Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueva normativa

Los conductores aplauden la ley de tráfico pero critican la supresión de los 20 km/h extra para los adelantamientos

La DGT alega que la velocidad es un factor determinante en los siniestros en las carreteras convencionales

Dos operarios protegen una señal de velocidad en una carretera secundaria.

Los conductores aplauden la nueva ley de tráfico, pero critican uno de sus artículos: la imposibilidad de incrementar la velocidad máxima permitida en 20 km/h para realizar adelantamientos en carreteras convencionales de doble sentido, que tienen un límite de 90 km/h. En su día, los conductores presionaron tanto que este punto de la norma se tumbó en el Congreso de los Diputados. Sin embargo, se incluyó en la aprobación final del texto, que hoy entra en vigor tras su publicación en el BOE.

Sobrepasar en 20 km/h el límite de velocidad en las vías secundarias estaba permitido en España desde finales de los años 70, cuando no había tantas autopistas. El objetivo era aumentar la fluidez de la circulación. La DGT está convencida de que, en 2022, la norma carece de sentido dada la cantidad de autopistas. El organismo regulador del tráfico alega que la velocidad es un factor determinante en los siniestros en las carreteras convencionales, así que justifica el cambio normativo para incrementar la seguridad vial.

Sin embargo, el director de la Fundación RACE, Ignacio Fernández, asegura que “no está comprobado que sea una medida que contribuya a una reducción de los siniestros viales, ampliándose tanto el tiempo como la distancia para realizar una maniobra peligrosa”.

Consciente de las críticas, el director general de Tráfico, Pere Navarro, reconoció en una entrevista con EL PERIÓDICO, diario perteneciente al mismo grupo editorial que este medio, que se trata de una medida impopular. “No es una medida popular. No es populista. No nos va a hacer más simpáticos y no vamos a ganar votos. Pero el objetivo de esta ley no es ni hacerse el simpático ni ganar votos. Es salvar vidas”, justifica. 

Lo que sí elogia el RACE es el endurecimiento de la norma para conductas peligrosas al volante, como manipular el móvil o no abrocharse el cinturón, penalizadas con la retirada de seis y cuatro puntos del carnet respectivamente. También la la introducción de cursos de conducción segura para recuperar puntos.

Fernández destaca que “el aumento en la detracción de puntos por conductas especialmente peligrosas es positivo porque persigue reducir los riesgos derivados de estos comportamientos, que en muchos casos aparecen como los causantes del siniestro o el aumento de la gravedad de las lesiones”. Dentro de los aspectos de la norma referidos al carnet por puntos, el RACE destaca la introducción de los cursos de conducción segura y eficiente que, con un mínimo de 6 horas, “mejorarán la formación de los conductores”, y permitirán recuperar dos puntos por su realización.

Para que un conductor pueda recuperar su saldo inicial de puntos han de pasar dos años sin cometer ninguna infracción. Hasta ahora, ese periodo variaba en función de la gravedad de la falta. 

La nueva norma recoge una petición de las asociaciones de conductores: la necesidad de regular a los vehículos de movilidad personal. Los usuarios de patinetes deberán a partir de ahora llevar casco de manera obligatoria y utilizar la calzada y no las zonas peatonales, algo sancionado como una infracción grave y multada con 200 euros.

Sin embargo, en este punto en concreto, todo está pendiente del posterior desarrollo reglamentario. El director de la Fundación RACE considera que “es necesario insistir en que, a iguales derechos, iguales obligaciones” y pide concreción en las futuras normas.

Respecto a la práctica ilegal de algunos usuarios de trucar los patinetes para incrementar su velocidad, el director de la DGT, asegura que se trata de un comportamiento similar al de quienes, hace años, trucaban la velocidad del ciclomotor. "Lo veo chungo, pero si tienes 18 años y estás con tus amigos... La velocidad es un valor en alza en la sociedad actual, en los trenes, en los aviones, en el wifi... Pero venimos nosotros y decimos que en seguridad vial, la velocidad no es un factor de riesgo, es el factor de riesgo", concluye Navarro.

Compartir el artículo

stats