Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia acumula hasta el pico de la sexta ola la mitad de los casos de toda la pandemia

La comunidad supera los 405.000 positivos acumulados y 203.000 de ellos corresponden a la onda actual | La mortalidad, 228 decesos, iguala ya a la registrada en toda la 5ª ola

Gente paseando por el centro de Vigo MARTA G. BREA

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, dio ayer oficialmente por superado el pico de la sexta ola de COVID-19, aunque la incidencia a 14 días ya llevaba varios días en descenso. “Todos los datos apuntan que hemos doblegado la curva”, dijo Darias. Desde el 3 de noviembre, cuando comenzó el incremento sostenido de la incidencia a 14 días en España, hasta el pasado 21 de enero, cuando se registró el máximo en ese indicador (3.418 casos por 100.000 habitantes), Galicia ha sumado 203.303 positivos, más de la mitad de los 405.459 contagiados totales que registraba ayer la web del Sergas. En este periodo se han notificado 228 fallecimientos, una cifra que supone poco más de la mitad de cada uno de los tres peores meses de la epidemia en Galicia (abril de 2020 y enero y febrero de 2021), cuando no había vacunas, pero que iguala la mortalidad de la quinta ola, que se produjo con toda la población de riesgo vacunada con doble pauta: entre junio y octubre de 2021, ambos meses inclusive, se registraron 232 decesos. La letalidad ha caído a la mitad, del 1,4% al 0,7%, pero el descomunal volumen de casos, acelerado por la variante ómicron desde mediados de diciembre, ha provocado que la cifra de muertes supere al de la onda previa.

Así afronta Galicia el fin de gran parte de las restricciones, que decaerán a las 12 de esta noche. El pase COVID se mantendrá tras el visto bueno judicial a su vigencia dado ayer por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

Queda lo peor

En cuanto a los datos del conjunto de España, entre el inicio y el pico de la sexta ola se registraron cerca de 4 millones de casos, algo menos de la mitad de los casi 9 millones totales. En el citado periodo del 3 de noviembre al 21 de enero se sumaron 4.279 fallecimientos, por lo que con toda seguridad se superarán los alrededor de 5.000 de la quinta ola. Cuando comenzó esta sexta onda morían de media en España alrededor de 11 personas, mientras que en el pico, la cifra subió a más de 95. Queda lo peor, ya que las mayores cifras de mortalidad se registran semanas después del máximo de incidencia.

Otro de los datos llamativos es el aumento del número de test de antígenos realizados, que ha sido del 584% en España y del 443% en Galicia, un impulso debido principalmente al aumento de la transmisión y al testeo de control para acudir a reuniones navideñas. En cuanto a las PCR, en Galicia han aumentado un 279%, casi el doble que en el conjunto de España (165%).

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, apeló ayer a la prudencia respecto al fin de la sexta ola. Argumentó que en la ola dominada por la variante ómicron, pese a que la incidencia se ha multiplicado por 7 respecto a la tercera ola, ocurrida hace un año, “la hospitalización, las UCI y los fallecimientos son muy inferiores”.

La comparación con la tercera ola siempre será ventajosa gracias a las vacunas, pero no con la quinta, como se ha dicho.

Respecto a la bajada de la curva, es muy posible que no sea abrupta, que entre en meseta –como advirtió ayer el epidemiólogo Daniel López Acuña– o que vuelva a subir con la subvariante BA.2 de ómicron –un 150% más contagiosa, según cálculos preliminares–, como ya ha ocurrido en Dinamarca, donde este sublinaje es dominante. El tiempo lo dirá.

Compartir el artículo

stats