Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vacuna “gallega” pincha en Galicia

No se ha administrado ninguna dosis de Novavax, cuyo antígeno se fabrica en Porriño | No es posible elegirla “a la carta”

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, en una visita a Biofabri, del grupo Zendal, en Porriño. | // S. SAS

Es una de las paradojas de la pandemia: la vacuna contra el COVID de Novavax, cuyo antígeno se produjo en la factoría de Biofabri, del grupo Zendal, en Porriño, no se ha administrado en Galicia. No se ha pinchado ni una dosis, según confirman a FARO fuentes de la Consellería de Sanidade. Estas vacunas ya están disponibles en Galicia desde hace unos meses, pero, al menos en nuestra comunidad, no es posible elegirla “a la carta”: no basta con que una persona manifieste desconfianza ante las vacunas de ARN mensajero (ARNm) de Pfizer y Moderna y solicite que le inoculen esta vacuna de proteínas recombinantes. Para que se la inyecten debe existir una contraindicación médica para las demás vacunas.

Según explican las mismas fuentes de Sanidade, la indicación desde la ponencia de vacunas es que la vacuna de Novavax está destinada a personas con alergia a componentes de otras vacunas y también por indicación médica. Se puede utilizar como primovacunación, como recuerdo o para completar pautas pendientes. En Galicia, si una persona quiere solicitar que se le administre la vacuna de Novavax debe hacerlo a través del punto de vacunación. Siempre y cuando exista una contraindicación para las demás vacunas, podrá solicitar esta dosis y se programará al paciente.

De esta forma, Galicia no contempla, al menos de forma oficial, que las dudas frente a las vacunas de plataforma ARNm le permitan a una persona exigir que se le administre otro tipo de vacuna, como la de Novavax.

Se han aprobado fármacos basados en la tecnología de ARNm desde finales de los años noventa del pasado siglo, y las vacunas anti-COVID de Pfizer y Moderna han demostrado su eficacia y seguridad en miles de millones de individuos. Aun así, sigue habiendo personas que desconfían del ARNm. Algunas comunidades autónomas han decidido que la vacuna de la compañía estadounidense Novavax, llamada Nuvaxovid, de la que España compró dos millones de dosis, se administre a esos pacientes reticentes. Es el caso, por ejemplo, de Madrid y de Baleares. Esta última comunidad contabiliza casi 146.000 personas que se han negado a vacunarse, más del 12% de la población total de las islas, un porcentaje muy superior a la media nacional. Según informa “Diario de Mallorca”, de Prensa Ibérica, el grupo editorial de FARO, el Servicio de Salud balear ha ampliado los posibles receptores de la vacuna de Novavax, administrándola no solo a quienes tengan contraindicaciones o hayan desarrollado reacciones adversas graves frente a las otras vacunas, sino también a aquellos que mantienen suspicacias frente a los fármacos fabricados con tecnología de ARN mensajero.

En Baleares, las personas que decidan vacunarse completamente con el nuevo fármaco (pauta homóloga) deberán dejar transcurrir al menos tres semanas entre la primera y la segunda pauta. No obstante, el intervalo mínimo para que sea válida es de 14 días.

En el caso de que se combine esta vacuna con una primera pauta de ARN (pauta heteróloga), se administrará a las cuatro semanas de la primera dosificación. Nuvaxovid también puede utilizarse como recuerdo en los mayores de 18 años, aunque esta tercera inoculación podría realizarse tanto con este fármaco como con los de ARNm independientemente de los usados en la primera vacunación.

Tras el fracaso de la alemana Curevac, también basada en plataforma de ARNm, la de Novavax fue la quinta vacuna ontra el COVID-19 autorizada en la Unión Europea. Contiene la proteína S del coronavirus muy purificada y un adyuvante exclusivo denominado Matrix-M, extraído de la corteza del árbol Quillaja saponaria. Diversos estudios han estimado su eficacia en torno al 90%, en línea con sus competidoras de ARNm, y buena protección contra ómicron.

En cuanto a su perfil de seguridad, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) apuntó el pasado viernes un posible riesgo de inflamación cardíaca similar al documentado en las vacunas de ARNm. Novavax respondió que el número de eventos de miocarditis en su ensayo clínico –4 entre 30.000– está “dentro del rango de los casos de fondo esperados”. Pese a ello, las acciones de la compañía cayeron casi un 14%.

El mayor lastre de la vacuna de Novavax es que fue aprobada muy tarde, cuando ya se había completado el proceso de inmunización en España. Ni siquiera figura en los informes ejecutivos de vacunación que publica el Ministerio de Sanidad.

Pese a ser la de Novavax una vacuna con un principio activo fabricado en España, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, no ha ocultado las preferencias del Gobierno por la vacuna catalana de Hipra, también de proteína recombinante. La Agencia Europea del Medicamento avanzó la semana pasada que las primeras vacunas adaptadas a las nuevas variantes podrían aprobarse en septiembre.

REQUISITOS

No es para reticentes

* Algunas comunidades, como Baleares, la inoculan a quienes desconfían de las vacunas de ARNm, pero Galicia no contempla esa posibilidad.

Indicación oficial

* Galicia sigue el criterio de la ponencia de vacunas: personas con alergia a componentes de otras vacunas y también por indicación médica.

Compartir el artículo

stats