Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desde una paliza por un beso al asesinato de Samuel, estas fueron las principales agresiones contra la comunidad LGTBI en el último año

El odio y la fobia contra las personas de este colectivo se ha acusado en los últimos años y en Vigo han decidido organizarse para prevenir agresiones en el ocio nocturno

Concentración multitudinaria en Vigo en julio del año pasado en repulsa del asesinato homófobo de Samuel Luiz. PABLO HERNANDEZ GAMARRA

La comunidad LGTBI viguesa ha pasado a la acción y desde el mes de febrero se ha organizado a través de patrullas nocturnas con el objetivo de frenar el aumento de la violencia contra este colectivo, ya que señalan que los datos registrados en las estadísticas no se corresponden con la realidad en el ocio nocturno. Así, hasta 17 voluntarios de alrededor de 20 años se turnan para recorrer Churruca entre las 23:30 horas y las 3:30 de la madrugada las noches de los sábados y "ayudar, mediar, acompañar" a personas del colectivo, para que no tengan miedo de ser ellos mismos.

Puede que haya quien cuestione la necesidad de que la comunidad LGTBI se organice para prevenir agresiones por su orientación sexual o identidad, a estas alturas, pero desgraciadamente basta con realizar un repaso de los últimos episodios homófobos que han tenido lugar en la comunidad gallega para entender que las personas que pertenecen a este colectivo tengan miedo de mostrarse tal y como son en la calle, de vivir libremente su sexualidad y su amor, o simplemente de mostrar alguna muestra de cariño a su pareja en público.

Un beso, una paliza

"Un amigo y yo estábamos dándonos un beso y a los pocos minutos apareció un grupo de cinco chicos. Uno me preguntó que qué hacía allí con su bolsa y sus botellas y al momento me cruzó la cara. Se levantó un compañero nuestro para decirles que pararan y empezaron a golpearlo en la cara, primero dos y luego los otros tres. Intentaron darle una patada en la cabeza, pero por suerte no le dieron".

Iván L., uno de los jóvenes agredidos hace un mes en Vigo, por darse un beso con otro joven.

Iván L., uno de los jóvenes agredidos hace un mes en Vigo, por darse un beso con otro joven. FdV

Con estas palabras relataba Iván L. hace un mes a FARO la agresión sufrida en una noche de marcha, tanto él como un amigo, por parte de un grupo de cinco jóvenes en la Praza de Portugal, en Vigo, en un presunto ataque homófobo. Un beso entre Iván y un amigo fue lo que "provocó" que los agresores, que estaban cerca del banco en el que estaban sentados los jóvenes, se presentaran allí a los pocos minutos, con la "excusa" de que le habían movido una bolsa de botellas para increparles.

Iván, de 22 años de edad, se llevó un primer golpe en la cara, que le provocó un hematoma en el ojo, daños en un codo, tras caer al suelo, y la rotura de una muela, mientras que su amigo acabó en Urgencias con contusiones por todo el cuerpo por los puñetazos y las caídas a raíz de los golpes, además de la nariz desviada. Este vigués contaba que, con todo, habían tenido suerte, porque a su amigo incluso intentaron darle una patada en la cabeza. Los jóvenes acabaron en el Hospital Álvaro Cunqueiro y posteriormente procedieron a formalizar una denuncia de la agresión.

Un músico al que dejaron inconsciente

Mucho más reciente fue la agresión homófoba que sufrió hace prácticamente una semana uno de los integrantes del grupo valenciano de d-beat punk AMOR,  tras participar en el evento Baixo Terra en Ourense. Según denunció la banda a través de un comunicado en sus redes sociales, se encontraban tomando algo con unos amigos en un local de la ciudad tras su actuación cuando algunos de ellos decidieron salir para tomar el aire.

En ese momento, un hombre comenzó a increpar a uno de los miembros del grupo por su vestimenta y maquillaje, preguntándole si iba disfrazado y, "de forma despectiva", si era un "puto maricón". A continuación, le lanzó un par de puñetazos y una patada que le rompieron la nariz y lo dejaron inconsciente

Comunicado de la banda en las redes sociales. FdV

Tras la agresión, el grupo difundió un comunicado en sus redes sociales con el que quisieron denunciar públicamente lo ocurrido. Así, defendieron que "somos un grupo de hardcore punk que trata de posicionarse de forma autocrítica contra todo tipo de opresión desde todas las estructuras de poder" y, pese a todo, señalaron que estaban "felices, con ganas de seguir con este proyecto y ofrecer lo mejor de nosotros". El mensaje finalizaba con la palabra AMOR, en mayúsculas, "aunque la cosa esté jodida".

