Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS EN GALICIA

La segunda Navidad del COVID: así llega Galicia en comparación con 2020

La Navidad de 2020 se inauguró en Vigo en un ambiente gélido, nada que ver con el de este año

Se acercan fechas de las que gran parte parte de la población tiene marcadas en el calendario: el puente de diciembre está a la vuelta de la esquina y la Navidad, ya presente en el ambiente, dos calles más allá. Son citas que tienen mucha relevancia, también, en el contexto de la pandemia del coronavirus, puesto que se asocian a actividades y comportamientos que favorecen la propagación del COVID: mayor movilidad, reuniones en interiores, tendencia a la relajación. En el recuerdo están los efectos de las fiestas del año pasado, cuando se suavizaron las restricciones y después de las vacaciones Galicia se encontró con la peor ola de la pandemia. Pero pese a la sensación de eterno retorno, ahora que vuelven a crecer los contagios y ha aparecido la nueva variante ómicron, la comunidad está en muchas mejores condiciones que hace 12 meses, por obra y gracia de la vacuna.

El 1 de diciembre de 2020 el Sergas notificaba 7.677 casos activos de SARS-CoV-2; hoy contabiliza 5.973. De aquella, la curva epidémica estaba en caída después de la segunda ola que había comenzado a finales del verano; ahora, en cambio, las infecciones llevan varias semanas en ascenso, de modo que es factible que en los próximos días ambas líneas se crucen en el gráfico. Este es el dato más directo para medir el estado de la pandemia, pero sin más contexto no es muy indicativo. De entrada hay que añadir dos matices: entonces estaban vigentes fuertes restricciones, sobre todo en la hostelería, que en estos momentos ni la Xunta ni el Gobierno planean recuperar; y además, el sistema de detección de casos todavía no estaba tan afinado como lo está ahora.

Al poner en relación los casos activos con la presión hospitalaria se empieza a entender el efecto de las vacunas. En el otoño de 2020 la inmunización masiva parecía casi una quimera; en cambio, a fecha de ayer un 85% de los gallegos (un 93,6% de los mayores de 12 años) tenían la pauta completa, e incluso se están poniendo dosis de refuerzo. Pues bien, en esta jornada en 2020, con esos 7.677 casos había 69 personas ingresadas en ucis y 392 en plantas convencionales, un total de 464 pacientes en hospitales. Hoy los datos son: 5.973 infectados, 30 en ucis y 139 en otras unidades, 169 en total.

De otro modo, sin vacunas, un 0,9% de los infectados estaba en estado crítico, con inyecciones son un 0,5%. Pero hay que tener en cuenta que sigue habiendo unas 150.000 personas que han rehuido ponerse el antídoto. Según datos aportados días atrás por la Xunta, este exiguo 6% de no vacunados, aportaba la mitad de los ingresados en ucis.

Pero hay dato más contundente, y que sitúa bien el punto en el que se encontraba la pandemia el pasado otoño y dónde está ahora. Es el número de fallecidos. En el mes de noviembre de 2020 murieron en Galicia 300 personas que habían sido diagnosticadas con COVID, en este que acaba de rematar fueron 22.

Compartir el artículo

stats