Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TRIBUNALES

La trama de Azud amañó las plicas para adjudicar un terreno al hospital de la Universidad Católica

El proyecto se adjudicó en 2013 y llegó a ser recurrido por el grupo Nisa pero no se construyó

Solar entre las calles Rafael Alberti, Sierra Calderona, Jorge Comín y Pio Baroja, frente al Bioparc, donde la Católica quería construir su hospital. FERNANDO BUSTAMANTE

La trama del caso Azud que dirigía Jaime Febrer en connivencia con Alfonso Grau y José María Corbín también amañó el pliego para adjudicar un terreno a la Universidad Católica de València en el que erigir un hospital. Según consta en el sumario del caso Azud, la mercantil de Febrer Grupo CVC Axis SL entró a formar parte del capital social de la mercantil Inversiones Sociosanitarias SL (Inverso), cuyo objeto social era "la construcción y promoción de centros de asistencia médica".

En junio de 2010 Inverso firmó un convenio con la Universidad Católica de València para "la puesta en marcha de un hospital que pueda asumir actividades docentes universitarias".

El abogado José María Corbín, cuñado de la alcaldesa de València, Rita Barberá, no tardó en aparecer en escena. El 2 de julio de 2010 Corbín Abogados SL firmó un contrato con una de las empresas de Febrer, Construcciones Valencia Constitución (CVC), para el asesoramiento jurídico en la implantación del hospital.

La tarifa plana volvió a repetirse: 3.000 euros al mes más IVA que Febrer abonó religiosamente hasta diciembre de 2011, durante 18 meses, aunque en realidad fue Inverso quien abonó los 63.720 euros, "con la conveniencia de Juan Morote Sarrión" (responsable de Inverso), según relata la jueza del caso Azud en uno de sus autos.

"La relación entre Jaime Febrer, Alfonso Grau, Carlos Masiá, Jose María Corbín y, a través de éste, con la alcaldesa de València, cristalizó en que el Grupo CVC Axis trabajó en la confección de las bases del concurso para la selección del proyecto que debía regir la licitación de la concesión administrativa para la implantación de una clínica universitaria en un terreno del Ayuntamiento de València, ubicado frente al Bioparc entre las calles Rafael Alberti, Sierra Calderona, Jorge Comín y Pio Baroja, donde la Católica quería construir su hospital. y que comportó la modificación del Plan General de València", según el relato de la titular del Juzgado de Instrucción 13 de València.

Quién participó en el amaño

El amaño del pliego contó con la connivencia de funcionarios del Ayuntamiento de València que facilitaron un borrador de las bases del concurso a Febrer, que este pudo modificar a su antojo. Entre otros, según la investigación de la causa, participaron la jefa de sección de propiedades inmobiliarias, el jefe de sección de la oficina técnica de Patrimonio, la jefa de servicio de Patrimonio y el secretario del Ayuntamiento de València.

Para evitar la competencia de otros licitadores, "se cambiaron datos esenciales como incluir en el proyecto el aumento de la altura de cornisa y la posibilidad de incluir plantas técnicas que no computaran a efectos de edificabilidad, ni número máximo de alturas, y modificaciones en la puntuación, pues la oferta económica debía tener mayor puntuación que la otorgada.

Y, el más importante, que el concesionario debía tener en su objeto social la actividad sanitaria y universitaria, como requisito esencial para presentarse al concurso", según el auto de la magistrada. En mayo de 2012 Inverso fue sustituida en el proyecto por la empresa Ética y Salud Siglo XXI, constituida por la Universidad Católica y una empresa de Jaime Febrer, Jafre Gestión SLU.

Finalmente se publicó el concurso para adjudicar el terreno, "con las bases amañadas", que fue ganado por la consultora Idom Ingenieria y la Universidad Católica de València. La adjudicación fue recurrida por el Grupo Nisa, que alegó restricción de competencia, y solicitó la nulidad de la convocatoria ante el servicio de Patrimonio del Ayuntamiento de València.

Tras esta demanda, "Alfonso Grau hizo llegar una copia escaneada del recurso de Nisa a Juan Morote (de la mercantil Inverso) para que pudiera valorar las opciones del recurso, además de recibir las alegaciones que se hicieron". El Ayuntamiento de València rechazó las alegaciones del grupo Nisa. Finalmente, el concurso se adjudicó a la UTE el 26 de julio de 2013, pero el hospital no llegó a construirse, como evidencia que el solar sigue vacío una década después.

Compartir el artículo

stats