?

-Si. Porque la arena choca con hamacas y sombrillas, y los kioscos, que funcionan como turbinas. Y de eso hay datos científicos y estudios.

-Pero Costas ha dado permiso para que se coloquen 5.000 entre el Inglés y Maspalomas...

-Ya. Lo que hemos dicho es que se reduzcan si no se ocupan, y que las recojan todos los días. Los kioscos están cerrados. ¿Para qué están puestos con el efecto negativo que hacen en el sistema?. Lo lógico es que se colocaran cuando se fueran a abrir.

-¿Cuál es la principal especie invasora que más daño hace en las dunas ?

-Pues el ser humano, por el machaque continuo de esta reserva natural, por el tránsito, la basura, y por no conservarlo y protegerlo. Al exceso de uso turístico se une que hay camellos por la arena, gatos que llevan los animalistas, que se comen aves, y que al no necesitar cazar ese exceso de comida atrae a las ratas. Al final, los humanos tienen que pensar que las dunas de Maspalomas son un lugar único, que no existen en ningún del mundo, y la única conciencia es la imagen idílica que hay del paraje, pero va a dejar de serlo si no se toma conciencia. Es una falta de concienciación ambiental.

"Se han pedido más policías a la Delegación del Gobierno en Carnaval y en la Gay Pride"

decoration

-¿Pero si el Ayuntamiento y los empresarios ven solo la parte de ingresos en turismo, hamacas, en los camellos, el problema sigue?

-Desde el Cabildo se han formado agentes para vigilar este espacio protegido. Hay cuatro agentes, pero es complicado controlar todo. Se ha pedido colaboración a la Delegación del Gobierno y sobre todo cuando se celebra el carnaval o la Gay Pride para que pongan policías, o se lo digan al Seprona para que colaboren con el Ayuntamiento en todo este control. Hay que tener más claro lo que significan las dunas para lograr una gestión más integrada.

-¿Y eso no se hace en la Junta Rectora de las Dunas?

-En la Junta rectora se da la sacudida a Costas, al Ayuntamiento, a la Delegación el Gobierno, pero echamos de menos más colaboración. Tenemos quejas de muchos ciudadanos que nos trasladan denuncias y fotos de la basura que dejan algunos usuarios, de cómo hay gente que vive en este espacio, y hasta de condones que dejan en un tarajal o terminan en la boca los lagartos. Había cerca de unos trescientos sitios donde se practicaba sexo en las dunas y se ha quitado casi la mitad.

Compartir el artículo

stats