Un juzgado reconoce a una madre sin pareja el derecho a 32 semanas para cuidar a su hijo

Es la primera sentencia de lo Contencioso en España que admite sumar la prestación de los dos progenitores en una familia monoparental | Considera que hubo discriminación

Una madre pasea con su hijo

Una madre pasea con su hijo

José Manuel Gutiérrez

Una funcionaria de la Administración del Estado en A Coruña es la primera persona que consigue en España una sentencia de la jurisdicción de lo Contencioso-Administrativo que le reconoce el derecho a disfrutar de los permisos por nacimiento y cuidado de su hijo durante 32 semanas y que además es firme, puesto que no puede ser recurrida. Estas prestaciones se conceden habitualmente por separado a la madre y al padre pero, al tratarse de una familia monoparental, esta trabajadora solicitó que ambas le fueran otorgadas a ella, a lo que se negó la Delegación del Gobierno en Galicia, organismo que gestiona la política de personal de las entidades administrativas estatales en la comunidad gallega.

S. R. P. dio a luz el 5 de marzo de 2021 y posteriormente planteó a la Delegación del Gobierno que se le autorizase un permiso de 32 semanas que acumulase los periodos a los que tendrían derecho el padre y la madre del niño, a lo que se le respondió que solo podría disfrutar de las 16 semanas que se conceden a la madre tras el nacimiento.

En su sentencia, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de A Coruña destaca que este tipo de permisos se conciben “en beneficio del menor y para atender a los cuidados que precisa”, a lo que añade que la inexistencia de un progenitor en la familia “no puede fundar un menor número de semanas como derecho a reconocer, pues sería tanto como afirmar que un menor con un único progenitor precisa de menor número de semanas de cuidados y atención que un menor nacido con dos progenitores, tesis que no soporta el test de razonabilidad, concurrentemente con la discriminación que se evidencia”.

También menciona el fallo judicial que la discriminación indirecta hacia la madre en este caso, que había sido expuesta por su defensa, es “evidente”, pues que el número de familias monoparentales formadas por mujeres es “significativamente mayor que el integrado por hombres”. Esto lleva al juez a argumentar que al privarse de ese derecho a la acumulación del permiso a las familias monoparentales “no se está operando neutralmente una interpretación de la norma, sino que dicha interpretación se proyecta negativamente solo o mayoritariamente sobre las mujeres”.

“No estamos ante una pretendida discriminación por indiferenciación, como parece entender la actora, sino, lejos de ello, ante una discriminación por diferenciación, diferenciación entre niños nacidos en familias monoparentales o en familias biparentales”, manifiesta el magistrado.

Miguel Taboada Pérez, que ejerció la representación legal de la madre, señala que la práctica totalidad de las sentencias que reconocen este derecho son la de la jurisdicción social, ya que responden a reclamaciones presentadas por personas ante la negativa de sus empresas a que se ausenten de sus puestos de trabajo durante 32 semanas.

Al ser S. R. P. una funcionaria que reclamó ante la Administración, el caso pasó a la jurisdicción Contencioso-Administrativa y para defender su derecho a contar con los dos permisos, Taboada aportó una resolución administrativa del Ministerio de Asuntos Sociales que autorizaba a una funcionaria a disfrutarlos, aunque no se trata de una sentencia como en este caso.

“Lo que está haciendo el juez es rectificar una mala redacción de la legislación “, comenta Taboada sobre la alusión que hace la sentencia al “mal llamado derecho de paternidad”, ya que el letrado estima que “el fin no quería ser ese y al final tenemos que estar corrigiéndolo a base de reclamaciones judiciales”. En su opinión, no se trata realmente de un permiso orientado hacia el padre, sino hacia el menor, que precisa de un periodo de especialmente atención al margen de que tenga uno o dos progenitores.

Según explica, esta misma cuestión “es el fin de la legislación, pero tal y como está redactada da lugar a equívocos”.

“Me duele que en otros casos de la Administración se reconoció el derecho”

S.R.P.

— Madre que solicitó los permisos por nacimiento y cuidado de su hijo

–¿Por qué reclamó disfrutar de los dos permisos de 16 semanas para cuidar a su hijo?

–Con la responsabilidad de criar a un bebé sola es necesario contar con el mayor tiempo posible. En una familia con padre y madre pueden alternarse con los permisos, pero en los casos en los que solo haya un progenitor, el pequeño se ve discriminado porque disfruta menos tiempo de cuidados al tener que incorporarse antes al trabajo. Y ya no hablemos de la lactancia materna, que ya sería otro debate, porque se supone que en dieciséis semanas hay que incorporarse al trabajo, cuando la Organización Mundial de la Salud defiende los seis meses de lactancia materna exclusiva.

–¿A quién pidió que se le concedieran las 32 semanas?

–Se la tuve que pedir a la Delegación del Gobierno, ya que mi departamento de personal no tiene esa competencia. Me contestó que la ley no lo prevé y que además es un derecho intransferible, aunque yo no estoy pidiendo que se me transfiera nada, sino que no hay otra persona que pueda disfrutar ese derecho, por lo que lo lógico es que yo pueda disfrutar de los dos para cuidar del bebé. Presenté un recurso y ni me lo contestaron, ya que hubo silencio administrativo, por lo que me planteé ir al contencioso.

–Ahora recibe una sentencia favorable que además es firme.

–Exacto, ya que no cabe recurso ordinario. Las sentencias que hay de la jurisdicción social están siendo recurridas por la Seguridad Social.

–¿Está satisfecha por el reconocimiento de este derecho?

–La verdad es que sí, porque me parece lógico que sea así y que la Ley ya debería incluirlo. Se había hablado hace unos meses de que se iba a reformar la legislación para plantear este supuesto, pero la sociedad avanza más rápido que la Ley y aún habrá que regularlo.

–Su bebé nació en marzo de 2021. ¿Tiene aún derecho al segundo permiso de 16 semanas?

–Envié la sentencia al departamento de personal y están a la espera de lo que les conteste la Delegación del Gobierno, ya que ellos no saben cómo ejecutarla.

–¿Tendrían que compensarla de alguna manera en caso de que ya no tuviera opción a disfrutar del permiso?

–No tengo ni idea, porque nunca se les ha dado el caso y no sé si tendrán que consultar con los servicios centrales.

–¿Le duele especialmente que la Administración no sea sensible a su situación?

–Lo que me duele es que hubo casos fuera de Galicia en otros ministerios en los que se reconoció el derecho y no tuvieron que llegar al Contencioso, por lo que no hubo igualdad en la Administración. Lo lógico es que lo regule la Ley y que no tengas que ir al juzgado.