Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo vuelve a la edad castreña en “Magna”

Ramón Otero, con Vigo de fondo. Santos Álvarez

El prólogo de “Magna” comienza presentado las Cíes emergiendo de las aguas de la ría de Vigo. Precisamente la contemplación de las tres islas es la que ha inspirado esta novela de Ramón Otero (Vigo, 1982), que transporta al lector hasta el Vigo castreño a través de una trama que entreteje datos históricos con las leyendas de la zona. “Desde niño, veía las Cíes ahí y comencé a preguntarme cómo sería Vigo en la Edad del Hierro y en la época en la que llegaron los romanos”, explica Otero, que el sábado estará en la caseta de Librouro en la Feria del Libro de Vigo (18.00 horas) firmando ejemplares de este libro.

La documentación le ha llevado cerca de seis meses porque quería que la ambientación histórica fuera rigurosa, aunque no se trata, advierte, de una novela histórica. Como admirador de Stephen King, el misterio y lo sobrenatural tienen un importante peso en “Magna”. “Una cosa que he querido reflejar es el paralelismo que hay entre el ocaso de la cultura castreña y el de la nuestra porque nosotros estamos en un ocaso de la cultura total”, comenta.

Adelantándose a los últimos hallazgos arqueológicos descubiertos en la Porta do Sol, la arqueóloga Sendra, la protagonista de “Magna”, hace un importante hallazgo, aunque en el caso de la novela se trata de una villa romana del siglo II, ubicada bajo un edificio ubicado entre las calles Rosalía de Castro y Pontevedra. “Hemos ido construyendo encima, por lo que si queremos ir hacia atrás en el tiempo tenemos que ir bajando capas”, afirma.

"En la época castreña había más libertad. Hoy estamos más encorsetados"

decoration

La excavación de la profesora Sendra sirve de nexo de unión entre el presente y el pasado. Según Otero, Vigo es una ciudad con una historia tan vasta como rica para construir historias. Él eligió la Edad del Hierro por tratarse de una época que da mucha libertad a la hora de crear. “Había muchas carencias, pero había mucha libertad y la gente estaba en contacto permanente con la naturaleza y con la cultura pura en sí y las tradiciones. Hoy estamos mucho más atados y todo está más encorsetado”, afirma.

Guardia civil de profesión, Otero roba horas al sueño para escribir, su gran pasión. Le gusta hacerlo, asegura, en lugares públicos. “Me llevo el ordenador a la cafetería, me pongo mis cascos y comienzo a escribir, y en mis días libres estoy seis o siete horas escribiendo y ni me entero”, explica.

Escribe desde niño y siempre ha sido un lector voraz. “En mi casa había más de mil libros y siempre he leído muchísimo”, afirma.

“Magna” es el segundo título que edita, ya que en 20019 publicó con una editorial “Relatos para soñar”. Sin embargo, la experiencia no fue todo lo satisfactoria que había esperado, por lo que en esta ocasión decidió autoeditarlo en el sello de Amazon. Otras siete novelas de distintos géneros aguardan editor. Una de ellas es “Peregrino”, ambientada en el Camino de Santiago, y también la trilogía “Coma”. “Están acabadas y corregidas, a la espera de una editorial que las ponga cariño”, comenta Otero.

Abrirse paso en el mundo literario es difícil, reconoce, aunque no por ello va a cesar en su empeño. “Escribir me da la vida y me gusta que la gente disfrute con lo que escribo”, comenta Otero, que ha sido también cooperante humanitario y colabora con Bicos de Papel. Desde los veinte años, ha recorrido media España por su trabajo y asegura que como aquí, no se vive en ninguna parte. Hace dos años y medio regresó a Galicia y vuelve a contemplar las Cíes, esta vez desde Cangas, donde reside.

Compartir el artículo

stats