Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Clamor de los médicos gallegos contra los sanitarios negacionistas

Sanitarios trabajando en un hospital en España. EFE

Ni los millones de muertos en el mundo, ni los millones de personas al borde de la muerte en unidades de cuidados intensivos o con secuelas graves pesan en el razonamiento de los sanitarios que esquivan la vacuna antiCOVID.

Para el profesor de la Universidades de Santiago de Compostela (USC) y virólogo Carlos Pereira hay una palabra que resume dicho comportamiento: “imprudencia”. “Que haya facultativos o personal en general en un hospital que no se haya vacunado contra el COVID o en el Sergas me parece sorprendente por el tipo de ambiente donde están y porque –recalca– pueden infectar a los pacientes”.

  • Crece la presión para obligar a vacunar a sanitarios y trabajadores de residencias

Pereira opina que “me parece una incongruencia. Si alguien está trabajando en Sanidad debería saber cuál es el riesgo que está haciendo correr a otra gente al no vacunarse”.

“Yo no me dejaría tratar por un sanitario antivacunas”

Juan Gestal - Epidemiólogo

decoration

Por su parte, el profesor emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública de la USC Juan Gestal reflexiona que “es algo incomprensible. No los entiendo. Tenían que ser todo lo contrario, auténticos paladines de la vacunación. No tienen disculpa pues tanto en Pediatría como en Medicina Preventiva se les explicó con todo detalle la importancia de las vacunas, con todas las mejoras que han supuesto para la salud de la población y la calidad de vida”.

“Deberían ser los paladines de la vacunación”

decoration

Reconoce el virólogo Carlos Pereira que los sanitarios que de momento han renunciado a vacunarse contra el SARS-CoV-2 “están en su derecho de no ponerse la vacuna”. Según su opinión, esta situación se debe “por lo poco que se enseña en la carrera sobre microbiología y prácticamente nada de virología. Si uno no conoce el tema, se puede especular mucho”.

  • Los miles de gallegos en edad de riesgo que aún no se han vacunado contra el COVID-19

Convencer a este segmento, reconoce Pereira que no es fácil. “Yo no puedo –indica– decirle a una persona que está equivocada, tiene que darse cuenta por sí misma, debe entender que los virus sí existen y que este en concreto supone un riesgo. ¿Que no se quieren vacunar? Bueno, los servicios de salud deberían ser conscientes de que eso implica un riesgo. Todo el personal que trabaja con mucha gente debería estar vacunado”.

Añade Pereira que ese tipo de decisiones (contrarias a la vacunación) “evidentemente” puede dar mal ejemplo a la población. “Si yo voy al médico me gustaría que tuviese un distintivo para saber si está vacunado. Y si no lo está, me gustaría cambiar e ir a otro médico. ¿Por qué? “Porque no me quiero poner en riesgo”, reflexiona.

Este pensamiento también conecta con el parecer de Juan Gestal. El epidemiólogo añade:  “Yo no me dejaría tratar por un sanitario antivacunas. No me ofrece confianza. Creo que (los sanitarios sin vacunarse) deberían evitar ponerse en evidencia mostrando su desconocimiento de los mecanismos de defensa del organismo humano frente a las infecciones, y de la enorme cantidad de sufrimiento humano evitado y de vidas salvadas gracias a las vacunas”.

Por otra parte, el presidente del Colegio de Médicos de Ourense, José Luis Jiménez, destaca “los sanitarios deberían haber visto mejor los beneficios de la vacuna que son evidentes a la hora de desarrollar la enfermedad de forma grave. Como mínimo, multiplicas por cinco la posibilidad de enfermedad grave o de ingreso hospitalario y disminuyes sustancialmente la probabilidad de contagiarte o contagiar”.

A juicio de Jiménez, lo único positivo es que este grupo supone “un porcentaje menor” que el que se da entre la población en general respecto a los no vacunados.

Para el presidente de los médicos de Ourense, para mejorar la situación, se debería realizar una campaña de información y concienciación para la ciudadanía en general “con el fin de lograr una cobertura del 100% en la vacunación porque no hay ninguna razón para no hacerlo”.

¿Vacunación obligatoria?

En cuanto a una posible obligatoriedad para vacunar a los sanitarios contra el COVID-19, Jiménez propone “tener una entrevista individual con cada una de esas personas antes de tomar medidas con un blindaje legal complicado. Muchas veces, hablando con la persona en concreto, la convences. No todos los que no se vacunan son negacionistas. Una parte no se vacuna porque tiene miedo”.

No obstante, el presidente de los médicos ourensanos reconoce que si no fuese por la complicación legal él “no tendría problema” en apoyar al 100% la vacunación obligatoria desde “el punto de vista conceptual”. 

“Yo –señala el facultativo gallego– estaría encantado en que se obligase a vacunar a los sanitarios; sería bueno para todos. La están tomando otros países de nuestro entorno”, opina para añadir que otra medida necesaria sería “vacunar en todos los países”.

Por último, añade Gestal que él no apoyaría una vacunación obligatoria de los sanitarios. No obstante, reconoce que “habría que tomar medidas para que no supongan un riesgo para los pacientes que tratan”.

“Tenemos un vacío legal; el Gobierno no legisla”

Alberto Núñez Feijóo - Presidente de la Xunta

decoration

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se refirió ayer también a la información de FARO sobre los más de 1.300 sanitarios sin vacunar. Al respecto, reconoció que “tenemos un vacío legal. No podemos vacunar a quien se niega. El Gobierno no legisla”.

  • Los 1.300 sanitarios gallegos que rechazan la vacuna contra el COVID

El mandatario gallego indicó que “tenemos un foco de desconcierto. Evitamos que esas personas tengan contacto con los pacientes”. Feijóo añadió que la previsión ahora es que antes del día 19 de diciembre quede vacunado todo el personal sanitario con la tercera dosis. “Vamos a vacunarlos a todos por grupos, sin extractos por edad. empezaremos el día 4”, agregó.

Compartir el artículo

stats