Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comunidad Valenciana

"Me arruinaron y llevo ya 17 años esperando el juicio para recuperar lo que es mío"

El empresario al que la trama del agua de Calp dejó a deber 245.000 euros denuncia en el juzgado de Dénia la "demora injustificada" de la vista

El empresario jubilado de 67 años Nicolás Agudo.

El empresario jubilado Nicolás Agudo, de 67 años, es tenaz. Lleva 17 años luchando para recuperar los 245.233 euros de las obras del agua de Calp. Su empresa, Exca-Gata, contratada por la trama de firmas fantasmas que urdieron, entre otros, el exconcejal del PP Juan Roselló y su cuñado, Francisco Artacho, no vio ni un euro. Y fue, junto a Vives Dalmau (a esta firma le dejaron a deber 83.343 euros), la que abrió las zanjas y colocó las tuberías.

"Me arruinaron. Estos delincuentes han querido derrotarme y hundirme. No duermo por las noches, me he quedado ciego y vivo amargado", confesó este miércoles Agudo. Pero no se rinde. Lleva 17 años esperando a que se celebre el juicio "para poder recuperar lo que es mío". Y esta misma semana ha presentado una reclamación en el juzgado de instrucción número 1 de Dénia, que es el que instruye desde 2005 esta causa. Advierte de que todavía no está fijada la vista y que la demora es "injustificada". Exige que se haga, de una vez por todas, "justicia".

"El Caso Aguas de Calpe es el más antiguo y corrupto de la Comunitat Valenciana. Hace ya 17 años que empezó este trauma. Los acusados se dedican a esconderse como zorros y a burlarse de la justicia. Por culpa de estos animales de rapiña estoy físicamente destrozado y económicamente derrotado. Hice los trabajos en 2004 y no he cobrado ni un euro. Es increíble que con recursos y artimañas consigan retrasar el juicio", lamentó este empresario jubilado, que advierte que él solo quiere "vivir tranquilo y en paz".

"Confías en la justicia y piensas que vas a tardar en recuperar ese dinero como mucho cuatro o cinco años. Lo hipotecas todo porque te han dejado un gran agujero. Y pasa y pasa el tiempo y la situación se vuelve insostenible", señaló Agudo.

Los fiscales anticorrupción Felipe Briones y Pablo Romero ya presentaron hace un año el escrito de acusación. Piden 9 años de prisión para Roselló y otros tantos para Artacho por los delitos de prevaricación administrativa y fraude continuado y por el de estafa. Solicitan la misma pena para Jesús Lara Santamaría, administrador de OHL (Obras Hidráulicas de Levante), la empresa de pomposo nombre que controlaba en la sombra Artacho. Esta firma se dedicaba en realidad a repartir publicidad, pero los ahora imputados le cambiaron el nombre y el objeto social para que Aguas de Calpe le diera a dedo el millonario contrato de renovación de las tuberías. De Aguas de Calp eran entonces consejeros Roselló y Francisco Zorrilla y gerente, Alberto Mut. Los fiscales piden para estos dos últimos 7 años y 3 meses de cárcel. Mientras, Victoriano Sánchez y Antonio Ramón Céspedes, quienes presuntamente sacaron 435.801 euros de la cuenta de OHL y se los dieron a Artacho, se enfrentan cada uno a 6 años de cárcel.

Los fiscales advirtieron de que los acusados se apropiaron de un millón de euros de dinero del ayuntamiento al quedarse a dedo un contrato millonario y montar un entramado de empresas fantasmas. Esas mercantiles no movieron ni una piedra, pero sí cobraron del ayuntamiento. El dinero se perdió por el camino y no llegó a las empresas que sí hicieron las obras, Exca-Gata y Vives Dalmau.

Juan Roselló y Artacho están pendientes de la sentencia por otra supuesta trama de corrupción, la del fraude de la basura de Calp, una pieza del caso Brugal que se juzgó en la Audiencia de Alicante a final de año.

Nicolás Agudo ha presentado quejas ante el Consejo General del Poder Judicial y ante el Defensor del Pueblo por la dilación en este caso. "Y voy a seguir haciendo reclamaciones en el juzgado de Dénia. Pido amparo a la justicia. Tras 17 años de pesadilla, merezco recuperar lo que es mío y respirar tranquilo".

Compartir el artículo

stats