Cuatro heridos leves, ya de alta, y dos graves, con “pronóstico reservado”, aunque la Xunta confía en que evolucionen “favorablemente” y señala que “a priori no se teme por su vida, más la previsión, por ahora más bien expectativa, de que la cita musical siga adelante “dentro de la mayor normalidad posible”, según expresó el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda.

Ese es el balance del derrumbamiento escenario principal de O Son do Camiño en una fase “inicial” del montaje y a seis días de que en teoría arranque una cita que la pandemia obligó a aplazar tres años y que espera juntar a 42.000 personas por jornada. Esa es una de las cifras de otro balance más positivo, el difundido por la organización antes del siniestro, que incluye a casi medio centenar de artistas sobre alguno de los tres escenarios en Santiago, entre ellos The Chemical Brothers o C. Tangana.

El escenario derrumbado. Xoán Álvarez

El vicepresidente primero de la Xunta y conselleiro de Presidencia, Diego Calvo, explicó in situ a la prensa los datos del "accidente” ocurrido “mientras se estaba levantando la estructura” del palco principal.

En su intervención, elevó a seis los heridos –en un primer momento se habló solo de cuatro–, explicó que fueron trasladados al hospital –los cuatro leves ya han sido dados de alta– e indicó que desconocía cuántas personas trabajaban en el montaje cuando ocurrió el “derrumbe”, si bien Efe los elevó a una veintena.

“Acaba de ser”, adujo Calvo –el suceso ocurrió en torno a las 12.30 horas– “y no tenemos mucha más información”. Lo que sí trasladó: “Se ha caído parte de la estructura al montar una torre y lo primero que se ha hecho es atender a los heridos, afianzar la estructura, para que no conllevara peligro para las labores de atención, y ahora se inicia la investigación”.

Investigación

De hecho, avanzó que acudirían al Monte do Gozo una inspectora del Instituto Galego de Seguridade e Saúde Laboral especialista en montajes de infraestructuras, y otra de trabajo para hacer sendas investigaciones –CC OO indicó que pedirá revisar las condiciones de los trabajos– y que habrá informe policial. El suceso motivó la activación del Plan de Emerxencias Territorial y con él la coordinación de varias ambulancias, un helicóptero medicalizado, los bomberos de Santiago y efectivos de emergencias de Brión y A Estrada, además de la Policía Nacional y Local. Según Europa Press, solo fue necesario liberar a uno de los trabajadores heridos por el desmoronamiento de parte de la estructura.

¿Cancelación en el aire?

Calvo adelantó entonces que la decisión sobre una posible cancelación del evento no se había puesto sobre la mesa. Lo primero, enfatizó, es atender a los heridos, luego investigar las causas y, “en función de eso se podrá tomar una decisión”. El presidente de la Xunta ahondó en la cuestión enfatizando que “lo más importante” es que no lamentar víctimas mortales: “Espero que el festival se pueda celebrar y dentro de la mayor normalidad posible lamentando lo que ocurrió y con el compromiso de investigar cuáles fueron las causas”.

La organización del festival informó de un “incidente” en el montaje del escenario principal y “derrumbe de parte de la estructura”, e indicaron que las causas están “a la espera de su investigación” y añaden que darán más datos según estén “disponibles”.

Posibles causas

Fuentes consultadas por Europa Press indicaron que el conocido como “efecto vela” en la lona de cubierta es una posible causa de lo sucedido. Dicho efecto, apuntan esas fuentes, pudo haber provocado que cediese uno de los pilares, lo que desencadenó el derrumbe de la infraestructura. Además, añaden que, según la información de MeteoGalicia, a la hora del accidente había ráfagas de unos 20 kilómetros por hora en Santiago.

Distintas autoridades mostraron su preocupación por los heridos, desde la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, al presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, pasando por el Concello de Santiago y otros políticos.