Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enfermedades

La investigación apunta a que la Covid-19 es el posible origen de la hepatitis infantil rara

Una carta de 'The Lancet' pide ahondar en esta hipótesis que, de confirmarse, ayudaría a cambiar el tratamiento y evitar el trasplante de hígado, el cual afecta al 10% de los enfermos

Un niño recibe la vacuna del covid-19 en Barcelona.

El covid-19 podría estar detrás de la hepatitis rara infantil. Una carta publicada en 'The Lancet' el viernes pasado pide investigar esta hipótesis para mejorar los tratamientos y evitar futuros trasplantes de hígado. "Es una hepatitis muy grave. El 10% de los niños que la sufren acaban con un trasplante de hígado", advierte Matilde Cañelles, inmunóloga e investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Desde principios de abril, cuando Reino Unido detectó el primer paciente, no han dejado de aumentar los casos de hepatitis infantil de origen desconocido. Ya hay unos 450 casos confirmados en todo el mundo, 22 de ellos en España.

"Que el covid-19 sea la causa de esta hepatitis se está investigando, aunque esta opción siempre estuvo ahí. El covid-19 provoca el síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C) en niños, que muchas veces produce hepatitis. Algunos investigadores ya apuntaban a eso", explica Cañelles, quien matiza que la información que ofrece 'The Lancet', más que demostrar nada, sirve para recuperar datos en torno a esta hepatitis rara. "Y todos ellos cuadran bastante", opina. Aunque todavía no se han podido demostrar, cree que "van en la dirección correcta".

La carta en 'The Lancet' recupera datos que "cuadran bastante" y van "en la dirección correcta", según una inmunóloga del CSIC

decoration

Así, la hipótesis que recoge la revista apunta que a los niños que contraen el covid-19 retienen proteínas del coronavirus en el tracto intestinal. Proteínas con una secuencia muy parecida a otra presente en el estafilococo (un tipo de bacteria). Después, estos mismos niños, al contraer un adenovirus (familia de virus que causan, por ejemplo, un resfriado o un catarro), ven cómo en su organismo se genera una respuesta inmunitaria "muy elevada" contra el estafilococo.

El adenovirus, por sí solo, es "muy raro" que cause hepatitis, según precisa Cañelles, solo en niños inmunodeprimidos. "La explicación sería que estos niños tienen trocitos de esa proteína y, cuando pasan el adenovirus, el sistema inmune reacciona desproporcionadamente y ataca al hígado, causando un daño irreparable", describe esta inmunóloga.

¿Qué se ha visto hasta ahora?

En Israel, de los 12 casos de hepatitis rara infantil estudiados, 11 dieron positivo en una serología. Es decir, esos niños habían pasado el covid-19 en las últimas semanas. En Israel tratan a estos pacientes con esta hepatitis rara con antiinflamatorios, en vez de con antivirales porque el fallo del hígado no es debido a un virus, sino a una reacción inflamatoria del cuerpo. "Y les funciona", apunta Cañelles.

En Israel, 11 de los 12 casos estudiados con hepatitis infantil rara habían pasado antes el coronavirus

decoration

La inmunóloga destaca que conocer el origen de esta hepatitis desconocida es vital precisamente para esto, para saber qué tipo de tratamientos ofrecer a los pacientes. "No se sabe a cuántos niños afecta, pero es un fenómeno muy raro y muy grave. El 10% acaba en trasplante de hígado y, si se demostrara lo de 'The Lancet', ayudaría a prevenir el trasplante de hígado", insiste. Por eso Cañelles apuesta por comenzar a hacer ya pruebas serológicas de covid-19 a todos los niños que sufren esta hepatitis. Las pruebas serológicas son indispensables si se tiene en cuenta que muchos niños pasan el covid-19 con síntomas leves o directamente asintomáticos.

Síntomas de la hepatitis rara

El cuadro clínico en los casos identificados es el de una hepatitis aguda grave con transaminasas marcadamente elevadas, que a menudo se presenta con ictericia (una coloración amarilla de la piel), a veces precedida por síntomas gastrointestinales que incluyen vómitos como característica prominente, en niños de hasta 16 años de edad.

Compartir el artículo

stats