Al grito de "maricón de mierda"

A principios del mes de mayo, también en la provincia de Ourense, tenía lugar otra denuncia de una agresión homófoba, en esta ocasión, en el concello de Ribadavia. Un usuario de Twitter revelaba a través de sus redes sociales que un joven había recibido un puñetazo al grito de “maricón de mierda” a la salida de un local de ocio, “siendo acosado posteriormente por su agresor y los amigos de este”.

Desde el Concello, la alcaldesa de Ribadavia, Noelia Rodríguez, expresó inmediatamente su pesar y su repulsa. “Siento mucho que esto ocurra en el siglo XXI, y mucho más duele que ocurriera en Ribadavia. Todo mi rechazo y condena más firme. No podemos seguir permitiendo una sociedad homófoba”, manifestó la regidora.

Desde el colectivo LGTBI+ llamaron la atención sobre el hecho de que, con esta, se sumaban ya cuatro agresiones homófobas registradas en la provincia de Ourense entre el mes de abril y mayo.

Arrojada desde la muralla de Lugo

Una de las agresiones más graves contra el colectivo LGTBI en Galicia, tenía lugar a principios del pasado mes de noviembre, cuando agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) detenían a un hombre como sospechoso de haber tirado de la muralla romana de Lugo a una joven mujer trans, a la que abandonó después de verla precipitarse al vacío desde unos 12 metros de altura, con heridas muy graves, dado que se fracturó varias vértebras, una pierna y una muñeca.

Concentración en protesta por la agresión a la joven trans en Lugo. Eliseo Trigo

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 31 de octubre, cuando la víctima, que estaba en la "calle de los vinos de Lugo", en la Rúa Nova, conoció a un chico, con el que se tomó varias consumiciones en locales de la zona. Posteriormente, se dirigieron al adarve de la muralla de Lugo, donde, según las investigaciones de la Policía Nacional, ambos discutieron y el hombre golpeó a la mujer, que se precipitó al vacío desde una altura de doce metros, concretamente al patio interior de una vivienda en la zona de la Praza do Ferrol.

En vez de prestarle ayuda, el sospechoso se marchó del lugar y la dejó tirada en el suelo, en estado grave, a causa de las mencionadas fracturas. La mujer, de 23 años de edad, tuvo que ser ingresada en UCI del Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA) a causa de las lesiones.

El presunto autor de la agresión, fue detenido y tras pasar a disposición judicial, quedó en libertad con cargos.

El asesinato de Samuel

Sin duda alguna, el suceso que conmocionó a toda la comunidad gallega y a la comunidad LGTBI el año pasado fue el brutal asesinato del joven Samuel Luiz en A Coruña. La paliza se desencadenó con el malentendido de una videollamada. El joven que recriminó a Samuel que le hubiese grabado le golpeó al grito de "maricón" y a la agresión se unió posteriormente otro de sus amigos. Después, con Samuel ya en el suelo, aparecieron sus amigos Ibrahima y Magatte, que intentaron defenderlo y consiguieron cruzar con él la calle. Pero fue en ese momento, cuando los agresores ya les superaban en número y empezaron a propinarle al joven más puñetazos y patadas. Al llegar al número 2 de la avenida de Buenos Aires, sus amigos continuaron intentando protegerle sin éxito, ya que el joven falleció en el hospital por los golpes recibidos.

Flores, mensajes y velas en el lugar en el que tuvo lugar la agresión que acabó con la vida del joven Samuel Luiz. VICTOR ECHAVE

Los implicados en el crimen eran menores y fueron detenidos, siendo condenados dos de ellos a tres años y medio de prisión, tras haber reconocido los hechos. La sentencia se hizo firme a principios del pasado mes de abril, cuando tras un acuerdo de conformidad, los dos jóvenes que propiciaron los golpes mortales a Samuel asumieron los cargos por un delito de asesinato, a los que además de la privación de libertad se les impuso el pago de una compensación económica a la familia de la víctima. La pena incluyó también las agresiones a Ibrahima y Magatte, recibidas mientras intentaban apartar a Samuel de sus agresores.

49

Miles de gallegos inundan las calles para exigir "justicia para Samuel" Pablo Hernández / Carlos Pardellas / Brais Lorenzo / Bernabé / Noé Parga / Rafa Vázquez

Miles de personas condenaron el brutal asesinato al joven de A Coruña y se llevaron a cabo concentraciones multitudinarias. Más de 70 concentraciones se sucedieron en toda Galicia para protestar por el crimen. En A Coruña y en Vigo fueron miles las personas que salieron a la calle y en la Praza de María Pita de la ciudad herculina la protesta se prolongó más de 45 minutos, una concentración que contó con la participación de las amigas de Samuel. "No vamos a aceptaron la homofobia", fue una de las consignas que marcaron aquellas movilizaciones.

Compartir el artículo

stats