Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad elimina la mascarilla obligatoria por la “demanda social” y los “expertos”

El real decreto que entra hoy en vigor acaba con la medida 700 días después | Millones de trabajadores, a expensas de la decisión de sus empresas | El BOE aclarará los detalles

Una familia pasea con mascarilla por un centro comercial. Ricardo Grobas

Setecientos días después, este miércoles, 20 de abril, ya no es obligatorio llevar mascarilla en interiores en España, salvo excepciones. “En la ciudadanía es una medida demandada”, remarcó ayer la ministra de Sanidad, Carolina Darias, para justificar esta decisión, que no cuenta con la unanimidad de la comunidad científica y que atribuyó también a los expertos del Ministerio de Sanidad.

Ninguno de ellos estaba presente en la comparecencia en La Moncloa tras el Consejo de Ministros que aprobó el real decreto. El texto acaba con la obligatoriedad de un elemento de prevención que en España llegó muy tarde, el 20 de mayo de 2020, más de dos meses después de la declaración de pandemia de COVID-19 por parte de la OMS.

Millones de trabajadores que pasan su jornada laboral de varias horas en espacios cerrados quedan a expensas de la decisión que tomen sus empresas. Y todo sin que se hayan impulsado planes ni se haya informado a la población sobre cómo mejorar la calidad del aire, clave para evitar la principal vía de contagio, los aerosoles. Muchas de las pequeñas empresas aguardan para ver los detalles del texto legal que se publicará hoy en el BOE. Los responsables de prevención de riesgos laborales podrán acordar el uso de la mascarilla “en función de la evaluación de riesgo del puesto de trabajo”, recordó la ministra.

Darias volvió a esgrimir la “altísima cobertura vacunal” de España –índice que ya utilizó para negar la sexta ola, y que ahora alcanza el 92% para los mayores de 12 años– para justificar esta medida “muy meditada”. “La gravedad de la enfermedad ha descendido de manera importante por el impacto positivo de las vacunas”, destacó.

Aludió también a la situación hospitalaria: “Hace un año teníamos un 21 por ciento de ocupación de uci y hoy es del 4% (...) No se ha producido un elevado incremento en la ocupación hospitalaria. Es una medida de acuerdo con las personas expertas de la Ponencia de Alertas y contó con la práctica unanimidad de los miembros del Consejo Interterritorial”, recalcó la ministra, en alusión a la reunión mantenida con las comunidades en Toledo el pasado 6 de abril.

“Se ha hecho en otros países y no ha habido efecto en las hospitalizaciones”, subrayó Darias en referencia a Francia, Alemania, Bélgica, Países Bajos y Reino Unido, entre otros. Una afirmación que no se compadece con los datos, sobre todo en lo relativo al país británico. Otros, como Italia, Portugal y Grecia, mantienen la medida preventiva, y Austria la recuperó con la obligatoriedad de llevar del tipo FFP2.

En cualquier caso, es evidente la tendencia en occidente a eliminar la obligatoriedad. Estados Unidos dejó de obligar ayer a usar mascarillas a bordo de aviones y otros medios de transporte público, así como en aeropuertos y estaciones, después de que una jueza federal de Florida invalidara esa medida. La Casa Blanca mostró su disconformidad con la decisión judicial.

Disparidad empresarial

Sanidad ha descargado en los departamentos de riesgos laborales de las empresas –las que los tengan– la responsabilidad de decidir en qué circunstancias se deben usar de forma obligatoria las mascarillas. Muchas de ellas están esperando a la publicación del real decreto, prevista para esta mañana, antes de pronunciarse. Entre las que sí han tomado una determinación hay disparidad. Stellantis, como ya informó FARO, ha decidido mantenerla, y Seat y Amazon mantendrán también temporalmente este elemento en los espacios cerrados.

Otras compañías mantendrán por “prudencia” las mascarillas para los trabajadores que estén en contacto directo con el público. Así lo han comunicado ya a sus empleados empresas como El Corte Inglés, Carrefour y Mango, mientras que otras como el grupo Tendam, que engloba a marcas como Women’secret, Springfield, Cortefiel, Pedro del Hierro, lo han traslado como una recomendación.

