Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sonidos de acá para allá

Música gallega global

Baiuca toca en Madrid y Barcelona ante 3.500 personas; la viguesa Sila Lua da el campanazo en la banda sonora de “Élite”

De izq. a dcha. y de arriba a abajo: Grande Amore, Sila Lua, Baiuca, Xosé Lois Romero & Aliboria, Blanco Palamera, ebeliom do Inframundo, Néboa y Yugen Kala.

Sen Senra –procedente de Forcarei (Pontevedra)– tiene en México uno de sus escenarios globales. En el país azteca actuó en mayo, también en noviembre y a él volverá el próximo abril. Su poesía, con su caracola de sonidos, ha hecho que algunos de sus temas ronden o superen el millón y medio de visualizaciones en YouTube. Al igual que Tanxugueiras o Baiuca es un ejemplo de cómo la música de gallegos traspasa fronteras.

Ya ha colaborado con C. Tangana o Julieta Venegas y Sen Senra suma y sigue. ¿Su sonido? No tiene etiqueta: a veces, hay caricias traperas, en otros momentos pop dulce, en otras un sonido de garaje. En uno de sus últimos temas, “Globo”, canta “prende una llama/ si estás a oscuras/ duermo contigo/ si eso te ayuda/ si te sientes sola/ mira la luna/ solo hay una/ y es única” acompañado de un ritmo y una melodía que hacen temblar el corazón.

En su último viaje a México, al festival Trópico, en Acapulco, viajó con los chicos de Blanco Palamera como banda. Ellos, también gallegos, de Compostela, coinciden con Senra en su “perspectiva estatal”. Cantan en castellano y están asentados en Madrid.

Blanco Palamera

“Blanco Palamera tienen un código conectado con nuevos sonidos que no se hace tanto aquí, ellos beben del jazz, de la electrónica, del pop alternativo. Aún les queda por crecer pero ya están instalados en el circuito español y esperemos que con el nuevo disco que saldrá entre febrero y marzo consigan seguir creciendo”, explica su mánager, Alan Queipo, que también lleva otros grupos gallegos como Baiuca, Néboa, Xosé Lois Romero & Aliboria y que también representó a Senra en un inicio.

La música realizada por gallegos bien desde el noroeste como desde el centro peninsular lucha por impulsarse. ¿Estamos ante una época dorada?

Queipo explica que “nosotros, a Baiuca, lo hemos trabajado de manera global. Él está más instalado a nivel masivo. En diciembre, tocó en la Sala Riviera en Madrid para 2.000 personas con entradas agotadas desde hacía un mes. Esta semana lo hacía en la Apolo de Barcelona ante 1.500; ha girado por Colombia, Ecuador, este año seguirá por Europa. Su proyecto muy bien instalado. Al principio, por mucho que nos apasionase, pensábamos que iba a ser mucho más difícil que el público entendiese su música. Por suerte, ha sido muy bien aceptado en el circuito electrónico, tradicional, indie, música del mundo o fusión pero podía no haberlo entendido nadie”.

En el último concierto de Baiuca en La Riviera se encontraba Sila Lua, otra artista gallega que en este 2021 ha tenido una explosión gracias a la selección de dos de sus temas para la banda sonora de la serie “Élite”. Solo el vídeo en YouTube de “Nada” (tema que hace alusión a la noria de la vida y cómo nos tambaleamos) ronda las 700.000 visualizaciones.

Sila Lua.

Sila Lua. PILAR DO RÍO

Sila ve “muy ilusionante que el único músico de folktrónica que está teniendo éxito en España sea gallego. Va a ser nuestro representante en el mundo porque tiene un sonido internacional”.

Global también es la propuesta de Sila Lua, quien procede de Vigo, con padres de la ciudad olívica y Cangas. Sila es su nombre real y Lua, la abreviatura de su apellido, Luaces.

