Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio ambiente

Los agricultores tendrán seis meses para contratar un ‘vigilante’ de la Ley del Mar Menor

La Consejería pone en marcha la figura del asesor agroambiental y da de plazo hasta octubre para que las empresas agrarias tengan un técnico que les obligue a adaptar las explotaciones a la norma regional

Una finca agrícola en producción frente al Mar Menor.

Desde que en 2020 la Ley del Mar Menor comenzara a andar entre aplausos y críticas, el sector agrícola del Campo de Cartagena ha atravesado una reconversión conforme a la norma regional para lograr eliminar la presión que esta actividad ejerce sobre la laguna. En estos casi dos años, muchos de esos agricultores se han encontrado con problemas técnicos a la hora de aplicar la legislación sobre sus terrenos, un hecho denunciado por organizaciones y patronales ante el costo que suponía tal adaptación. 

Ante esta situación, la Consejería de Agricultura pone en marcha desde este martes la figura del operador agroambiental en la cuenca del Mar Menor con la publicación en el Boletín Oficial de la Región de Murcia de la orden que regula las funciones que debe acometer este vigilante y asesor de explotaciones agrícolas y qué formación debe tener. 

Las diferentes inspecciones que ha llevado a cabo la Consejería sobre el terreno han constatado que en algunos casos los agricultores aplicaban de forma errónea algunas de las exigencia de la Ley, como la instalación de sondas para controlar el riego o la fertilización así como la colocación de barreras vegetales.

Ahora, los asesores que contraten los propios agricultores serán técnicos expertos en los contenidos de la norma regional. A partir de octubre, todos los productores o empresas del Campo de Cartagena deberán contar con uno de estos profesionales que les obligue a adaptar sus terrenos y producciones a la Ley para salvar las interpretaciones de la norma que se hayan podido generar.

"Un antes y un después"

"Sabemos que hasta ahora había cierta inquietud. Esta orden marcará un antes y un después porque estamos ante una figura que permitirá a los agricultores tener a alguien formado exclusivamente en la Ley del Mar Menor", señala el consejero de Agricultura, Antonio Luengo, a esta redacción. Los próximos pasos serán la presentación del temario formativo a finales de abril para impartir el primer curso del 9 al 22 de mayo, y así "tener a los primeros operadores agroambientales el 25 de mayo".

Los agricultores cuyo regadío sea inferior a media hectárea o 5 en caso de secano estarán exentos de la obligación

decoration

La orden en el BORM dará un plazo de seis meses a los agricultores para que contraten en plantilla, de forma externa (autónomos) o a través de una mercantil a uno de estos asesores. Para ello, se habilitará también un registro público del personal disponible. "El operador agroambiental deberá de comunicar de manera fehaciente al titular de la explotación agrícola los incumplimientos detectados en relación a las medidas que le son exigibles", señala la orden, que añade que este técnico "deberá actuar con absoluta imparcialidad". 

La regulación también aclara que los agricultores estarán exentos de tener a un asesor si la dimensión de las explotaciones son inferiores a 0,5 hectáreas en el caso del regadío y cinco en el caso del secano. Para quienes sí les afecta, su técnico deberá comprobar que se cumplen todas las medidas que mejoran la ordenación de la actividad agrícola en la comarca, así como la aplicación de purines o estiércol como fertilizante y tantas otras limitaciones que refleja la Ley. La documentación que refleje ese cumplimiento deberá ser presentada en la Consejería.  

Formación previa

La formación previa de estos operadores ha sido un quebradero de cabeza para la Consejería, que ha llevado a cabo distintas consultas públicas para cerrar los flecos sueltos. Colegios oficiales como el de los biólogos o el de ambientólogos habían protestado tras quedarse excluidos del borrador de la orden. 

Agricultura finalmente ha optado por fijarse en el decreto que prepara el Gobierno estatal para formarse en Nutrición Sostenible en los Suelos Agrarios, y exigirá a quienes tengan licenciatura, grado, ingeniería o un título de FP superior haber cursado al menos 48 créditos en materias como Tecnología de la producción hortofrutícola, Fitotecnia, Tecnología del riego y drenaje, Hidrología, Maquinaria agrícola, Protección de cultivos y Tecnologías de la producción animal.

Las pruebas de evaluación se realizarán en el CIFEA de Torre Pacheco y tanto universidades como la UPCT y colegios profesionales podrán impartir la formación necesaria para ejercer esta profesión. 

Compartir el artículo

stats