Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tras la pista del abuelo perdido

Galaxia publica la novela del brasileño Wagner Barreira “Demerara”, que rescata la figura de un antepasado vigués emigrado y de cómo llegó la gripe española a Brasil en 1918

Wagner G. Barreira estará estos días en Galicia para presentar el libro. | // LAURA DEL REY

El Museo de la Inmigración en la ciudad brasileña de São Paulo recoge la inscripción, con diversos datos personales, de los emigrantes que llegaban a la Hospedaria de Inmigrantes entre los años 1882 y 1925. Allí, recibían ayuda para asentarse en la zona. Y ese fue el punto de partida del periodista y escritor Wagner G. Barreira para iniciar su novela “Demerara”, publicada meses atrás en Brasil –entonces, fue entrevistado para FARO por Salvador Rodríguez en Estela– y ahora por Galaxia en Galicia. En ella, Vigo es uno de los escenarios.

“Todo comenzó con la investigación sobre mis orígenes en la Hospedaria de Imigrantes, convertido hoy en museo y centro de documentación en São Paulo, la ciudad donde nací y que recibió el mayor número de inmigrantes en Brasil entre finales del siglo XIX y las primeiras décadas del siglo XX”, explica desde la distancia Wagner, antes de aterrizar en Vigo.

Esa investigación, no obstante, poco le facilitó. Tan solo que su abuelo paterno, Bernardo Gutiérrez Barreira, llegó al país del Amazonas a bordo del vapor inglés Demerara. “Me llamó la atención –recuerda– el volumen de contenidos en Google sobre él en el área de salud pública. El Demerara fue el navío que trajo la gripe de 1918 a América del Sur”.

Su abuelo, “según cuenta la leyenda de la familia, murió temprano, en el día del bautizo de mi padre. Mi abuela se casó de nuevo y tuvo tres hijos más. La memoria de mi abuelo se apagó. Pensé que podría recrearlo como ficción”, añade.

El resto de datos de su persona se diluyen en el paso de millones de segundos desde el pasado siglo hasta ahora, con solo dos apuntes rescatados: su nombre y que era gallego.

Su abuelo le sirvió a Wagner G. Barreira de pretexto para desarrollar la novela “Demerara”. No obstante, para ir trazando la historia, tuvo que investigar en archivos y buscar datos no solo sobre la emigración gallega a Brasil, sino también sobre las travesías del Demerara. “Intenté –señala– basar el libro en lo que llamo pilares históricos. Estudié sobre el navío, las condiciones de la travesía marítima y los efectos de la gripe. La pandemia de 1918 fue infinitamente más devastadora: murieron entre 40 y 100 millones de personas. En Brasil fueron 35.000”.

Las crónicas que localizó Wagner hablan de personas muertas en las calles, en bancos de las plazas. No obstante, a diferencia del COVID actual, la epidemia duró allí menos: “La gripe era tan intensa que acabó por matar al propio virus. Duró tres meses en su primera ola.Llegó a São Paulo en septiembre y hubo Carnaval al año siguiente”, detalla Gutiérrez Barreira.

En cuanto a la pandemia actual, el autor califica de “actitud criminal del gobierno actual por apostar por la falsa creencia de la inmunidad del rebaño [por infección], por estar contra el uso de macarillas, por tardar en comprar las vacunas”.

A punto de aterrizar en la ciudad olívica, Wagner G. recuerda su visita anterior, para preparar el libro: “Me gustó mucho la receptividad y generosidad de su gente, algo que desconocía en otras regiones de España por las que pasé y viví”.

Wagner, que confiesa que “siempre le gustó escribir y descubrir cosas nuevas” y que esa es la razón por la que se haya dedicado al periodismo. Con su nuevo traje como escritor, adelante que tras su primera novela, “Demerara”, está trabajando en otra historia “sobre el nacimiento de los movimientos sociales y de la llamada Revolución de 1924, cuando São Paulo fue bombardeada por el ejército federal”.

Para el autor, “la literatura te permite ir más allá del periodismo, trabaja con la imaginación, con la originalidad”.

Compartir el artículo

stats