Una nueva gama de productos de Lidl está causando sensación no solo entre sus clientes habituales. De hecho las multitudes que en los últimos meses se están generando en torno a sus establecimientos están formadas por un perfil de consumidor muy específico, y hasta puntual. Todos suelen coincidir a una hora muy determinado, popularmente conocida como “hora del bocata” o “hora del recreo”.

Obreros y estudiantes. A estos grupos pertenecen los clientes de la competidora de Mercadona que se agolpan en torno a las tiendas de Lidl a degustar uno de los numerosos artículos de su variada bollería. Hace tiempo que la cadena de alimentación puso el foco sobre estos productos, pero desde que sus renovados establecimientos cuentan con una sección aparte, con hornos produciendo todo el día para que las estanterías nunca queden vacías, las entradas y salidas en sus tiendas de personas con un bollo caliente en la mano está asegurado sobre todo por las mañanas.

Junto a su variedad, sabor y el atractivo del recién hecho, hay otro factor clave en el éxito de la bollería de Lidl: el precio. Basta un rápido repaso por los productos de bollería en el top de sus ventas para entender el porqué de que se opte en masa por acercarse a un Lidl para saciar el apetito mañanero.

Mini croissant

Mini croissant

Mini croissant de mantequilla

Uno de los preferidos por los estudiantes, su oferta es permanente: 10 unidades por 1 euros (a 0,10 céntimos la unidad). Si optan por un tamaño superior, y también recién hecho, cinco unidades te costarán 1 euro.

Napolitana de jamón y queso

Napolitana de jamón y queso

Napolitana de jamón y queso

Elaborada con masa de hojaldre rellenada con jamón y queso, se vende a 55 céntimos la unidad.

Floopy bombón

Floopy bombón

Floppy bombón

De enorme parecido a un donut de chocolate, Lidl lo presenta como “un rosco de harina de trigo recubierto de un crujiente capa de chocolate”. Precio: 0,29 céntimos

Empanadilla de atún

Empanadilla de atún

Empanadilla de atún

La tradicional receta que con un peso de 120 gramos cuesta 0,60 céntimos la unidad

Chapata

Chapata

Chapata

Para los más fieles al bocadillo o simplemente amantes del pan, esta chapata de corteza crujiente “con miga suelta y esponjosa” por 0,50 céntimos. La falta de embutido tampoco supone ningún problema, porque en los establecimientos de Lidl también abundan estos productos, con embalaje fácil de llevar y a módico precio.

La cadena Lidl ha utilizado las redes sociales para alertar de la última estafa que tiene que ver con su marca y que ha proliferado en las últimas horas. Al parecer alguien está mandando correos en nombre de esta marca con supuestas estafas. En este caso se recomienda no abrir los correos y, si se puede, denunciarlos.

Lidl es uno de los supermercados más al alza en España. Sobre todo en la zona sur. Y es que la influencia alemana hizo que esta marca entrara con fuerza en el mercado patrio, colonizado en zonas como el norte por marcas de cada comunidad autónoma y en muchos otros sitios por Mercadona. De hecho el crecimiento de la marca valenciana y la alemana han ido casi a la par. Ambas ofrecen, por ejemplo, una importante cantidad de alimentos preparados que suelen ser muy valorados por sus clientes.

Otro producto agotado

Ha vuelto a pasar. Uno de los productos en promoción de Lidl causa sensación y se agota en pocos días. En esta ocasión se trata de una freidora para cocinar sin aceite que ha causado sensación. Pero, ¿qué tiene de especial? Los motivos de su éxito son tres. Por un lado, este tipo de electrodomésticos están de moda porque cocinan con poca grasa y son perfectos para hacer recetas si lo que quieres es adelgazar. Además, el precio de Lidl, en proporción a las dimensiones y calidad del aparato, es muy asequible. La freidora de Lidl cuesta 99 euros. Un modelo similar en Amazon ronda los 130 euros y en ebay los 170. Por último, este aparado es capaz de cocinar de muchas formas un solo alimento y sólo con una gota de aceite.

Te puede interesar:

¿Qué es una freidora sin aceite? Pues un aparato muy de moda en Estados Unidos para cocinar pollo, patatas y otros alimentos sin utilizar aceite pero con un resultado similar a una fritura. En concreto, el modelo de Lidl tiene la apariencia de un horno pequeño en color negro. Y lo llaman el 9 en 1 porque puede freír, asar en parrilla giratoria, dorar, hornear, gratinar, tostar, calentar, cocer y deshidratar alimentos.

No es la primera vez que Lidl se queda sin existencias de alguno de sus productos. Ocurrió con su famoso robot de cocina y también con una panificadora de 43 euros, que ha vuelto a reponer estos días.