Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los países ricos tiemblan ante ómicron: “Hay que prepararse para lo peor”

Cataluña estudia otros dos casos sospechosos, también viajeros procedentes de Sudáfrica

Viajeros en la terminal T4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. EDUARDO PARRA

La aparición de la variante ómicron del COVID-19 ha disparado las alertas en todo el mundo. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, pedía ayer “prepararse para lo peor”. “Nos tomamos muy en serio esta variante y sabemos que estamos en una carrera contra el tiempo”, afirmaba, al tiempo que pedía “reducir contactos sociales, mantener la distancia social y vacunarse y revacunarse lo máximo posible”, mientras no se sepa el verdadero impacto de la nueva variante, para lo que habrá que esperar, dijo,“dos o tres semanas”. 

Von der Leyer lanzaba este mensaje el mismo día que se reunían de urgencia los ministros de Sanidad del G7 (Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Canadá, y Japón, más la Unión Europea (UE). Tras el encuentro virtual, emitieron un comunicado en el que instaban a tomar “acciones urgentes” ante la aparición de la “muy transmisible” variante ómicron del coronavirus. También subrayaron la “relevancia estratégica de garantizar el acceso a las vacunas”. Se han dado cuenta los países ricos que no llega con vacunar a su población, el COVID seguirá siendo un peligro mientras no esté toda la población mundial inmunizada. Son cosas de la globalización. Ayer el G-7 reiteraba su compromiso de donar mil millones de vacunas a los países pobres. Por su parte, China prometía ayer enviar mil millones de dosis a África.

Las principales potencias del mundo acordaron además impulsar un sistema global de alerta temprana contra futuras pandemias y amenazas sanitarias y crear “una red de vigilancia internacional de patógenos, dentro del marco de la Organización Mundial de la Salud”.

La incertidumbre en torno a la variante ómicron desajusta los planes de vuelta a la normalidad Agencia ATLAS / EFE

Por su parte, la OMS hacía público un informe en el que advertía del riesgo “muy alto” de la nueva variante. ¿Por qué? “Por las elevadas mutaciones de ómicron, con potencial de ser más resistentes a la inmunización y más contagiosas”, explicó.

“Puede haber nuevas olas de COVID-19 con graves consecuencias, dependiendo de muchos factores, como el lugar donde esas olas ocurran”, dice el informe. Ante estos riesgos, pide acciones prioritarias, entre ellas “acelerar la vacunación contra la COVID-19 lo antes posible, especialmente entre población de riesgo que siga sin vacunar”. También solicita a todos los países aumentar las medidas de vigilancia, que reporten posibles casos o brotes asociados con la variante, y que los laboratorios incrementen los trabajos de secuenciación necesarios para analizar la estructura del coronavirus.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaraba ayer que la emergencia global por la nueva variante ómicron del coronavirus pone en evidencia que la crisis sanitaria mundial “no ha terminado” y la situación “sigue siendo peligrosa y precaria”. “Es un recuerdo más de que aunque algunos piensen que el COVID ha terminado, no es así, seguimos viviendo ciclos de pánico y olvido en los que avances conseguidos con gran esfuerzo pueden perderse”, señaló Tedros. 

Portugal ya registra trece casos

La variante ómicron también ha llegado a Portugal. Ayer se confirmaban 13 casos de COVID con la nueva variante. Se trata de 13 jugadores de fútbol del equipo del Belenenses, que milita en la Primera División lusa.

El futbolista sudafricano Cafú Phete, que pertenece a esta plantilla, regresó el pasado domingo 22 de noviembre a Portugal tras jugar dos partidos con la selección de su país.

Por otra parte, Austria y República Checa confirmaron asimismo sus primeros casos de la variante ómicron.

Mientras, los países toman precauciones ante la nueva variante. El Gobierno de Japón volverá a vetar la entrada en el país de nuevos residentes extranjeros, así como la concesión de visados de estudios o para estancias cortas de negocios, debido a la preocupación por la variante ómicron del coronavirus.

Las restricciones estarán en vigor a partir de hoy, y constituyen “una medida anormal y temporal hasta que se aclare la situación por la nueva cepa”, anunció el primer ministro nipón, Fumio Kishida.

Por otra parte, el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización del Reino Unido aconsejó ayer dar una tercera vacuna a todos los adultos del país. Hasta ahora, la dosis de refuerzo estaba destinada a los mayores de 40 años.

El Gobierno de Johnson acelerará la campaña de vacunación extra, ante la amenaza que ha supuesto la aparición de la variante ómicron. Hasta ayer se han confirmado cinco casos en Inglaterra de personas contagiadas con la nueva variante y otras seis en Escocia. 

BioNTech ya trabaja en la vacuna para la nueva variante

BioNTech anunció ayer que ya ha empezado a trabajar en una vacuna adaptada a ómicron, aunque todavía no estaba claro si tendría que reelaborar su vacuna para el COVID-19. El desarrollo de una vacuna adaptada forma parte del procedimiento habitual de la empresa para las nuevas variantes, dijo BioNTech, que fabrica vacunas junto con Pfizer.

Su rival, Moderna, ha dicho que está trabajando en un rediseño de su vacuna para futuras dosis de refuerzo.

Un varón de 51 años, el primer español infectado con la nueva variante

La nueva variante sudafricana del coronavirus, ómicron, ya ha llegado a España. El Hospital Gregorio Marañón informó ayer del primer caso de infección, un viajero procedente de Sudáfrica que se “encuentra bien”. En Cataluña, se estudian “dos posibles casos” más, ambos llegados también desde el país africano al Aeropuerto de El Prat.

El hasta ahora único contagio confirmado en España es un varón de 51 años que regresó de Sudáfrica el 28 de noviembre con una escala en Ámsterdam. La Dirección General de Salud Pública ha dispuesto un procedimiento de vigilancia epidemiológica de los posibles contactos estrechos que el contagiado pudo tener durante el vuelo que aterrizó en Madrid.

El positivo fue detectado mediante un cribado con test de antígenos en el aeropuerto Adolfo Suarez Madrid-Barajas y, por el momento, se encuentra con síntomas leves y en aislamiento guardando cuarentena.

Cataluña estudia otros dos casos sospechosos, también viajeros procedentes de Sudáfrica

Minutos después de que trascendiera este caso, en Cataluña, el conseller de Sanidad anunciaba que había “dos personas en el aeropuerto procedentes de Sudáfrica vía Alemania que dieron positivo en el TAR y por tanto se ha enviado las muestras al Hospital de Bellvitge”. Ambas personas se tendrán que pasar por un cribado y una posterior secuenciación para identificar si están contagiadas por ómicron o no.

Ante el avance de la nueva variante, el Consejo de Ministros aprobará hoy medidas restrictivas que se suman a la cuarentena exigida a viajeros procedentes del cono sur africano.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, aseguró ayer que el mejor arma contra la variante ómicron es “la anticipación, la vacunación y la prevención”. Y en esa anticipación, enmarcó la nueva orden por la que se impone cuarentena de diez días a los viajeros de Sudáfrica, Botsuana, Eswatini, Lesotho, Mozambique, Namibia y Zimbabue. Esta nueva orden se suma a la dictada el fin de semana, según la cuál todos los viajeros países de alto riesgo deberán aportar una prueba diagnóstica con resultado negativo.

“Llevaremos al Consejo de Ministros una acuerdo para restringir vuelos procedentes del cono sur de África”, remarcó Darias.

Para repatriar a los aproximadamente 200 españoles que se encuentran en el sur de África (150 en Sudáfrica), el Ministerio de Exteriores fletará un avión especial a Mozambique.

Compartir el artículo

stats