Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vuelta al cole no frena el contagio en niños, el segundo grupo que más sube en transmisión

Solo los mayores de 80 años superan a los menores de 12 en incremento de incidencia COVID tras el regreso a las clases | Las aulas cerradas se cuadruplican en una semana

Niños entran al colegio en Lugo Carlos Castro

El de los menores de 12 años es el segundo grupo de edad en aumento de incidencia por COVID-19 tras la reanudación de las clases, solo por detrás de los mayores de 80. Así se desprende de los informes diarios del Ministerio de Sanidad, elaborados con datos de las comunidades autónomas. En concreto, desde el 9 de enero –último boletín emitido antes de la “vuelta al cole”– hasta el 17 de enero, la incidencia a 14 días de la franja etaria de 0-11 años en Galicia pasó de 3.034 casos por 100.000 habitantes a 4.450, lo que supone un incremento del 45,67%, a una media del 5,70% por día. En los demás grupos de edad el incremento fue más reducido, salvo en el de los mayores de 80 años, que registró un aumento del 49,71% (a razón del 6,21% de media al día).

El Sergas publicó ayer el boletín de casos en escuelas infantiles y centros educativos, que desde el pasado 22 de septiembre se emite solo una vez por semana. Entonces se justificó el cambio de periodicidad diaria a semanal por “la evolución de la situación epidemiológica”, pero aunque esta ha empeorado sustancialmente no se ha vuelto a la periodicidad diaria. Las aulas cerradas se han cuadruplicado en una semana, pasando de 11 a 59. Los casos activos se reducen de 13.891 a 10.453, aunque esta cifra está sujeta al mismo recorte estadístico que Sanidade realizó el 13 de enero en los casos activos totales de Galicia por el cambio de protocolo, dado que los positivos sin síntomas se consideran negativos a los 7 días sin necesidad de prueba diagnóstica que lo demuestre.

Los datos ponen en cuestión el relato de que los centros educativos son seguros y que incluso actúan como barrera frente a la transmisión. El conselleiro de Educación, Román Rodríguez, afirmó el pasado martes que en el caso escolar se produce una incidencia “similar a la dinámica de la sociedad”, tras un “incremento notable de casos” durante las festividades navideñas.

Es cierto que en Navidad, entre el 22 de diciembre y el 9 de enero, la incidencia aumentó sensiblemente en todas las franjas de edad. Sin embargo, en ese periodo de 18 días sin clases, el de los menores de 12 años fue el segundo grupo etario en el que menos aumentó la incidencia acumulada a 14 días (a razón de un 10,74% por día), solo por detrás de los sexagenarios (con el 9,92% de media al día). Por ello resulta difícilmente sostenible la explicación, reiterada por autoridades de diverso signo político en toda España, de que los niños se contagian mucho en las vacaciones de Navidad y muy poco cuando vuelven a clase.

La importante flexibilización de los protocolos de cuarentena y cierre de aulas permite dar apariencia de normalidad a la reanudación del curso escolar en mitad de la explosión del virus de propagación más rápida de la historia y sin medidas de prevención reforzadas. Así, por ejemplo, la semana pasada un centro de Lugo, el CIFP Politécnico, registraba 90 casos activos y ninguna aula cerrada.

Cataluña estima que sin el nuevo protocolo sextuplicarían los alumnos confinados

En algunas comunidades se ha calculado cómo sería la situación actual sin ese cambio de protocolo. La Consejería de Salud de Cataluña estimaba ayer que sin él tendrían alrededor de 600.000 alumnos confinados. Aun con él, las escuelas catalanas, que ayer registraron 17.442 positivos en 24 horas, alcanzaron las 101.276 personas de la comunidad educativa confinadas, 93.826 de ellas alumnos y 7.409 docentes.

Un centenar más de hospitalizados en siete días

Los pacientes hospitalizados por coronavirus en Galicia aumentaron en 6 hasta los 608, lo que supone un incremento de un centenar respecto a una semana atrás. El número de ingresados en uci sigue sin sufrir grandes variaciones. Lleva más de un mes oscilando en torno al medio centenar de enfermos, y el último dato es de 55 –dos más–. El grueso del incremento de hospitalización se produce en planta, donde hay 553 pacientes –cuatro más–.

Sanidade notificó ayer la muerte con COVID-19 de tres hombres, entre ellos un paciente de 62 años que falleció en el Sanatorio La Robleda (O Pino, A Coruña) y que no presentaba patologías previas. El total de fallecidos en la comunidad asciende a 2.861.

Tras un par de jornadas en descenso, los contagios aumentan hasta los 6.619, unos 1.900 más, mientras que los casos activos se elevan a 75.961, muy cerca ya del récord de 76.276 que se notificó el 12 de enero, justo antes de la apliación del protocolo de altas a los siete días para los positivos asintomáticos.

Por áreas sanitarias, la presión hospitalaria se alivia en tres: Ourense, Lugo y Santiago-Barbanza; mientras que aumenta en las otras cuatro: Vigo, A Coruña-Cee, Ferrol y Pontevedra-O Salnés.

Hay 555 usuarios positivos de COVID en 58 residencias de mayores y 42 en 7 residencias de discapacidad. Hace una semana se contabilizaban 412 y 11 usuarios, respectivamente.

Compartir el artículo

stats