Las actuales terapias contra el cáncer se ven limitadas porque la enfermedad evoluciona para evadir los fármacos, reproducirse y provocar metástasis. Una nueva molécula sintetizada por el grupo Nanomag de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) ha superado esta dificultad, atacando el metabolismo energético que es necesario para la progresión del tumor.

El trabajo, financiado por la Fundación LaCaixa, ha sido publicado en la revista científica “Advanced Functional Materials” tras casi una década de investigación, desarrollada entre 2013 y este año. El avance abre el camino para mejorar el tratamiento terapéutico de tumores con la combinación de los clústeres con la quimioterapia.

Científicos del grupo Gallego de Investigaciones Oncológicas del Centro de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas (CiMUS) han caracterizado las acciones biológicas de una nueva molécula sintetizada por el grupo Nanomag del Instituto de Materiales (iMATUS). Los investigadores continuaron la línea abierta orientada al uso médico de moléculas de muy pocos átomos con potencial farmacológico antitumoral, según explican desde la USC, a la que pertenecen ambos centros,

“En este caso, hemos estudiado una molécula de cinco átomos de plata, denominada Ag5, que causa la muerte de la célula dependiendo del estado del metabolismo energético celular”, explica la primera firmante del estudio, Vanesa Porto. La investigadora apunta además que para entender esto hay que explicar “la importancia de la homeostasis redox. En las células normales del organismo existe un equilibrio entre los oxidantes y antioxidantes celulares que es fundamental para mantener las funciones y la supervivencia, alteraciones en este balance darían lugar a la muerte celular por apoptosis”. Sin embargo, las células tumorales adquieren una serie de alteraciones que hace que se dividan de forma incontrolada y “pierdan” la capacidad de morir. Entre ellas, el metabolismo energético de las células tumorales está aumentado (incremento de especies oxidantes) con el fin de sustentar de una manera más eficaz la proliferación neoplásica.

El trabajo demuestra la eficacia terapéutica de Ag5 en animales de experimentación. Utilizando un modelo de cáncer de pulmón metastásico se mostró que Ag5 inhibe el crecimiento tanto del tumor primario como de las metástasis en los ganglios linfáticos. Estos hallazgos son de particular interés porque los niveles altos de especies oxidantes se han descrito tanto en células tumorales en proliferación como en entornos metastásicos.

Estos hallazgos, según resaltan los promotores del estudio, “son de particular interés porque los niveles altos de especies oxidantes se han descrito tanto en células tumorales en proliferación como en entornos metastásicos”.