Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entroido: entre la resignación y la esperanza

Xinzo recorta parte del programa; Verín y Laza urgen a la Xunta un protocolo; los grupos renuncian en Pontevedra; y varias comparsas de Vigo siguen adelante

Los "felos" de Maceda, en 2013.

En el último Entroido celebrado en Verín (Ourense), el de 2020, justo un poco antes de instaurarse el estado de emergencia por la pandemia de COVID-19, se congregaron unas 25.000 personas que disfrutaron durante doce días de desfiles y actuaciones de casi una quincena de charangas y una decena de orquestas.

Dos años después, una celebración así está lejos de repetirse ante la pared vertical de casos de la sexta ola. Algunos ayuntamientos del triángulo máxico del carnaval ourensano han comenzado a recortar parte de la programación.

Los primeros damnificados se dan en Xinzo. La alcaldesa de esta villa, Elvira Lama,confirma a FARO que no se celebrará el Petardazo que da la salida al programa del Entroido (previsto para el 5 de febrero), ni tampoco el Domingo Fareleiro.

El regidor de Laza, José Ramón Barreal, señala que esperarán unos días antes de decidir. También aguardarán en Verín unas jornadas aunque desde la Asociación de Cigarróns, su presidente, Juan Carlos Castro, lamenta que “como asociación no vamos a hacer nada. Cada uno que haga a nivel individual. Son los tiempos que corren. No vamos a llorar pero estamos resignados”.

Quienes no saldrán son los grupos y comparsas de Pontevedra y sin los desfiles, carrozas y coreografías de estos poco margen para el Entroido le queda al Concello.

Lo que esperan desde Laza, Xinzo, Verín así como el resto de Galicia es ver la evolución de la pandemia y conocer en qué consistirá el protocolo anunciado por la Xunta para el Carnaval. La Consellería de Sanidade responde que, de momento, desconocen cuándo la Dirección Xeral de Saúde Pública detallará la normativa.

Sin esta imposible es perfilar el Entroido 2022 por lo que los concellos están a la espera. En Vigo, la Agrupación de Centros Culturais de Vigo y la Federación Viguesa de Peñas Recreativas El Olivo tienen previsto reunirse con responsables del Concello de Vigo el próximo miércoles. “De momento, estamos viendo cómo se podría organizar buscando la seguridad de la gente y tomando medidas”, explica Concepción Álvarez, presidenta da Agrupación de Centros Culturais de Vigo.

Quienes están ya trabajando son los integrantes de la comparsa Os Tarteiras del Casco Vello vigués, formada por unas sesenta personas. Fiz Axeitos detalla que comenzaron hace diez días a confeccionar los trajes y a preparar las coplas para salir a la calle adaptándose a las normas que se establezcan. “Está claro que 40 personas dentro de un local no podrán estar pero hay calles y hay plazas. El año pasado no se podía cantar, salimos en grupos de cinco personas. Este año nos adaptaremos a lo que nos digan”, apunta al tiempo que reconoce que están “a la expectativa”.

Integrantes también de la Asociación Etnográfica Os Merdeiros –que rescata el personaje de O Merdeiro del carnaval local olívico– subrayan que intentarán salir.

Ayer mismo, los responsables de cada comisión del Entroido en el Casco Vello se reunían a última hora de la tarde para seguir avanzando detalles. Confían en que se celebre por segundo año el concurso Pobres Mecos en los balcones de la zona vieja, tanto en casas de particulares como en negocios.

En otra parroquia de Vigo, Andrés Acevedo, colaborador de la comparsa del Centro Cultural de Valladares, también con unas sesenta personas, teme que “lo más probable es que quede todo para el año que viene”. Aún así, comenzaron en octubre a hablar sobre el disfraz y las coreografías. “Si se celebra, será algo diferente, pequeño. Aún no hemos empezado a coser el traje”, añade.

Acevedo también espera que pronto la Xunta detalle el protocolo para estos carnavales y da ideas: “Podrían ser desfiles estáticos o buscar otras alternativas, como hacerlo en una zona acotada como el Festival de Rondallas del próximo día 30 en el Náutico”.

Más optimismo se vive en A Estrada, uno de los ayuntamientos que tiene el personaje de Xenerais do Ulla. La concejala de Entroido, Lucía Seoane, corrobora que la idea es que el lunes de Carnaval se celebre el concurso de comparsas y carrozas procedentes de fuera del ayuntamiento , a no ser que haya restricciones; mientras que el martes se reservaría para las carrozas de las parroquias más la celebración de los Xenerais do Ulla.

Compartir el artículo

stats