Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aíslan el módulo de mujeres de la cárcel asturiana tras un brote entre las presas

La cárcel Asturias.

La detección de varios casos de coronavirus en el módulo número 10 de la cárcel de Asturias, el destinado a la población reclusa femenina, ha obligado a sus aislamiento, según indicaron fuentes sindicales del centro penitenciario. Entre las reclusas afectadas se encuentra una presa vasca que disfrutó de un vis a vis este fin de semana. Aunque hubo momentos en que se limitaron los vis a vis, igual que los permisos penitenciarios –hasta el punto de que se repartieron móviles entre los presos para mantener contacto con sus familias–, las visitas cara a cara han seguido realizándose en las cárceles española pese al riesgo de contagio que supone para una población en muchos casos inmunodeprimida.

Ya hace unos meses se aisló brevemente uno de los módulos de la prisión ante la sospecha de que hubiese varios casos positivos de coronavirus, pero finalmente se levantó al comprobarse que había sido una falsa alarma. Los contagios en la prisión asturiana se han producido con cuentagotas, afectando tanto a reclusos como a funcionarios.

Hasta el pasado 29 de abril de 2021, se habían producido en las cárceles de todo el país un total de 3.815 contagios, 1.780 de ellos funcionarios. Los contagios se dispararon en la quinta ola, durante este verano. Hubo 77 positivos en la cárcel de Las Palmas, motivados por un recluso antivacunas, y hasta 157 en la de Picassent (Valencia) con otros 425 en cuarentena por sospecha de infección. En la de Teruel, la mitad de la población reclusa, 104 personas, y un funcionario enfermaron. Llegó a haber más de 700 presos contagiados y dos mil presos confinados en todo el país. Más recientemente, el pasado octubre, se descubrió un brote en la prisión de Zuera (Zaragoza), que afectó a 45 reclusos.

Los fuertes brotes del pasado verano movieron a los funcionarios a reclamar un cribado urgente de todos los internos y trabajadores que accedían al centro penitenciario para determinar y minimizar la incidencia del virus en el interior del penal, del mismo modo que en meses anteriores habían exigido que se priorizase la vacunación de los funcionarios y los reclusos. Ahora, la asociación “Tu abandono me puede matar” reclama lo mismo.

Compartir el artículo

stats