Galicia llegará al final del mes de enero con restricciones. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha autorizado a la Xunta a prorrogar, hasta el próximo 29 de enero, la prohibición de reuniones entre no convivientes en los espacios públicos y privados entre las 3 y las 6 de la madrugada de los viernes, sábados, domingos y festivos, es decir, las salidas nocturnas de los jueves, viernes, sábados y vísperas de festivos. Estas medidas entran en vigor ya este mismo sábado. Por lo tanto, el límite en las reuniones de madrugada en Galicia ya no estará vigente en la madrugada de este lunes 17 de enero, es decir, la Xunta ha decidido adelantar el final de esta medida, aunque se había anunciado que se aplicaría desde el 18.

Por su parte, el Gobierno de Feijóo ha decidido prorrogar desde el 18 de enero hasta el próximo 12 de febrero las restricciones generales de la pandemia, es decir, aquellas que no necesitan ser sometidas a autorización del TSXG. Eso significa que hasta ese día no se podrá dar servicio en las barras de los bares, las mesas están limitadas a un máximo de ocho comensales en interior, y diez en exterior y los espectáculos artísticos y musicales y auditorios y cines deberán realizar su actividad siempre con el público sentado.

Así lo recoge el Diario Oficial de Galicia (DOG) publicado en la tarde de este viernes por la Consellería de Sanidade, que también publicó las medidas relativas al uso del certificado COVID. El alto tribunal también autorizó al Gobierno gallego a prorrogar la exigencia de presentar el certificado COVID-19 para acceder al interior de determinados establecimientos, entre ellos locales de hostelería, de ocio nocturno, hospitales, residencias, gimnasios y albergues turísticos. A su vez, los horarios de la hostelería y de pubs y discotecas mantendrán las limitaciones vigentes desde el 30 de diciembre. Es decir, se mantiene con cierre a las 00,00 horas por la semana y a la 1 de la madrugada las noches del viernes al sábado, y del sábado al domingo también hasta el 12 de febrero, así como el ocio nocturno seguirá abriendo hasta las 3 de la madrugada.

Los magistrados explican en la resolución que las medidas tienen como propósito “defender la salud pública, malograda por la pandemia”, así como contener la expansión del virus. Tras estudiar los dos informes presentados por la Xunta, “ciertamente mejor fundados que los que se analizaron en el auto del 30 de diciembre”, aseguran que es “evidente” la necesidad de persistir en las medidas que se orientan a reducir la interacción social, que contribuye a la expansión del virus, especialmente en los ámbitos y sectores a los que se refieren las órdenes.

 La sección tercera de la Sala de lo Contencioso-administrativo del TSXG destaca en el auto, notificado hoy, los “efectos favorables” que tiene la exigencia de presentar “cualesquiera de los tres certificados COVID-19 -vacunación, recuperación o prueba diagnóstica-”, entre ellos los beneficios indirectos para la población más resistente a vacunarse”. Los jueces también señalan que durante los fines de semana “la afluencia de personas en los espacios públicos y privados se hace más intensa”, por lo que consideran que la medida de limitar las reuniones entre las tres y las seis de la madrugada es “proporcional”. Además, señalan que, tal y como refleja el informe del comisario jefe de la Unidad de Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma de Galicia, aportado por la Xunta, la restricción de la movilidad nocturna “ha facilitado las inspecciones policiales de establecimientos y locales para verificar que se cumplían los horarios y permanencia de personas”.

 El tribunal también refleja en la resolución los datos sobre la situación epidemiológica de Galicia incluidos en el informe, de fecha 11 de enero, elaborado por la subdirectora xeral de Información sobre Saúde e Epidemioloxía. La tasa de incidencia a siete días en la comunidad autónoma, según el documento, es de 1.016,54 casos por 100.000 habitantes, con diferentes cifras según los sectores de edad. Las tasas de hospitalizados en una semana, y también respecto de 100.000 habitantes, son de 11,70, en unidades de agudos; y de 0,93, en las de críticos, lo que supone, según señala el TSXG, “una reducción respecto de fechas anteriores, al igual que han descendido también las defunciones, lo que encuentra su razón de ser en las medidas adoptadas, entre las cuales es relevante la efectividad de la vacuna”.