Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Por qué se habla de adolescencias prepuberales?

"Se adelantan las actitudes adolescentes, sin las habilidades psicosociales necesarias y son muy vulnerables emocionalmente"

Grupo de adolescentes Freepik

Existe la sensación, desde hace unos años, de que la adolescencia parece tener cada vez más prisa por llegar. Un estudio publicado recientemente en la revista ‘Jama Pediatrics’ apuntaba, por ejemplo, que el comienzo del desarrollo del pecho en las niñas empieza hoy en día un año antes de lo que empezaba en la generación de sus madres. Algo parecido ocurriría con la menstruación, que se adelanta paulatinamente, “aunque de manera menos significativa”.

Más allá de indicadores físicos que los investigadores van detectando, se perciben también hábitos cada vez más tempranos en cuanto a cambios en la forma de vestir, peinados, estilos con los que empiezan a definir su imagen o personalidad o comportamientos con cierto componente erótico a una edad temprana. Son muchos los que apuntan hacia las nuevas tecnologías como ‘acelerador’ de conductas y hábitos, al priorizar a referentes, influencers, youtubers, artistas que marcan tendencia... También hablan del acceso a contenidos sexuales o pornográficos a una menor edad. De todos modos, sea como sea, la información con la revolución digital, con el universo de internet, no tiene fronteras, y el imaginario de los menores se multiplica.

Para Ricardo Fandiño, psicólogo y coordinador xeral de ASEIA (Asociación para a Saúde Emocional na Infancia e a Adolescencia), son varios los factores que influyen o que podrían explicar el adelanto en el tiempo de actitudes propias quizás de jóvenes que empiezan a salir:

El peso de lo grupal a edades tempranas

“Desde un punto de vista madurativo, la infancia es una etapa donde se van adquiriendo las competencias psicoemocionales. Es fundamental en este periodo que se vaya estableciendo una cierta seguridad en uno mismo, y eso en base a la relación de afecto, aceptación y amparo de los referentes adultos. Es en la adolescencia cuando se da un giro progresivo desde el interés en la relación con la familia hacia el interés en la relación con los iguales, que pasa a ser central”, explica Ricardo Fandiño.

Y añade: “Lo que observamos es un desplazamiento en el que el interés por las relaciones con los iguales se adelanta a edades más tempranas. Así, las dinámicas de inclusión-exclusión empiezan en un momento en el que niños y niñas no tienen aún suficiente madurez personal para afrontarlas. De hecho, hemos venido asumiendo que las situaciones de acoso entre iguales se han adelantando progresivamente hasta llegar a darse a los 8 o 9 años”.

Adolescentes muy pronto

Además de la presión grupal o la importancia del papel de los amigos cada vez antes, la convivencia diaria vía redes sociales, así como la influencia de series, influencers, etc... hace que se perciban antes determinadas actitudes o comportamientos. “En este sentido empezamos a hablar de adolescencias prepuberales. Es decir, una adolescentización de la infancia, entendida como el proceso en el que niños y niñas adoptan actitudes, comportamientos, funcionamientos relacionales, propios de la adolescencia, de manera prematura y sin haber adquirido las habilidades psicosociales necesarias, siendo en este sentido muy vulnerables emocionalmente”, apunta Fandiño.

“De hecho, problemáticas como las autolesiones, la ideación suicida, los trastornos de la conducta alimentaria, las conductas de riesgo, que despuntaban habitualmente en la adolescencia, se observan en clínica a edades cada vez más tempranas”, añade el experto.

Erotización de la infancia

En cuanto al ámbito sexual, Ricardo Fandiño explica que los niños y niñas “tienen sexualidad, ya que esta es una característica propia del humano a lo largo de todo el ciclo de vida, pero no tienen erótica entendida como la capacidad para utilizar la propia sexualidad como un elemento de atracción hacia el otro”.

“La erótica aparece durante la adolescencia, acompañando a la integración progresiva de los cambios corporales que se dan a partir de la pubertad”, comenta el psicólogo experto en adolescentes. “Sin embargo, observamos cómo en la vida cotidiana se está dando una erotización de la infancia que se traslada al imaginario colectivo a través de la moda, la publicidad, las series, y de forma muy particular en el uso de las redes sociales en las que atraer el ‘like’ es la actividad principal. En esta cuestión hay un evidente sesgo de género afectando de manera más marcada a las niñas”, expresa Fandiño, autor junto a Vanesa Rodríguez del libro “Ser adolescente. ¿Transición o Destino?” (Editorial UOC).

Compartir el artículo

stats