Empresas como Inditex o las grandes superficies de alimentación y cadenas de supermercados aún no han manifestado cuál será su postura. No obstante, todo parece indicar que la mayoría seguirá una línea similar y recomendará el empleo de las mascarillas por prudencia. Por ejemplo, Carrefour sí ha informado de que sus trabajadores deberán llevarlas, tanto en los establecimientos como en las oficinas. Sin embargo, Mercadona las retirará.

DÓNDE SÍ

Con carácter general, a partir de hoy tendrán que seguir poniéndose la mascarilla trabajadores y visitantes de centros sanitarios y residencias de mayores, así como el conjunto de la población en los transportes, salvo andenes y estaciones. A la espera de que el BOE concrete más detalles, estos son los lugares y situaciones donde la mascarilla seguirá siendo obligatoria:

Centros, servicios y establecimientos sanitarios.

Trabajadores y visitantes de centros –hospitales, centros de salud–, servicios –centros de transfusión– y establecimientos sanitarios –farmacias– deberán mantener la mascarilla. Los pacientes ingresados no, a menos que estén haciendo uso de espacios comunes; en sus habitaciones pueden prescindir de ella. En cuanto a las consultas de dentistas, por ejemplo, se supone que las clínicas odontológicas entran en la categoría de centros sanitarios, aunque para asegurarse habrá que ver qué especifica el texto legal.

Centros sociosanitarios.

De la misma forma que en los ámbitos anteriores, tendrán que llevarla los empleados y las personas que realicen visitas, pero no los usuarios, como es el caso de las personas mayores que vivan en residencias geriátricas.

Transportes.

Se mantiene la obligatoriedad en el transporte aéreo, por ferrocarril o por cable y en los autobuses. También en el caso de los espacios cerrados dentro de buques y otras embarcaciones en los que no sea posible mantener la distancia de 1,5 metros, salvo en los camarotes cuando sean compartidos. Habrá que llevarla asimismo en todos los transportes públicos de viajeros, pero no en los andenes y en las estaciones.

DÓNDE NO

Trabajos.

En el entorno laboral, de manera general, no resultará preceptivo el uso de mascarillas. No obstante, la evaluación de riesgos de cada puesto de trabajo será la que permitirá tomar una decisión sobre las medidas preventivas adecuadas. Preguntada insistentemente por la potestad de las empresas para obligar a sus trabajadores a llevar cubrebocas, y si temen por ello un aumento de la litigiosidad, la ministra Darias reiteró ayer que “la norma general es que no lo serán” a menos que lo determine riesgos laborales en función del riesgo. Con el objetivo de calcularlo, la Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad ha puesto a su disposición una actualización de una guía de actuación.

Centros educativos.

En el ámbito escolar “en ningún caso” será exigible la mascarilla; aún así, el “uso responsable” es otro de los factores del real decreto, de manera que si un profesor está en situación de vulnerabilidad, será aconsejable que se la ponga. En Galicia, Sanidade recomienda llevarla, según avanzó el pasado lunes el conselleiro del ramo, Julio García Comesaña.

Resto de lugares.

Aunque las mascarillas dejen de ser obligatorias en espacios interiores, se recomienda su uso a todas las personas vulnerables: inmunodeprimidos, mayores de 65, enfermos con patologías de riesgo o embarazadas. De igual manera, se aconseja en eventos multitudinarios, entornos familiares y reuniones o celebraciones privadas, según la vulnerabilidad de los participantes.

Gimnasios.

Son lugares de alto riesgo de contagio por la gran cantidad de aerosoles exhalados, según los estudios, pero no será obligatorio llevar mascarilla.

Las últimas horas del cubrebocas en interiores

El interior de los centros comerciales será uno de los ámbitos críticos en los que se podrá calibrar el grado de utilización de la mascarilla a partir de hoy, cuando decaerá la obligación de llevarla en este y otros espacios cerrados. Sanidad mantiene la recomendación de hacer un “uso responsable” de elemento de protección en espacios poco ventilados y donde se registren aglomeraciones. En la imagen, personas con mascarilla, ayer en el centro comercial Vialia, en Vigo.

Compartir el artículo

stats