YATES

Al descubierto los detalles del mayor yate habitable del mundo

El 'Somnio' no tendrá camarotes sino 40 apartamentos que se venderán por 9 millones

Vista de la popa del "Somnio", repleta de comodidades

Vista de la popa del "Somnio", repleta de comodidades / Somnio Superyacht

R. V.

Su nombre es, en sí mismo, una evocación: Somnio, la palabra latina de la que deriva soñar y se trata de un gigayate. Así denominan a los buques de recreo de más de 100 metros de eslora, y el nuevo titán náutico suma 222 m. erigiéndose en el yate habitable más grande del mundo.

Como ocurriera durante la crisis de 2008, el número de millonarios crece y la desigualdad se agudiza, una circunstancia que se palpa en el mercado de lujo, donde el alquiler de 'charters premium' se incrementó en un 6,4% en España mientras los datos de venta internacionales registraron un 50% más de matriculaciones entre enero y marzo de este año frente al mismo periodo de 2020. Mayo fue el mejor mes de la historia en cuanto a ventas de navíos se refiere, según datos de BOAT International.

Valorado en más de 500 millones

Somnio, el gigayate más exclusivo del mundo

Somnio, el gigayate más exclusivo del mundo / Winch Design

Con botadura prevista para 2024, Somnio se encargó al astillero noruego Vard y sus estancias son fruto de la alianza de dos referentes del interiorismo de lujo náutico: Winch Design y Tillberg Design.

En el yate de seis pisos convivirán los inquilinos de 39 apartamentos cuyo precio mínimo asciende 9,5 millones de euros el más barato. Pero no es su coste lo que lo convierte en exclusivo sino su accesibilidad:  su compra solo puede realizarse por invitación o recomendación.

Los apartamentos son de distintos tamaños, se decorarán al gusto del comprador y se podrán distribuir en los camarotes que éste desee. Su propietario tendrá una cocina equipada, gimnasio, biblioteca y un vestidor, comedores interiores y exteriores. Además, tendrán acceso a una bodega de 10.000 botellas de vino, sala de degustación y varios restaurantes y bares.

Más que una travesía al uso o un extravagante estilo de vida, vivir a bordo de Somnio será pertenecer a un selecto club social.

Sus moradores serán una comunidad de millonarios que deberá reunirse para decidir los itinerarios a seguir dado que no se trata de un crucero sino de domicilios privados.

Un gigayate exclusivo

La construcción del yate ascenderá a 11 millones de euros

La construcción del yate ascenderá a 11 millones de euros / Winch Design

Somnio incluye la intimidad de un yate privado junto con la posibilidad de relacionarse con una comunidad vibrante de propietarios con ideas afines”, destacaron los inversores, según recoge Financial Times, en la presentación del proyecto este lunes, en la que los promotores declararon que el coste de la embarcación ascendería a los 500 millones de euros.

“También se dispondrá de atención médica de primera clase a bordo, lo que proporcionará a los propietarios de los apartamentos el más alto nivel de seguridad lejos de las pandemias y otros riesgos globales”, expusieron los diseñadores.

Recreación del interior de 'Somnio'

Recreación del interior de 'Somnio' / Somnio Superyacht

Jim Dixon, directivo de Winch Design, uno de los estudios encargados de diseñar el Somnio, opina que frente al lujo clásico de The World -su antecesor, el mismo concepto pero más pequeño- y los destinos de sol y playa, los nuevos superyates están orientados hacia un público joven y aventurero. También hacia los barcos híbridos, que combinan el ocio con la investigación. “Los yates de exploración siguen ganando popularidad. Los clientes quieren cada vez más poder navegar alrededor del mundo y pasar mucho tiempo a bordo, en cualquier entorno y clima, incluso en los más duros”, reconocía en una reciente entrevista con Forbes. “En el contexto de la pandemia, algunos de nuestros clientes se han centrado en la economía responsable, con proyectos basados en el respeto por la naturaleza y sus recursos”, añadía el diseñador.

En este sentido, el Somnio incorporará tecnología y equipos para científicos e investigadores y a bordo, prometen sus promotores, viajarán eventualmente expertos de renombre internacional para estudiar los océanos. La inversión prevista en este barco supera los 500 millones de euros.