Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mayoría de los positivos por COVID en mayores de residencias gallegas son leves

La Xunta asegura que la incidencia es “mucho menor” que en la población general | Uno de cada cuatro residentes en Galicia se infectó desde marzo de 2020 hasta ahora

Imagen de archivo de una residencia de mayores en Ourense. / Brais Lorenzo

Desde el 29 de diciembre pasado hasta la víspera de Reyes, los casos positivos por COVID entre los mayores en las residencias gallegas de mayores casi se cuadriplicaron en Galicia al pasar de 29 a 107 en una semana. El incremento vertiginoso puede hacer encender la llama del temor. En nuestra memoria, no se borra la devastación en las tres primeras olas del coronavirus en estos centros asistenciales. Sin embargo, tanto la Consellería de Política Social como la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría lanzan un mensaje de “tranquilidad”: la gran mayoría de los casos son leves o asintomáticos.

“No es una situación complicada”, señala el presidente de la Sociedade Galega de Xerontoloxía, Miguel Ángel Vázquez, quien añade que “prácticamente no hay ninguno de estos enfermos ingresado en hospitales ni nadie en cuidados intensivos, que yo tenga conocimiento”.

En cuanto a la razón por la explosión de positivos entre mayores residentes, desde Política Social defienden que la principal razón estriba en que “ahora mismo la gente puede salir y entrar libremente de las residencias, no hay restricciones. Pueden estar con sus familias y hacer vida en el exterior” lo que les expone más al coronavirus. Es decir, que a mayor número de casos en la sociedad en general, más en residencias, tal y como se ha venido comprobando en los últimos meses.

Por ejemplo, para encontrar una cuantía similar a los 107 casos positivos alcanzados esta semana debemos retrotraernos al pasado mes de agosto cuando los positivos por COVID en las residencias gallegas alcanzaban –el día 27 de dicho mes, por ejemplo– a 112 personas.

A estas alturas del pasado año, el ejercicio de 2021 arrancaba con 138 positivos en las residencias gallegas para escalar todo el mes hasta los 553 el 25 de enero.

Poco a poco, las cifras se fueron desinflando hasta caer a cero en abril. Desde el final de la primavera hasta agosto, los casos no pasaban de los 25, con periodos de uno o pocos más.

Fuentes consultadas de Política Social recalcan que a día de hoy “la mejor herramienta” para prevenir las infecciones y, por consiguiente, los casos graves, hospitalizaciones y fallecimientos son las vacunas.

Los datos del último informe del Imserso lo certifican. Señala que desde el 14 de marzo de 2020 hasta comienzos de este año, fallecieron en España más de 20.300 mayores que habitaban en geriátricos.

10.000 muertes evitadas

De estos 20.300, casi 10.500 –más o menos la mitad– murieron entre marzo y junio del año 2020, en la primera ola.

Frente a estas cuantías, en todo el año 2021, los decesos de este grupo poblacional no llegaron a los 5.100, según el Imserso, frente a los más de 15.000 del año anterior (2020, de marzo a diciembre).

La explicación que cobra fuerza a la hora de entender estas cifras es que la vacunación ha evitado 10.000 muertes entre nuestros mayores.

En lo que se refiere a Galicia, el Imserso cuantifica desde marzo de 2020 hasta ahora la muerte de 793 mayores que estaban en residencias.

Por último, el informe también hace referencia a cuántos mayores de los geriátricos se han infectado de COVID desde que arrancó el confinamiento hasta ahora: en Galicia han sido 4.857 del total de 18.878 residentes, lo que supone uno de cada cuatro.

Miguel Ángel Vázquez

Miguel Ángel Vázquez: “Echamos en falta más agilidad a la hora de notificar los positivos”

decoration

"En las residencias, en la mayoría, la gente hizo test de antígenos tras regresar de las vacaciones. En la mayoría de ellas adoptaron métodos preventivos: se están haciendo test de antígenos prácticamente cada tres días y un pooling al personal (como una PCR pero de saliva una vez a la semana). Pienso que se están adoptando las medidas preventivas de rigor”.

No obstante, apunta que “sí echamos de menos mayor agilidad para notificar los positivos en las residencias. Por ejemplo, que se notifique de manera inmediata un positivo de un trabajador en un pooling. Cuando en la residencia se enteran a veces pasan dos o tres días y puede haber un problema”.

Compartir el artículo

stats