Galicia está a punto de bajar del medio millar de casos activos de COVID-19. Según el último boletín de la Consellería de Sanidade, con registros hasta las 18.00 horas del domingo, hay 502 personas pasando la infección, una cifra que no se daba desde el 7 de agosto del año pasado, hace más de catorce meses, cuando se notificaron 444. Los pacientes ingresados aumentaron a 47, tres más, aunque este incremento es atribuible a que los domingos no se suelen dar altas. Solo se verificaron 14 contagios, y la tasa de positividad es del 0,5%, de las menores de Europa. Un nuevo deceso, el de un hombre de 86 años que murió en la residencia Sanitas de A Coruña, eleva los fallecidos a 2.642.

Preguntado por estas cifras, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, señaló ayer que “seguimos confirmando los buenos datos, más allá del pequeño repunte de hospitalización de estos días”. Durante una visita al Hospital de Monforte, Comesaña se remitió a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para destacar los informes “muy positivos: sin grandes incidentes, el botellón controlado y en general un excelente cumplimiento de las normas como viene haciendo casi siempre la población gallega desde que comenzó esta pandemia”.

Esta semana no se celebrará la habitual reunión del comité clínico, ya que, como recordó el conselleiro de Sanidade, la semana pasada se acordó esperar “15 días de ciclo epidemiológico para ver si se consolidaban y mantenemos esos buenos datos”. De continuar la tendencia favorable, la próxima semana se daría el paso hacia la “normalidad absoluta”.

Comesaña avanzó también que en la próxima reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, prevista para mañana, se abordará de nuevo la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19.

Piden refuerzos para la vacunación simultánea

El Sindicato de Enfermería Satse Galicia considera “irrealizable” simultanear la campaña de la gripe con la tercera dosis de la vacuna del COVID-19 sin un incremento de enfermeras en Atención Primaria. En un comunicado, el Sindicato de Enfermería exige al Sergas que presente un plan para incrementar el número de profesionales “suficiente para hacer frente tanto a la campaña de vacunaciones de la gripe y la tercera dosis del COVID como al resto de la labor asistencial de las enfermeras y enfermeros”. Advierte del riesgo de “dejar servicios al descubierto, sin poder garantizar así la calidad y seguridad asistencial que se requiere”. El Sindicato de Enfermería denuncia que “una vez más, el Sergas haya presentado un plan de vacunación sin especificar los recursos humanos que se destinarán para llevarlo a cabo y sin que, a día de hoy, se haya contratado personal específico para realizar esta labor”.