Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Descubren el octavo coronavirus que infecta a humanos, probablemente de origen canino

La lista de coronavirus capaces de infectar a seres humanos tiene un nuevo candidato y su origen parece estar en el mejor amigo del hombre: el perro. El nuevo coronavirus descubierto, que muy probablemente tiene origen en los canes, fue detectado casi a la vez en pacientes en Haití y Malasia. El hecho de que haya aparecido en dos lugares tan distantes simultáneamente puede ser motivo de preocupación, según apuntan expertos.

El patógeno fue detectado casi simultáneamente en Haití y Malasia | Se ha asociado a neumonías en niños, pero por ahora ha pasado casi inadvertido

Este coronavirus se ha asociado clínicamente a neumonías en niños, aunque no está demostrado que las cause. En cualquier caso, que se haya detectado precozmente, sin que haya originado un brote grave, es una buena noticia, ya que dará tiempo a crear métodos diagnósticos, terapias y vacunas.

Actualmente hay cuatro coronavirus humanos que causan resfriados comunes, 229E, NL63, HKU1 y OC43, del que algunos investigadores especulan que pudo causar la pandemia de “gripe rusa” de 1889‑a 1890. Otros tres coronavirus provocan enfermedad respiratoria grave: el SARS-CoV-1 (detectado en 2002 y transmitido por civetas), el MERS-CoV (2012, transmitido por camellos), y el que causa el COVID-19, el SARS-CoV-2, con origen en murciélagos, y cuyo animal transmisor final a los humanos, si lo hubo, se ignora.

El octavo pasajero de los coronavirus humanos fue detectado en niños ingresados en un hospital de Malasia en 2017 y 2018 y en médicos estadounidenses que viajaron a Haití en 2017. El primer hallazgo fue recogido el pasado mes de mayo por “Clinical Infectious Diseases”, revista científica que acaba de publicar también el estudio sobre las infecciones de Haití. El hecho de que entre los virus hallados a más de 17.000 kilómetros de distancia haya una similitud genética del 99,4% hace sospechar que existe transmisión de humano a humano de este patógeno. 

La noticia ha sido publicada por la periodista científica Michaeleen Doucleff, de la National Public Radio (NPR) estadounidense, y de ella se ha hecho eco la web de ProMED-mail, el programa de monitorización de enfermedadesemergentes la Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas.

“El virus probablemente circula ampliamente, pero nadie le ha prestado atención”, ha declarado a NPR uno de los autores de la investigación, el virólogo de la Universidad de Florida John Lednicky, quien sospecha que podría estar extendido por todo el mundo, pero que circula bajo el radar.

Lednicky fue quien analizó las muestras de médicos estadounidenses que habían trabajado como voluntarios en una clínica de Haití en 2017, y que regresaron a Florida con fiebre. Se sospechaba que tenían zika, pero sus PCR dieron negativo a este virus. Lednicky, convencido de que tenían algún virus, probó a mezclar las muestras de orina con células de mono para ver si las infectaban y los virus se replicaban hasta niveles detectables. Y así ocurrió. Encontró un coronavirus casi idéntico al hallado en el 3% de los 301 niños testados en un hospital de Malasia en 2017 y 2018. El análisis genético mostró que el virus probablemente se originó en perros y saltó a humanos.

Este coronavirus no ha provocado apenas problemas, pero existe la posibilidad de que evolucione y sí los cause. De hecho, muchos virólogos creen que el SARS-CoV-2 circuló durante algún tiempo sin causar sintomatología reseñable, hasta que evolucionó y provocó las neumonías del brote de Wuhan (China) en diciembre de 2019.

Compartir el artículo

stats