La sexta ola parece perder intensidad, al pasar de más de 8.000 contagios diarios al entorno de los 6.000. La Xunta esperará estos días para confirmar si estas cifras muestran que ya se ha superado el pico de infecciones y sopesar el martes si levanta total o parcialmente las restricciones.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, reconoció ayer tras la reunión semanal de su gobierno que el comité clínico se reunirá el martes y abordará esa cuestión. “Qué ocurre si vemos el jueves que el pico se produce y la disminución [de contagios] es constante, probablemente tomaremos alguna decisión para dejar sin efecto parte o todas las mínimas restricciones que pusimos desde el 25 de diciembre”, respondió a la prensa sobre las medidas que cerraron las barras de los locales de hostelería, adelantaron el cierre de los negocios de ocio nocturno a las tres de la mañana y redujeron una hora los horarios de los bares durante la semana. También se impuso el veto a reuniones entre no convivientes de 3 a 6 de la madrugada.

“Galicia es de las comunidades con menores limitaciones de España y, sin duda, de Europa porque no hay afectación a ninguna actividad industrial, de servicios ni comercial en sentido amplio”, alegó. La Rioja, Andalucía, Navarra o Canarias mantendrán las limitaciones, pero Cataluña y Cantabria ya han anunciado que suprimirán el toque de queda, en el primer caso, y la exigencia del pasaporte COVID.

Feijóo reclamó prudencia y lanzó un dardo al Gobierno rechazando la “gripalización” de las infecciones, disparadas por la incidencia de la variante ómicron, insistiendo en la mejor herramienta contra el virus: la vacunación. Presumió de índices de protección en la comunidad y anunció que esta semana el Sergas prevé convocar a 175.000 gallegos de 30 a 39 años para la tercera dosis, mientras que el martes comenzará a llamar a 165.000 e 18 a 29.

En este punto, criticó el “fallo de cogobernanza” a la hora de medir el impacto de la pandemia, pues hay comunidades que no computan los autodiagnósticos. En Galicia se detectaron por esta vía 70.000 contagios. Para Feijóo, es clave conocer esos casos para no citarlos para la vacunación, entre otras cuestiones.

Por otro lado, el sistema que permite a los facultativos del Sergas tramitar de forma conjunta los partes de alta y de baja a los pacientes con COVID-19 está operativo desde la tarde de ayer. Los pacientes podrán descargarlos con la aplicación E-Saúde.