Esta sexta ola de la pandemia ha adquirido una fuerza desconocida en Navidad, al menos en cuanto a contagios. Y aunque los expertos vaticinan una caída de las infecciones por COVID-19 sobre la segunda o tercera semana de enero, lo cierto es que, por ahora, los casos activos siguen escalando sin techo en Galicia. También hay que lamentar el fallecimiento de ocho personas contagiadas con el virus.

Así, el COVID-19 ha triplicado su incidencia en estos 15 días de la Navidad. El pasado 24 de diciembre, Sanidade notificaba 20.262 casos activos, aún por debajo del pico de la tercera ola - y de la pandemia hasta el pasado diciembre-. Hoy, las infecciones se elevan hasta las 61.635 (+41.373), algo más del triple.

Sin embargo, y gracias a la vacuna, esta explosión de contagios no se ha trasladado con la misma virulencia a los hospitales que, aunque han registrado un aumento de los ingresados, no han vivido un repunte tan voraz como el de las infecciones. Así, el día de Nochebuena, asistían a un total de 268 diagnosticados con el patógeno, de los que 50 estaban críticos y 218 estables. Mientras, Sanidade informa hoy de 394 internados, de los que 51 se hallan en la UCI y 343 en planta, es decir, solo un 1,5% (+126) más que hace dos semanas y con tres veces más enfermos.

Y, aunque estos 394 constituyen el mayor número de ingresados de la sexta ola, los pacientes en la UCI se han mantenido estables en torno al medio centenar. Así, el pico de pacientes graves alcanzó los 58, cifra que se repitió los días 28 de diciembre y 5 de enero. Desde esta última fecha, se ha advertido una ligera bajada los críticos, pero la curva sigue dibujando una pequeña montaña rusa de subidas y caídas que no permite, todavía, establecer una tendencia clara.

Si comparamos esta presión hospitalaria con la de anteriores olas concluimos que este sexto embate presenta, a fecha de hoy, cifras similares, pero con tres veces más casos activos y los contagios diarios disparados. Así, el pico de la quinta ola (agosto de 2021) alcanzó los 345 internados, con 54 en la UCI pero con 16.471 positivos. En la anterior, que se registró en abril, los hospitalizados no sobrepasaron los 219, con 32 críticos y solo 2.174 diagnosticados. Por lo tanto, para hallar una cifra de ocupación de camas superior a la actual hay que remontarse a la tercera ola, en enero y febrero pasados, cuando hubo 1.452 ingresados, de los que 242 estaban graves, y los casos activos eran 22.420.

Más de 4.000 nuevos contagiados

En las últimas horas se han detectado otros 4.106 nuevos positivos, que han elevado las infecciones por coronavirus hasta las 61.635. El mayor aumento corresponde al área de A Coruña (+562, hasta 11.597), seguida de la de Ourense (+290, hasta 7.454), Vigo (+283, hasta 13.559), Santiago (265, 11.355), Lugo (211, hasta 6.182), Ferrol (193, hasta 3.994) y Pontevedra (+140, hasta 7.494).

Según los últimos datos actualizados por el Ministerio de Sanidad el pasado miércoles, la incidencia acumulada a 14 días de Galicia sube a 2.308,24 casos por 100.000 habitantes, frente a los 2.574,46 de media en España.

Las personas fallecidas con COVID-19 desde el inicio de esta pandemia en Galicia ascienden 2.813, al haber notificado la Consellería de Sanidade este viernes ocho víctimas, cuatro de ellas en Vigo. Con estos, ya son 38 las personas que han perecido con coronavirus este 2022. Los últimos son dos hombres de 93 y 88 años y una mujer de 85 fallecidos en el CHUVI del área de Vigo. También murió un hombre de 78 años en Povisa. En Santiago expiró una mujer de 93 años en La Rosaleda y otra de 69 en el CHUS. En el CHUO de Ourense murió un hombr de 91 años y en A Coruña otro varón de 88.