Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aumenta el clamor por la aplicación de la cuarta dosis ante la escalada de contagios

Cataluña se suma a Galicia y Andalucía y reclama el segundo refuerzo para vulnerables | Darias, que ya recomienda mascarilla en interiores, se remite a la Ponencia de Vacunas

Imagen de archivo de gente paseando por una calle en A Estrada BERNABE/JAVIER LALÍN

Cada vez son más las comunidades que reclaman que la administración de la cuarta dosis de vacuna para la población más vulnerable, principalmente mayores de 80 años, se realice lo antes posible, sin esperar al otoño y a las fórmulas adaptadas a la variante ómicron, previstas para septiembre. Ayer fue el consejero de Salud de la Generalitat catalana, Josep Maria Argimon, quien se unió al frente compuesto principalmente por Galicia y Andalucía, y también Asturias y Murcia, comunidades que vienen reclamando desde mayo el segundo refuerzo.

Argimon mostró su preocupación por el aumento de los contagios. La incidencia en mayores de 60 años roza el millar tras haber escalado 241 puntos en una semana.

Un día antes, el jueves, el consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, criticó que el Ministerio de Sanidad siga sin dar luz verde ya a la cuarta dosis de la vacuna para mayores de 80 años y para personas en residencias. En declaraciones a Canal Sur Radio, Aguirre subrayó que esta es una petición que lleva haciendo al ministerio desde hace semanas, en cada reunión del Consejo Interterritorial de Salud, sin que hasta la fecha haya sido aceptada. Reveló que Sanidad sitúa el suministro de esa cuarta dosis en el mes de octubre, cuando –en su opinión– debería empezar a administrarse de inmediato.

Desde el Sergas lamentan que se haya ignorado su petición

Por su parte, fuentes de la Consellería de Sanidade reiteraron ayer a FARO que Galicia reclamó en su momento adelantar la vacunación a los mayores de 80 años, pero se produjo una decisión de la Comisión de Salud Pública que ignoró esa petición.

En el Ministerio de Sanidad se atisba la posibilidad de un cambio de rumbo ante el empeoramiento de los datos del COVID en España, que incluyen el incremento en más de 2.000 pacientes de los hospitalizados respecto a hace una semana. La ministra, Carolina Darias, recomendó ayer abiertamente el uso de la mascarilla en espacios interiores, después de que lo hicieran esta semana Cataluña y Madrid.

Preguntada por la reclamación de Cataluña respecto a la cuarta dosis, Darias recalcó que se continuará siguiendo el criterio de la Ponencia de Vacunas, pero implícitamente dejó abierta la posibilidad de un adelanto. Así, recordó que ya se ha acordado que habrá una cuarta dosis para mayores de 80 y usuarios de residencias, pero falta determinar aún “el cuándo”.

El Ministerio está “a la espera” de sus nuevas propuestas para saber cuándo proceder a la vacunación de estas personas “o cualquier otra decisión que pueda adoptar, explicó Darias, quien agregó que será la Ponencia la que sopese la posibilidad de la llegada de vacunas adaptadas a ómicron, “como muchos países están haciendo”.

Sin embargo, existen dudas sobre las ventajas de estas nuevas vacunas si solo se actualizan a la variante ómicron original. La FDA, organismo que regula los medicamentos en EE UU, ha pedido a las farmacéuticas que incluyan en la actualización elementos de las subvariantes BA.4 y BA.5, que se están haciendo dominantes en buena parte del mundo, incluida España. Y no es descabellado pensar que en otoño habrá otras variantes.

Desde la Ponencia de Vacunas apuntaron, en declaraciones a TVE, que la posibilidad del adelanto está abierta y depende del porcentaje de ocupación de las ucis, cuyo indicador de riesgo está actualmente en nivel bajo. Si continúa así se esperará para poner la segunda dosis de refuerzo después del verano.

Esta postura fue criticada en el mismo medio por la Sociedad Española de Medicina Preventiva, cuyo presidente, Rafael Ortí, pidió que se tomen medidas de inmediato. “No podemos condicionar los resultados de la atención a que las ucis no estén llenas, tenemos que actuar antes”, subrayó.

Público con distancia y mascarilla en un concierto en Vigo el verano pasado. / M. G. B.

Los ingresados en planta en Galicia multiplican por 15 los del pasado año y por 214 los de 2020

Galicia ha iniciado julio con las peores cifras de hospitalización COVID respecto a la misma fecha de los dos veranos anteriores de pandemia. El 1 de julio de 2020 no había ningún paciente en uci y solo 3 en planta en los hospitales gallegos. El pasado año había 10 en uci y 43 en planta. El informe de ayer constata 669 hospitalizados: 26 en uci (5 más) y 643 en planta (44 más). Una semana atrás, el 24 de junio, había 473 ingresados, 18 de ellos en uci.

El número actual de ingresados en planta multiplica por 15 el del pasado año, al inicio de la ola veraniega de delta, y por 214 la exigua cifra de 2020, cuando la segunda ola era todavía muy incipiente tras el desplome de la transmisión por el confinamiento.

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, dijo ayer que hay “un número bastante estable de pacientes ingresados”, sobre 600 en planta “y en torno a 20-30 en la uci”. Admitió que existe “un pequeño repunte en los ingresos, no en la uci”, y apeló al “sentido común” ante el “repunte” de casos que atribuyó a las “fiestas de fin de curso, San Juan y una mayor movilidad”, así como a una variante con “mayor transmisibilidad”, la BA.5.

Los casos activos ascienden en Galicia a 14.982, que implican 1.272 más que el día anterior, tras detectarse 1.643 contagios. La incidencia a 14 días en mayores de 60 años sigue en ascenso hasta los 1.126 casos por 100.000 habitantes. Los decesos aumentan a 3.603 al fallecer otras seis personas.

Subida en toda España

En el conjunto de España, la incidencia en mayores de 60 se acerca a los mil casos (996) y la ocupación hospitalaria sube al 8,3% con más de 10.000 ingresados, cifra comparable con mediados de febrero, aunque entonces había 1.300 pacientes en uci y ahora 449. Los fallecidos aumentan a 108.111 tras notificarse 507 decesos por COVID en la última semana.

Tres veranos de pandemia

  • 2020

    Hospitales vacíos en el primer julio pandémico
    El 1 de julio de 2020, 10 días después del inicio de la 2ª ola, no había pacientes COVID en uci y solo tres en planta en los hospitales de Galicia.

  • 2021

    Con el verano de 2021 llegó la ola delta
    Julio de 2021 se inició con 10 pacientes en uci y 43 en planta. Con los viajes estudiantiles y la variante delta comenzaba la 5ª ola.

  • 2022

    Claro aumento de hospitalizaciones
    De nuevo con el inicio del verano y San Juan surge una nueva ola, esta vez con mayor ocupación hospitalaria: 26 casos en uci y 643 en planta.

Compartir el artículo

stats