Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

juan dios tomé | Presidente del Colegio de Podólogos de Galicia

“La inclusión de la podología en el Servicio Nacional de Salud es una necesidad sanitaria y social”

“Su implantación agilizaría las listas de espera de otras especialidades, evitaría muchas amputaciones y ahorarría costes”

Juan Dios. // FdV

Hace ahora un año, la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados aprobaba por unanimidad una proposición no de ley (PNL) para la inclusión de la podología en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) y daba de plazo al Consejo Interterritorial de Sanidad hasta finales del primer trimestre de este año para estudiar la viabilidad de la incorporación de esta especialidad en atención primaria y especializada, incluyendo, especialmente, el cuidado del pie geriátrico, infantil y el pie diabético. A punto de finalizar el plazo, los podólogos insisten en la relevancia de su incorporación en el sistema público de salud. “Su implantación agilizaría las listas de espera de otras especialidades, evitaría muchas amputaciones y fallecimientos, y ahorraría costes”, afirma Juan Dios Tomé (Vigo, 1978), presidente del Colegio de Podólogos de Galicia y secretario del Consejo General de Podólogos de España, que realizó una campaña de recogida de firmas en defensa de la incorporación de la podología a la sanidad pública que obtuvo cerca de 100.000 adhesiones.

–¿Por qué debe estar incluida la podología en la sanidad pública?

–Porque somos profesionales sanitarios graduados en Podología, muchos con varios másteres, pero somos los únicos especialistas que no estamos dentro de la sanidad pública. Esto no tiene sentido. Muchos colegas de la sanidad pública nos remiten a pacientes para su tratamiento podológico porque ellos no tienen ese conocimiento de la patología de pie, por lo que al final, y después de ir de un especialista a otro, el paciente acaba en una consulta de podología en la sanidad privada.

–¿Su incorporación podría aliviar las listas de espera de otros especialistas?

–Por supuesto, porque hay mucha patología del pie. Los niños a quienes se les detecta un problema del pie son derivados por su pediatra al traumatólogo, por ejemplo, porque no hay podólogo en la seguridad social; a los pacientes que tienen una uña descarnada, al dermatólogo; y quienes presentan úlceras son atendidos en enfermería. La figura del podólogo puede liberar muchísimo las listas de espera del Sergas, con un menor coste para este, especialmente en atención primaria, donde se resuelve un 75-80% de la patología del pie. El otro 25-20% necesitará un tratamiento hospitalario. Lógicamente, también pedimos que se contemple la figura del podólogo en las unidades del pie diabético dentro de un equipo multidisciplinar.

–¿Alguna comunidad tiene podología en su cartera de servicios?

–Solo dos comunidades, Cantabria y Baleares, tienen podólogos tanto en primaria como en especializada en unidades de pie diabético, con unos resultados espectaculares del número de reducción de amputaciones en pacientes diabéticos, lo que supone también una importante reducción de su mortalidad, Al cabo de cinco años, un paciente amputado tiene un riesgo de mortalidad muy elevado. Son datos para reflexionar y que demuestran que el podólogo es la pata que le falta a la mesa coja de las unidades del pie diabético. La incorporación de la especialidad en el Sistema Nacional de Salud es cuestión de decisiones y no es algo que pidamos nosotros. Contamos con el respaldo de las distintas fundaciones de médicos y pacientes. La implantación de la podología en la seguridad social es una necesidad sanitaria y social.

–Además, advierten de que muchas patologías son consecuencias de problemas en el pie.

–Cierto, porque no es el cuerpo y por último el pie. Al contrario, el resto del cuerpo depende del pie porque si no caminas bien esto te repercute en muchísimas patologías de rodilla, tobillo, cadera y espalda. Mucha gente viene a nuestra consulta por dolor lumbar. Si hay una alteración en la biomecánica del pie afecta al resto del cuerpo.

Compartir el artículo

stats