Una sucesión de borrascas cercará Galicia el fin de semana. Así, la jornada de este viernes está marcada por las precipitaciones y los cielos cubiertos. De hecho se espera tal intensidad de chubascos que Meteogalicia ha activado la alerta amarilla desde las 18 horas en Pontevedra y en el sur de Ourense por 15 l/m2 en una hora. Estas dos provincias también están en nivel amarillo por vientos de hasta 80 km/h, y en las Rías Baixas también hay aviso naranja en el mar por vientos de fuerza 7. Estas fuertes rachas se desplazarán en la madrugada del sábado a la provincia ourensana.

Sin embargo, las temperaturas serán moderadas tirando a cálidas: los termómetros no pasarán de los 20 grados ni bajarán de los 15.

De cara al sábado, el panorama se presenta igual de lluvioso. Los fuertes vientos que soplarán en la noche del viernes al sábado remitirán con el paso de la horas, sin embargo, no ocurrirá lo mismo con las precipitaciones. Estas serán generalizadas en toda Galicia y más intensas a partir del mediodía. Las temperaturas mínimas no superarán los 13 grados y las máximas los 19.

El domingo entrará una nueva borrasca por Galicia, que descargará chubascos en toda la comunidad, con carácter localmente fuerte. Las temperaturas mínimas subirán ligeramente hasta los 15-16 grados, mientras que las máximas se mantendrán estables.

El lunes, Día de Todos los Santos, vuelve a entrar una nueva masa de aire frío que aumentará la inestabilidad atmosférica. Meteogalicia prevé cielos nublados y lluvias de tipo intermitente, especialmente en la fachada atlántica, y los termómetros volverán a caer: 10 grados como mínima y 17 como máxima. De hecho, la AEMET alerta de que la próxima semana será más fría de lo normal.