Un nuevo dispositivo que obligará a llevar en el coche la Dirección General de Tráfico (DGT) te puede salir gratis. Los triángulos rojos, esos que cogen polvo en los maleteros hasta que los sacamos por una avería o accidente, están en retirada, y desde julio pasado ya se puede usar el aparato sustituto, la denominada luz de emergencia V-16.

Esta luz intermitente y de color naranja que recuerdan a las sirenas policíacas todavía no son obligatorias. Hasta 2026 podrán convivir con los triángulos rojos, y será a partir de entonces cuando estos pasarán a la historia tras casi tres décadas en activo. Es decir, desde ese año será el único elemento válido para la “preseñalización de peligro” en la carretera.

La luz de emergencia V-16

¿Este cambio lleva aparejado un coste para el conductor? Depende de si se mantiene una práctica que comienza a extenderse ya por los concesionarios y talleres españoles. Todavía son mayoría los que cobran a quienes ya deseen hacerse con una de estas balizas luminosas, sin embargo, cada vez son más los que en agradecimiento a la confianza del cliente acaban regalándoselo.

“Deberíamos regalarlos todos los talleres. Al fin y al cabo es un detalle con el cliente que ya teníamos. ¿O quién si no asumía el coste del triángulo rojo cuando se vendía el coche? Pues nosotros”, argumentan desde un taller gallego.

Poco a poco esta luz se está erigiendo en uno de los regalos o detalles de cortesía más valorados. Normal teniendo en cuenta que la luz de emergencia V16 más barata, por ejemplo en el portal Amazon, se vende a 22 euros, aunque también puedes encontrarlos por bastante menos en las webs de los fabricantes. En los concesionarios que lo venden suelen pedir algo más, rondando los 30 euros, pero este encarecimiento obedece a un mayor número de prestaciones.

Una luz de Emergencia para vehículos V16 Homologada DGT de las más baratas del mercado. Precio : 9,95 euros

Una luz de Emergencia para vehículos V16 Homologada DGT de las más baratas del mercado. Precio : 9,95 euros

¿Con o sin geolocalización?

Como ocurre en todo soporte tecnológico hay diferencias entre los diferentes modelos en el mercado. Cuando comenzó la fabricación masiva de estos dispositivos, a partir de la autorización de su uso el pasado marzo, en el top de ventas figuraban los que contaban con la geolocalización. Ahora, en cambio, todo apunta a que se producirá un significado descenso en la venta de estos modelos.

Todo por un reciente dictamen del Tribunal Supremo. Hasta el 16 de marzo, cuando se aprobó el Real Decreto que regula los servicios de auxilio en vía pública, la única V-16 que la DGT permitiría a partir de 2026 sería aquella que incluyese la localización por satélite. Pues bien, el Alto Tribunal se pronunció a los pocos meses, en junio pasado, en sentido contrario a lo que en un principio establecía la Dirección General de Trafico respecto al uso de esta baliza luminosa en la carretera estableciendo finalmente que serán válidas las dos, con o sin geoposicionamiento.

¿A qué se debía la decisión de imponer la geolocalización en estos dispositivos? De acuerdo a la explicación ofrecida en su día por la DGT, es que de este modo, una vez activada la baliza esta enviaría cada 100 segundos la ubicación del vehículo detenido a la nube DGT 3.0, y de aquí la misma información llegaría a los demás conductores- De modo que ante la necesidad de auxilio por parte de particulares o de asistencia por partes de servicios de emergencia como ambulancias ganaría así mayor la rapidez de actuación y en caso de accidente grave, y más posibilidades de supervivencia tendrían los heridos.

Las explicaciones de la DGT sobre la V-16

En una de sus últimas entregas, la revista de la DGT explicaba en estos cuatro puntos la implantación de la V-16, incluyendo en la versión digital los cambios causados por el dictamen judicial.

¿Cómo se utiliza?

Para señalizar que nos hemos quedado detenidos en la vía, situaremos el dispositivo luminoso en la parte más alta posible del vehículo. Garantizamos así su máxima visibilidad. Para colocarlo, no necesitamos salir del vehículo ni caminar por la calzada sorteando el tráfico, como ocurría hasta ahora con los triángulos.

¿Cómo me localiza?

El dispositivo incorpora un sistema de geolocalización que, una vez activado, envía cada 100 segundos la ubicación del vehículo detenido a la nube DGT 3.0, para que esa información llegue a los demás conductores.

¿Desde cuándo?

A partir del 1 de julio de 2021. Aunque, hasta el 1 de enero de 2026, podremos utilizar los triángulos y la nueva señal (con o sin geoposicionamiento). Desde esa fecha, lo único permitido para señalizar las incidencias será la señal luminosa con geolocalización.

¿Por qué se cambia?

Jorge Ordás, subdirector general de Gestión de la Movilidad y Tecnología de la DGT, explica que se retiran los triángulos de emergencia debido al elevado número de atropellos mortales que se producían cuando los conductores salían de sus vehículos a colocarlos o recogerlos tras haber sufrido un percance en la vía. Según los datos de la DGT (sin contar Cataluña y País Vasco), entre 2019 y 2020, 28 peatones murieron atropellados en la vía tras bajarse de su vehículo. A esta cifra, debemos añadir las 4 personas fallecidas en las mismas circunstancias que ya se han contabilizado hasta el 31 de enero de 2021.

¿Y si tengo que salir del vehículo?

Según la nueva normativa, “como norma general”, saldremos del vehículo si existe un lugar seguro fuera de la calzada y siempre por el lado contrario al flujo de la circulación. Si no podemos salir con seguridad, esperaremos la asistencia dentro del vehículo con el cinturón de seguridad puesto.