Después de un junio lluvioso en Galicia, con cifras de récord en Vigo, julio llegará con un sol y mucha playa bajo el brazo. El mes arranca este viernes con el anticiclón al fin estabilizado y con las temperaturas en ascenso, así que todo apunta a un primer fin de semana de vacaciones con importante afluencia a los arenales. Y aunque la tarde del domingo algunas tormentas, típicas de la época, podrían irrumpir en buena parte del territorio, la tendencia para las próximas semanas apunta a que el tiempo seco y caluroso serán dominantes.

Buena noticia para los amantes de la playa y para los hosteleros, mala para las reservas hídricas y se verá si para los montes de la comunidad. Como explica en una entrevista con FARO la directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, las precipitaciones caídas en junio han supuesto un alivio, pero la situación sigue siendo "preocupante, sobre todo en los manantiales". Durante el mes que ahora termina, la estación situada en la avenida de Madrid de Vigo recogió 101,6 litros por metro cuadrado, el registro más elevado desde que se instaló en 2010. Todas las ciudades gallegas superaron los 70 litros por metro cuadrado, excepto Santiago (62,7) y A Coruña (506,).

Según la previsión de MeteoGalicia, el territorio quedará durante el viernes bajo influencia de las altas presiones. Con esta situación, se espera algún banco de niebla matinal, que dará paso a cielos poco nubosos o despejados, con brumas costeras en el litoral atlántico por la tarde. Las temperaturas mínimas quedarán sin cambios significativos mientras que las máximas experimentarán un moderado ascenso. Ourense ya alcanzará los 30 grados Celsius de máxima, y en el resto se quedarán algo por debajo de los 25 grados. Los vientos comenzarán flojos de dirección variable, cogiendo componente norte con el avance del día.

El sábado Galicia se mantendrá en la influencia de las altas presiones, con régimen de vientos del noreste. Habrá un día de cielos poco nubosos o con nubes altas. Hacia la noche aumentarán las nubes en el extremo norte, incluso con posibilidad de lloviznas. Las temperaturas ascenderán en general, excepto las máximas en la mitad norte que quedarán sin cambios o incluso con ligeros descensos. El viento soplará del noreste, comenzando con poca intensidad y finalizando el día con intensidad fuerte en el litoral atlántico.

De acuerdo con el instituto meteorológico, el domingo será un día de inestabilidad atmosférica, con cielos alternando nubes y claros, con chubascos localmente tormentosos durante la tarde. Las temperaturas mínimas experimentarán un ligero ascenso, mientras que las máximas sufrirán un ligero descenso, aunque en Vigo y en las Rías Baixas se podrán superar los 30 grados antes de que lleguen las tormentas. Los vientos soplarán del nordeste, fuertes en el litoral atlántico y flojos, con intervalos de moderado en el resto.

Para el resto del mes, los expertos de Meteored, como ya hicieran los de la Agencia Española de Meteorología, prevén temperaturas por encima de la media y ausencia de precipitaciones, a a excepción de posibles tormentas.