Científicos del Hospital Universitario de Lausana y de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza) han descubierto un anticuerpo monoclonal muy potente que se dirige a la proteína de espiga del SARS-CoV-2 y que es eficaz para neutralizar todas las variantes de interés identificadas hasta la fecha, incluida la delta, según un estudio que publica la revista “Cell Reports”. Este anticuerpo es uno de los más potentes identificados hasta ahora contra el SARS-CoV-2. La caracterización estructural del anticuerpo indica que se une a una zona que no está sometida a mutaciones de la proteína de espiga. Gracias a esta estrecha interacción, bloquea la unión de la proteína de la espiga a las células que expresan el receptor ACE2, que es el receptor que el virus utiliza para entrar e infectar las células pulmonares.

Esto significa que el anticuerpo detiene el proceso de replicación viral, lo que permite al sistema inmunitario eliminar el SARS-CoV-2. Los ejemplares a los que se administró el anticuerpo –el mecanismo se demostró en hámsters –quedaron protegidos contra la infección incluso después de recibir una dosis altamente infecciosa.