Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En el barrio La Calzada

Gijón estrenará un tipo de asfalto único en España que absorbe la contaminación

El plan, que probará en la ecomanzana, emplea material modificado con nanopartículas que degradan los contaminantes al contactar con el suelo

Calle Los Andes, donde se probará el asfalto. ÁNGEL GONZÁLEZ

Una investigación pionera para reducir la contaminación en Gijón. El Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnología (CINN)-CSIC, con sede en El Entrego (San Martín del Rey Aurelio), firmará en los próximos días un convenio con el Ayuntamiento para un plan piloto único en España: probar asfalto modificado con nanopartículas que degradan los contaminantes al contactar con el suelo. El objetivo es poner a prueba esta tela asfáltica en La Calzada, en el área donde está previsto crear ecomanzana, es decir, entre la avenida de la Argentina y la calle Los Andes, con especial incidencia en el entorno de la calle Bolivia.

En el laboratorio del CINN-CSIC esperan el director del centro, Adolfo Fernández, y el responsable de transferencia de tecnología para este proyecto, Adrián Alonso Guerra. Las instalaciones del CINN, un edificio robusto de hormigón y cristales biselados, guardan un centro mixto: hay investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad de Oviedo, también está participado por el Principado de Asturias. Empezó a funcionar en 2007. Los trabajos relacionados con el proyecto de las telas asfálticas empezaron poco después: “Llevamos unos diez años trabajando en este proyecto, si tenemos en cuenta el inicio del estudio del principio activo. Es decir, de la nanopartícula. Aunque ésta se empezó a estudiar con otros fines, nada relacionado con el medio urbano”, explica Adolfo Fernández.

La nanopartícula TiO2, la microscópica protagonista de este plan innovador, con unas dimensiones de unos 10 nanomilímetros. “La capacidad de degradación de los contaminantes de esta partícula, a nivel de laboratorio, ya se conoce”, señala el director del CINN. Es por eso que, añadida al asfalto o a otros materiales de uso urbanístico, podrá mejorar la calidad del aire. Pero el CINN trabaja ahora en el siguiente paso: conseguir abaratar costes para el uso a gran escapa de esta partícula.

Adolfo Fernández revisa la nanopartícula en uno de los telescopios del laboratorio: “Si intentásemos distribuir esta nanopartícula directamente entre el asfalto, resultaría muy caro”, explica. No porque el coste de la nanopartícula sea especialmente elevado, sino porque harían falta muchísimas nanopartículas. ¿Hay solución? Sí, gracias a los investigadores: “Lo que hacemos nosotros es soportarlas en sustratos de bajo coste, fijarlas a materiales inorgánicos más baratos”, apunta el director del centro. En pleno proceso para la patente, los investigadores no pueden desvelar cuáles serán esos materiales más económicos.

Adolfo Fernández, a la izquierda, y Adrián Alonso, en la sede de la firma. LNE

Sí hablan del siguiente paso, el convenio con el Ayuntamiento. Un acuerdo para continuar investigando y para la primera prueba piloto de esta tela asfáltica. Explica Guerra que “nosotros iremos al ritmo que marque el Ayuntamiento, por lo que los plazos son difíciles de cerrar”, apuntan. En principio, apuntaron fuentes municipales, está previsto aplicarlo en la ecomanzana de La Calzada: un proyecto, a financiar con fondos europeos, que busca dotar a cada barrio de un espacio que reinvente el modelo de ciudad. Mucho más, aunque también, que peatonalizar calles y generar zonas verdes.

El convenio de colaboración incluye varias líneas de investigación. Este proyecto concreto, se incluirá en el área de reducción de contaminantes. Tras la aplicación, será necesaria una monitorización de los resultados: “Se extenderá, al menos, durante los dos o tres próximos años”. El objetivo es saber si realmente la protagonista de este proyecto, la nanopartícula TiO2, mantiene su capacidad de degradación expuesta a distintos agentes como la rodadura de los vehículos, la lluvia y el paso del tiempo.

Compartir el artículo

stats