Las previsiones del sector turístico para el puente de la Constitución son halagüeñas en Galicia, pero los visitantes harán bien en aprovechar los momentos de tregua del fin de semana y meter la ropa de aguas en sus maletas para los festivos. La lluvia, con distintas intensidades, estará muy presente durante los próximos días, y cobrará especial protagonismo el martes día 7. Para esa jornada está previsto que entre en la comunidad la primera ciclogénesis explosiva del otoño, después de semanas con una configuración atmosférica peculiar, con las borrascas atlánticas bloqueadas por el anticiclón.

Para ver la intensidad con la que, finalmente, ese centro de bajas presiones afecta a Galicia habrá que esperar, aunque la Agencia Española de Meteorología (Aemet) ya da por hecho que será muy profundo, y que dejará precipitaciones abundantes.

Antes de eso, en todo caso, tiempo estará revuelto. Según MeteoGalicia, este viernes la comunidad estará afectada por un frente cálido poco activo, que dejará cielos nubosos, con alguna llovizna ocasional, más probable en la mitad oeste del territorio. Ya por la noche pasará un frente frío que dejará lluvias generalizadas y de más intensidad. Las temperaturas mínimas no experimentarán cambios significativos, mientras que las máximas experimentarán un ligero ascenso. Los vientos soplarán del suroeste, moderados en la costa y más flojos en el interior.

Para el sábado habrá una situación intermedia entre las altas presiones ubicadas sobre Azores y una borrasca en el mar del Norte. De este modo, el cielo estará parcialmente nublado con precipitaciones intermitentes. La cota de nieve se situará en los 1.200 metros al final de la jornada. Las temperaturas mínimas ascenderán moderadamente, mientras que las máximas no tendrán cambios o ligeros ascensos. El viento soplará flojo del noroeste, con intervalos fuertes en el norte de A Coruña y de Lugo.

El domingo será el día con clima más benévolo. Galicia quedará bajo influencia anticiclónica débil, pero con circulación del noroeste, que traerá una masa de aire fría y húmeda. Con esta situación, se esperan cielos nubosos, con chubascos ocasionales, más probables cuanto más al norte. Las temperaturas sufrirán un ligero descenso. Los vientos soplarán del noroeste, flojos en el interior, moderados en la costa.

A partir de lunes predominará la circulación del oeste con entrada de frentes asociadas a las borrascas que circulan por el océano Atlántico. Esto acercará mucha humedad, dejando en general los cielos nubosos, con precipitaciones más probables en la mitad oeste del territorio. Las temperaturas serán propias de la época del año.