Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diego Ferraz Castiñeiras Ambientólogo, divulgador científico

“Hay que pasar a la acción para tener un mundo mejor ahora, no dentro de 50 años”

Diego Ferraz, en la COP26 de Glasgow. Davinia Sosa

En 2019 participó en la cumbre del clima de Madrid y, aunque confiesa que fue decepcionate, el ambientólogo, oceanógrafo y divulgador científico Diego Ferraz Castiñeiras asiste a la COP26 que se celebra en Glasgow (Escocia) con la esperanza de que los gobiernos alcancen compromisos vinculantes contra el cambio climático, o lo que es lo mismo, para salvar la vida en el planeta.

El activista vigués participa en la Green Zone del COP26 de Glasgow donde ha viajado junto con otros siete jóvenes españoles invitados por el proyecto internacional “Spark”

El vigués, de 26 años, es el único gallego de los 80 activistas de diez países –8 españoles– que forman la delegación del proyecto “Spark” para participar en la Green Zone, la vertiente abierta de la cumbre. Ferraz trabajó en la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y actualmente desarrolla un proyecto de divulgación sobre crisis climática y ambiental en distintas plataformas como YouTube, Twitch y Twitter.

–¿Con qué expectativas afronta la COP26?

–Siempre se llega con las máximas expectativas, aunque es cierto que el historial de las cumbres climáticas no es para nada positivo. La de Madrid fue un fracaso, pero siempre se recupera la ilusión. Puede que las COP sean algo decepcionantes en cuanto a la falta de compromisos vinculantes que alcanzan los gobiernos, pero para la sociedad civil y para el activismo medioambiental son bastante importantes porque te refuerzan.

"El historial de las cumbres climáticas no es para nada positivo"

decoration

Diego Ferraz, EN LA cop Davinia Sosa

–¿Falta compromiso por parte de los mandatarios mundiales?

–La falta de motivación y ambición que tienen nuestros gobiernos choca con la motivación de la sociedad civil. Por ejemplo, los estados han alcanzado un compromiso para la reducción de emisiones de metano, que es otro gas con un efecto invernadero muy importante, pero que no es vinculante y, probablemente, se quede corto con respecto a lo que se debería estar haciendo.

Pedro Sánchez anuncia en la Cumbre del Clima de Glasgow que España aumentará un 50% la financiación para luchar contra el cambio climático.

Pedro Sánchez anuncia en la Cumbre del Clima de Glasgow que España aumentará un 50% la financiación para luchar contra el cambio climático. Agencia ATLAS / Reuters

–¿Las acciones individuales también cuenta en esta lucha?

–Sin duda. Yo siempre destaco que lo que hagamos, tanto individual como colectivamente, es importante. Es cierto que lo que acuerdan los mandatarios es muy importante para transformar el sistema que tenemos, pero las políticas que se adopten tienen que ir acompañados de cambios individuales.

COP 26, en la que participó el vigués Diego Ferraz

–¿La del cambio climático es una carrera contrarreloj?

–También se puede ver al revés: cuanto antes lleguemos, mejor. No tenemos una fecha límite, aunque ponga el horizonte en el 2030, pero en realidad cuanto antes lleguemos mejor, es decir, si podemos cumplir los objetivos el mes que viene, mejor que esperar al 2030. Los efectos de la crisis climática ya están ahí, ya se están sintiendo.

–¿Estamos a tiempo?

–Es una pregunta complicada. ¿Podemos cambiar lo que ya está sucediendo? No. Pero podemos evitar que pasen cosas más graves. Hay cosas que a escala humana no se van a poder revertir. El aumento de temperaturas, que a día de hoy es de una media global de 1,1 grados, no se va a revertir aunque dejemos de emitir gases, pero sí podemos evitar que siga aumentando. A tiempo siempre estamos porque siempre puede ser peor, y también podemos hacer que sea menos malo o que sea mejor.

Cop 26 en Glasgow Davinia Sosa

–¿Hay que pasar a la acción?

–Por supuesto. Creo que es obligatorio, pero no por esa idea que tiene mucha gente de ‘para dejar un mundo mejor a nuestros hijos’. No. Hay que pasar a la acción ahora para tener un mundo mejor ahora y no dentro de 50 años. El momento de pasar a la acción es ahora.

–¿Cómo es posible que aún haya quien niegue el cambio climático?

–Creo que ahora no se niega tanto porque hay demasiada evidencia científica, pero se relativiza. La mutación que está teniendo el negacionismo es respecto a su impacto. Y luego están quienes dicen que todo es negocio y quienes dicen que, hagamos lo que hagamos, pasará igual.

–¿Cuáles son los cambios más urgentes que hay que acometer?

–Primero, la descarbonización de la economía, es decir, hay que acabar con el uso de carbón, gas y cualquier otro combustible fósil. Segundo, cambiar el sistema agroalimentario, ya no solo el tema ‘per se’ de la reducción de carne, sino un cambio tanto en la agricultura como en la ganadería, que deben ser extensivas o tener menos impacto. Tercero, un cambio en la movilidad. La mayor parte de la población vive en ciudades y son puntos de contaminación y emisión muy grandes, por tanto, un cambio en la movilidad y urbanismo dentro de las propias ciudades también contribuiría muchísimo.

–¿Son cambios viables?

–Cada vez hay más evidencias de que un crecimiento exponencial como el que llevamos viendo en las economías no es sustentable para la salud del planeta y que no tiene sentido ni es posible en un mundo con recursos finitos como el nuestro. El cambio climático antropogénico actual es tan rápido que la vida no se puede adaptar, con lo que se produce la desaparición de fauna y flora, la desertificación de territorio y la acidificación de los océanos, entre otros problemas.

Compartir el artículo

stats