Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El avance de la sexta ola

Galicia evalúa la intensidad de las restricciones para Nochevieja

El comité clínico de la Xunta se reunirá esta tarde | País Vasco, Navarra, Castilla y León, La Rioja y Cantabria buscan consensuar restricciones tras cerrar Asturias el ocio nocturno

Una discoteca de Barcelona, la semana pasada, antes de la entrada en vigor del toque de queda / M. MITRU

Galicia inicia la semana de Fin de Año con el mayor número de personas pasando la infección de COVID-19 de toda la pandemia, más de 24.000, y sin haber tomado decisiones sobre las fiestas de Nochevieja. Dado que el Gobierno central sigue dejando en manos de los gobiernos autonómicos la responsabilidad de establecer restricciones, muchas ya lo han hecho, pero la Xunta esperará a oír antes al comité clínico, que se reúne a las 18.00 de esta tarde. Se espera que el debate se prolongue hasta bien entrada la noche y que las decisiones se hagan públicas mañana, a apenas 72 horas de la jornada de Fin de Año. De momento, en la mañana de este lunes, el presidente, Alberto Núñez Feijóo ha avanzado que se adoptará "alguna estrategia de disminuir la interacción social para proteger la salud y la economía".

Ante el incremento de los contagios, con casi 2.500 en la última jornada, y una tasa de positividad situada por encima del 13,5 % -con picos ayer del 20 % en Vigo y el 16 % en A Coruña-, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha advertido de que lo "lógico" para Fin de Año es apostar por restringir las interacciones, aunque no ha precisado de qué manera. Sí ha matizado que serán medidas "proporcionales y proporcionadas" a la situación actual, en la que "preocupan" tanto el incremento de casos como la positividad, puesto que la situación hospitalaria "está, de momento, siendo tranquila".

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ya avanzó el pasado sábado que si el “lunes o el martes” –por hoy o mañana– se llega a una situación “compleja” –no concretó en qué parámetros–", la Xunta “establecería medidas para limitar la movilidad”, en referencia a las “interacciones masivas de las fiestas de Fin de Año, las Cabalgatas –que pasarían a ser estáticas– y en general cualquier evento que genera interacción”. “Todos estos elementos están encima de la mesa”, advirtió.

Mientras, la mayoría de las comunidades han decidido con qué nivel de restricciones afrontarán las fiestas. Desde Madrid, que ha anunciado que no tomaría ninguna medida adicional, pese a alcanzar los 1.284 casos de incidencia, hasta Cataluña, que la semana pasada decretó el toque de queda y con él clausuró el ocio nocturno.

Cataluña mantiene, además, la exigencia del pasaporte COVID, implantado por el momento en otras diez comunidades: Galicia, Baleares, Aragón, Navarra, País Vasco, Murcia, Comunidad Valenciana, Cantabria, Canarias y Andalucía.

Asturias, que a partir de esta semana empezará a pedir el pasaporte COVID en los locales de hostelería, centros sociosanitarios y gimnasios, decidió la semana pasada el cierre del ocio nocturno, lo que ha tenido como consecuencia la convocatoria de protestas del sector y que algunos locales adelantasen las fiestas de Nochevieja a la noche de ayer, domingo.

Murcia también decidió el cierre de facto del ocio nocturno al decretar el cierre de toda actividad no esencial a la 1 de la madrugada.

Euskadi y Navarra, que junto con La Rioja presentan las peores cifras de incidencia, están analizando con otras autonomías limítrofes –la comunidad riojana, así como Cantabria y Castilla y León– la adopción de medidas comunes con la vista puesta en la celebración de Nochevieja. La comunicación entre los máximos representantes de Euskadi, Iñigo Urkullu, y Navarra, María Chivite, se produjo el pasado jueves, después de que, en la conferencia de presidentes del día anterior, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no anunciara medida restrictiva alguna, más allá de la obligatoriedad de la mascarilla en exteriores y acelerar las dosis de refuerzo. Urkullu propuso entonces que, para Nochevieja, Año Nuevo y Reyes, toda la actividad concluyera a las 21.00 horas. En el caso de los restaurantes, donde se sirven cenas, el cierre sería a las 23.30 horas.

Castilla y León y Castilla-La Mancha son, junto con Madrid, las otras comunidades que no han implantado el pasaporte COVID ni han decretado otro tipo de medidas excepcionales para afrontar unas fiestas.

Cascada de cancelaciones para Nochevieja

En sector de la hostelería teme un nuevo cierre que limite la actividad de los locales de ocio nocturno. Según informa Manuel Méndez, en Pontevedra y O Salnés algunos empresarios han adelantado las celebraciones para esta semana, pero otros han restringido voluntariamente su actividad. Prefieren no arriesgar a convertirse en “foco de infección” y cancelan las fiestas de Fin de Año. “Por nuestro bien y el de nuestros clientes”, explican.

La discoteca Canelas de Portonovo, en Sanxenxo, decidió anular su gran fiesta de Nochevieja. Ya habían vendido más de 2.000 entradas, cuyo importe será devuelto “de forma inmediata”. Toman esta medida como “consecuencia del aumento de casos en Galicia”.

El Talaso Louxo La Toja, hotel de cuatro estrellas de A Toxa, comunicó recientemente a sus clientes que suspende las celebraciones previstas para despedir 2021 “debido a la alta incidencia de casos”.

Casi uno de cada cien gallegos es positivo de COVID

Tras registrar 2.778 contagios, Galicia superó ayer el récord de casos activos de la pandemia, con 24.252. Esto significa que casi uno de cada cien de los 2,7 millones de habitantes de la comunidad está pasando la infección, la inmensa mayoría, el 98.87%, en sus domicilios, mientras que 55 están en las ucis y 218 en planta. Hasta ayer, el récord de casos activos en Galicia era de 22.909, registrado el 29 de enero de 2021 (tercera ola), según la web del Sergas. El área sanitaria de Vigo registró ayer casi 1.000 positivos, su máximo de la pandemia, y los casos activos superan los 7.000. En cuanto a los fallecidos en la comunidad, ayer se notificó uno más, un hombre de 62 años que falleció en el CHOP.

Galicia registra, según el último informe de Sanidad, una incidencia de 683, la segunda más baja tras Castilla La Mancha y Andalucía. El porcentaje de ocupación de ucis por pacientes COVID es el segundo más bajo, con un 6,41%.

El comité clínico tendrá que ponderar si urge tomar medidas más restrictivas ante una presión hospitalaria que ahora es moderada pero que podría desbordarse en enero por la interacción social de estas fechas y la mayor contagiosidad de ómicron. La positividad, en máximos desde la primera ola (19,8% el sábado), así como la razón de tasas (entre 1.2 y 2), apuntan a una evolución preocupante en la comunidad.

Desde el pasado jueves hasta ayer a las 18 horas, Sanidade realizó 83.419 pruebas diagnósticas (52.934 PCR y 30.485 de antígenos) en las que se detectaron 11.308 positivos.

Compartir el artículo

stats