Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia registra 256 ingresados por COVID, el doble que en el acelerón de la quinta ola

Una enfermera toma una muestra durante un cribado F.C.

Galicia superó ayer la cota de los 10.000 casos activos, al registrar 10.204 personas pasando la infección en esta curva ascendente de la sexta ola. Pero lo más llamativo es el dato total de hospitalizados, 256 (37 en uci y 219 en planta), mucho menor al de las olas en que no había vacunas, pero que duplica al anterior momento más comparable: el ascenso de la quinta ola, también impulsada por la variante delta y en la que los sectores de población más vulnerables estaban totalmente vacunados.

Se rebasan con creces los 10.000 casos activos y los contagios vuelven a superar el millar | Hay 37 enfermos en uci y 219 en planta, y la positividad se aproxima al récord del verano

En concreto, el pasado 18 de julio, cuando Galicia registraba una cifra de casos activos muy similar, 10.363 casos, había 122 hospitalizados, de ellos 22 en uci y 100 en planta, la mitad que ahora. Además, el índice de positividad es mayor hoy (13,73%) que en aquel momento (12,61%) y se acerca al 14,5% del pasado 25 de julio, el porcentaje récord si excluimos la distorsión de la primera ola, en la que la capacidad diagnóstica era muy limitada.

Las comparaciones entre olas diferentes nunca son exactas, pero las pendientes de la quinta y la sexta ola resultan bastante similares. Entre el arranque de la quinta ola, con 1.305 casos activos, y el citado 18 de julio, con 10.363, transcurrieron 24 días. Si buscamos las cotas similares en esta sexta ola otoñal, vemos que había 1.285 casos activos el 15 de noviembre y 10.204 ayer. Entre ambas fechas hay también una diferencia de 24 días.

  • El Cunqueiro duplica las camas para enfermos COVID y ya aplaza días libres

Otro elemento de comparación sería el momento más cercano en el tiempo en el que se superó la barrera de los diez mil casos, el 24 de agosto, cuando había 300 ingresados (58 en uci y 242 en planta).

1-Ahora, sexta ola ascendente

Los datos de ayer, con la sexta ola en ascenso son: 10.204 casos, 37 en uci, 219 en planta y 13,73% de positividad.

2-Quinta ola descendente

El pasado 24 de agosto había 10.038 casos activos, 58 enfermos en uci, 242 en planta y un 8,28% de positividad.

3-Quinta ola ascendente

El 18 de julio había 10.363 casos y la mitad de ingresados que ahora: 22 en uci, 100 en planta y 12,61% de positivos.

4-Pico de la 2ª ola, sin vacunas

El 7 noviembre de 2020, había 10.276 casos activos, 84 enfermos en uci, 495 en planta y un 7,09% de positividad. 

Pero entonces la quinta ola estaba en descenso, y debido al retraso entre positivos e ingresos es lógico que la cifra de hospitalizados fuese comparativamente más alta. Ya sin vacunas, había más de 10.000 casos el 7 de noviembre de 2020, y ante la ausencia de protección las cifras de ingresados duplicaban las actuales: 579 hospitalizados, 84 en uci y 495 en planta.

Los 10.204 casos activos actuales suponen 640 más que la jornada anterior, tras dispararse los contagios a 1.034. Los casos en residencias de mayores y de discapacidad siguen al alza y se colocan en 35 y 18, respectivamente. Sobre la vacunación de los niños entre 5 y 11 años, que comenzará el próximo miércoles, se estima que solo se podrá completar antes de fin de año en la franja de edad de entre 9 y 11 años, ya que Galicia recibirá 60.000 dosis para 150.000 escolares.

El Colegio de Médicos de Ourense hizo ayer un llamamiento a no relajarse durante la Navidad y a reducir al “menor posible” el número de asistentes en cenas y reuniones familiares o sociales entre no convivientes.

El epidemiólogo gallego Juan Gestal apuntó ayer a Antena 3 que el pico de esta sexta ola podría llegar alrededor del 24 o 25 de diciembre.

El Sergas notificó ayer tres muertes: dos mujeres (72 y 82 años) en el Chuvi y otra (86 años) en el Chuf. La cifra de fallecidos asciende a 2.693.

El exceso de mortalidad en 2020, más bajo que en España

Galicia registró el pasado año un incremento de la mortalidad esperada de casi el 5 por ciento (4,98%) respecto a 2019, un porcentaje que supone menos de un tercio del 17,93% de la media española. Son cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), que ayer publicó los datos de nacimientos, defunciones y matrimonios de 2020. Murieron en España 493.776 personas, 75.000 más que en 2019. Casi todos los decesos, vinculados al COVID.

Uno de los datos más llamativos es el aumento en un 24% de las defunciones en España entre enero y mayo del pasado año, los peores meses de la epidemia, en los que murieron alrededor de 44.000 personas más que durante los mismos meses de 2019. En la semana 14 del pasado año, del 30 de marzo al 5 de abril, en los peores días del COVID-19, se registraron 21.000 muertes, un 155% más que las registradas en idéntico periodo de 2019. Madrid, Castilla-La Mancha y Castilla y León fueron las que tuvieron un mayor aumento de la mortalidad en términos relativos a su población. La crisis del coronavirus hizo que la esperanza de vida cayera 1,25 años, hasta los 82,33, la mayor caída registrada desde la Guerra Civil.

En cuanto al presente año, Galicia registró hasta mediados de noviembre menos muertes que en 2020, pero un 5 por ciento más que en 2019. En concreto, los registros arrojan una cifra total de 28.682 decesos en las 46 primeras semanas de 2021 –hasta mediados de noviembre–, lo que supone una disminución del 0,21% respecto al mismo periodo de 2020, es decir, 60 defunciones menos. En comparación con 2020, ese descenso gallego del 0,21% es un retroceso mucho menor que el 8% de la media nacional.

Por provincias, en Galicia hay un descenso generalizado respecto a mediados de noviembre de 2020, salvo el incremento de casi el 7% de muertes que se constata en A Coruña. En cambio, las otras tres provincias gallegas registran descensos en la comparativa interanual: Pontevedra (-3,8%), Ourense (-9,1%), y Lugo (-2,4%).

Los escolares contagiados se concentran en Infantil y Primaria

El 80% de los 1.881 casos activos en centros educativos se concentran en los menores de 12 años, no vacunados, frente a la mínima incidencia en el grupo de 12 a 19 años, que es el de población con menor afección y que sí ha sido vacunado. Este es el dato que aportó ayer la Xunta tras la reunión del Comité Educativo, órgano asesor en el que ayer intervinieron los conselleiros de Educación y de Sanidad.

“Esto confirma que los protocolos [en las aulas] están funcionando y que la vacuna es el principal elemento diferencial entre ambos”, asegura el Gobierno gallego. Sin embargo, esta afirmación encierra una paradoja: que la vacuna marque la diferencia apunta a que sí hay transmisión en los colegios.

  • Galicia cierra el puente en riesgo alto y los niños vuelven al cole con el contagio disparado

La hipótesis oficial es que son los padres los que contagian a los niños, pero la alta incidencia del grupo de los progenitores (435, la segunda más alta, en la franja de 40 a 49 años), evidencia que la transmisión también se produce a la inversa.

Compartir el artículo

stats