Fue en Londres –a donde marchó después del instituto– donde, acudiendo a multitud de conciertos, decidió que quería dedicarse a la música. Hoy presenta un estilo peculiar y potente.

“Desde pequeña he sido muy rapera, crecí con el hip hop en español. Cuando llegué a Londres descubrí el mundo de la electrónica, de la música experimental, artistas que no estaban en un género definido, que saltaban de un lado a otro. Mágicamente he ido formando un sonido que bebe de estas dos corrientes, por un lado de mi yo rapero y por otro lado de la experimentación y electrónica”, explica.

Lo peculiar de Sila Lua es que ha conseguido romper (“Nada” alcanzó el puesto 160 de las listas globales de Shazam) sin tener aún un disco publicado.

El álbum debut será editado este año y en él ya trabaja. “Hasta ahora -señala- me lo había pasado muy bien trabajando por singles pero ahora estoy preparada para hacer un álbum y ya está muy avanzado”.

Ante la pregunta de si Galicia estará presente, responde que sí. “Galicia siempre está presente, los símbolos: el mar, el verde, los oscuros. Seguro que habrá algo explícitamente en gallego”, promete.

No será la primera vez. Cuando Sila Lua –nieta de la poeta y escritora viguesa Palmira Boullosa– lanzó “De balde”, en gallego y castellano, se inspiró en Rosalía de Castro. “Me pareció muy punky y decidí cogerlo prestado”, confiesa.

Grande Amore

Quien ya cuenta con álbum debut es Grande Amore, o lo que es lo mismo, Nuno Pico, de Burela_(Lugo), que defiende un disco homónimo cantado en gallego con un sonido de reminiscencias industriales, punk y de los 80.

En la gira de presentación, ha tocado en lugares como Zamora, Madrid o Andalucía donde quedó asombrado. “Aún fuimos a Sevilla en octubre y había mucha gente coreando los temas. Para mí, era impensable, increíble. Me sorprende porque no espero que a alguien le gusten mis canciones”.

El tema que más ha despuntado es “Esta pena que a veces teño”, gracias al empuje de Radio 3. “Las redes sociales tienen mucho peso, sí, pero creo que los medios tradicionales siguen teniendo mucha relevancia, salir en la tele, radio o periódico sigue pesando. Tenemos un modelo cultural, político y social muy centralista por lo que algo que tenga visibilidad en el centro del Estado la tendrá en tu casa al final, lo que es curioso”, señala.

A quien también le extraña la recepción fuera de sus temas en gallego –incluso con comentarios en YouToube desde otras comunidades– es a los vigueses Rebeliom do Inframundo. Nervo, cantante, reconoce que se han llevado “sorpresas. Recuerdo tocar en Valladolid y preguntarnos: ‘Qué pasará y flipar al ver a gente cantando nuestras canciones porque es verdad que había gente gallega pero también la peña de Valladolid cantaba nuestros temas. En Barcelona y Madrid también vamos porque hay gente gallega allí”.

Rebeliom

¿Está abriendo los ojos la sociedad española a otra realidad musical? Es posible. El ejemplo de Tanxugueiras con “Figa”, “Midas” o “Terra” –este último tema, aspirante al Benidorm Fest y, por tanto, a poder clasificarse a Eurovisión, con 1,7 millones de visualizaciones en YouTube– está ahí. Para Nervo, “los mayores partícipes de ese cambio somos nosotras y nosotros mismos que nos damos cuenta de que podemos salir fuera de Galicia a nivel musical. Recuerdo la primera vez que fuimos a tocar a Madrid, debió de ser en 2012. La gente nos preguntaba cómo íbamos a Madrid a tocar si no nos iban a entender. Era ese concepto. Y yo respondía: ‘¿Pero realmente entendéis toda la música que escucháis en inglés o francés? Por suerte otros grupos lo fueron haciendo antes, abriendo puertas. No, nos vamos a quedar aquí, vamos a ir lo más lejos que podemos. Nuestra música tiene que intentar abarcar todo lo que pueda. También está favoreciendo internet. Antes, salir era más complicado porque no estábamos tan globalizados, ahora es más fácil entre comillas. Es necesario salir. Hay gente que canta en catalán o valenciano con mucho auge fuera de sus comunidades, por lo que es necesario que desde Galicia también se haga y que haya grupos gallegos en festivales estatales. Hay que dar ese paso”.

Lo están dando también y gustando fuera proyectos como Boyanka Kostova, Ortiga o Hard GZ, entre otros muchos.

Pero desde Aliboria & Xosé Lois Romero (a los que Baiuca revisó un disco), el músico Antonio Prado cree que el salto a gran escala se puede dar pero es preciso también “mayor ayuda pública para exportar la cultura, para mostrar la cultura propia a otros lugares”.

Aliboria

Ante la cuestión de si el proyecto con Baiuca les ha abierto puertas, responde que “por supuesto, porque tiene una proyección tremenda. Hay mucha gente que conoció a Aliboria a través de Baiuca”.

Para Antonio, lo que sucede actualmente con la repercusión de Baiuca, Tanxugueiras o Xabier Díaz puede tener una explicación: “La música mundial se está conectando más con la raíz. Al final muchos proyectos de gran nombre se están conectando a la raíz y eso va a repercutir a todos los que nos dedicamos a eso”.

Además, considera que “hace 20 años funcionó (el éxito del folk gallego fuera) pero estaba más vinculada a la parte de gaita. Ahora, donde está la fuerza es en la percusión y las voces. Quizás también haya un cambio de público. Antes estábamos vinculados a un público segmentado, a gente que ya le gustaba la música tradicional y el folk. Ahora, nos estamos abriendo a otros espacios. Se considera el folk como un punto de encuentro y los grupos están llegando a carteles de festivales que nunca pensaron tener ese tipo de programación”.

Néboa

Néboa

Pero no todos los grupos lo ven igual de fácil. Néboa es una banda que fusiona electrónica, con tradi, rock y pop que lograron el premio al mejor álbum en gallego de los Premios de la Música Independiente. Lucas de Centi es uno de sus integrantes señala que “el momento ahora es rico a nivel artístico en Galicia” con propuestas “que abarcan varios géneros” pero la verdad es que muchos de estos proyectos no lo tenemos fácil para salir adelante”.

Néboa prepara nuevos temas y sueña con tocar fuera de Galicia. “Nos gustaría hacer un disco de verdad, pagando a la gente lo que se merece por grabar. Eso requiere un presupuesto que no nos podemos permitir”, lamenta De Centi.

Yugen Kala: de Vigo al Sónar

El próximo Sónar contará este año con los vigueses Yugen Kala, dos hermanos que estudian Bellas Artes, que pincharon en una sesión streaming en el HOR Berlín y que montaron su primer grupo cuando rondaban los diez.

“Nuestro padre, explican, tenía un estudio en Madrid; después se instaló en Vigo, montando la sala Radar que también tiene estudio y además lleva la Mondo; así que siempre desde muy niños andábamos por el estudio”.

Para entender su concepto como banda, hay que traducir el nombre. “Yugen es un concepto japonés que designa todo aquello que desconocemos. La otra parte la tomamos por el Kalahari porque allí hacen un baile que alimenta la curiosidad sobre el universo”, detallan.

Ellos buscan con su música despertar la curiosidad por nuevos sonidos: “Exactamente. A través del sonido y la música podemos llegar a un conocimiento que sería imposible por otros medios”.

Sobre la música gallega actual, defienden que “está bastante potente la escena, hay muchísimos artistas de todo tipo. Hay una escena con un sonido muy característico en el trap, también en el experimental... Los nuevos discos de BFlecha o Cernadas que nos flipan. Falta que se apoye más. No es el problema de artistas sino una cuestión de visibilidad”.

Compartir el artículo

stats