Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sociedad
Ana Freire Directora del Área de Tecnología de la UPF Barcelona School of Management; premio Ada Byron

“Detectamos tendencias suicidas en redes sociales a través de algoritmos”

La ingeniera informática Ana Freire. FdV

La ingeniera y doctora en informática Ana Freire (Rábade, 1983) aplica la Inteligencia Artificial (IA) a la salud mental. Su proyecto STOP estudia en las redes sociales problemas mentales como las tendencias suicidas o los trastornos de conducta alimentaria. Firme defensora del uso de la tecnología para el bien social y de la aportación de las mujeres en este ámbito, Freire recibirá el próximo 29 el premio Ada Byron del Colexio Profesional de Enxeñaría en Informática de Galicia (CPEIG). “Este es el primer premio que recibo en Galicia, y eso lo hace muy especial. El hecho de que además este premio se otorgue a mujeres en un ámbito en el que todavía somos minoría demuestra que Galicia está luchando por un cambio que dé a la mujer gallega el lugar que le corresponde”, afirma la investigadora lucense, que estudió ingeniería informática en la Universidad de A Coruña, donde obtuvo el doctorado cum laude y realizó estancias de investigación en Yahoo Labs, Universidad de Glasgow y Centro Nacional de Investigación en Italia. Actualmente dirige el área de Tecnología de la UPF Barcelona School of Management de la Universidad Pompeu Fabra. Tiene más de 40 publicaciones científicas y varias patentes.

-Lidera el proyecto STOP que estudia en las redes sociales problemas mentales como las tendencias suicidas. ¿En qué consiste y cuáles son sus objetivos?

-El proyecto STOP (Suicide prevenTion in sOcial Platforms) es un proyecto que nace en 2017 con el objetivo de contribuir a la reducción de casos de suicidio en España. Lo novedoso de este proyecto es que utilizamos técnicas computacionales e inteligencia artificial para estudiar enfermedades mentales en redes sociales, en particular, las tendencias suicidas, la depresión y los trastornos de la conducta alimentaria que, en casos graves, también pueden derivar en autolesiones y/o ideación suicida. STOP lo componen ya siete instituciones internacionales: universidades, hospitales, centros de investigación y fundaciones.

-¿Cómo detecta estas tendencias?

-Con el conocimiento experto de psicólogos y psiquiatras de nuestro equipo, filtramos de modo automático publicaciones que incluyan palabras o frases que habitualmente emplean pacientes con alto riesgo de suicidio, depresión o trastornos de la conducta alimentaria. Estas publicaciones se pasan a algoritmos de inteligencia artificial para que aprendan las características comunes a personas con los problemas mentales estudiados. Estas características pueden ser lingüísticas, demográficas, de imagen, de comportamiento o actividad en redes sociales, y con esto podemos extraer información como que una persona con trastornos de la conducta alimentaria suele ser mujer, de menos de 29 años y con intereses en dietas veganas, pérdida rápida de calorías o ejercicio extremo. Esta información permitió lanzar una campaña en Instagram y Facebook dirigida a los colectivos identificados en cada uno de los tres grupos estudiados. Dicha campaña, en colaboración con el Teléfono de la Esperanza y el Teléfono de Prevención del Suicidio, consistió en la publicación de anuncios a través del ‘feed’ (anuncios estáticos) y ‘stories’ (historias dinámicas) que presentaban teléfonos de ayuda activos 24 horas a colectivos con características similares a las destacadas por los algoritmos de inteligencia artificial en grupos de riesgo.

-¿Cuándo se llevó a cabo esta campaña?

-La campaña se ejecutó durante 24 días en torno a las fechas navideñas de 2020-2021, alcanzando a 667.655 personas de toda España, con el mayor número de visualizaciones el 1 de enero de 2021 (90.993 usuarios). El mayor número de visualizaciones se dirigió al grupo de trastornos de la conducta alimentaria (alcanzó a 545.415 personas), con sus picos de mayor audiencia el 25 de diciembre de 2020 y el 1 de enero de 2021, coincidiendo con las fechas en las que más comidas familiares se realizan. Esta campaña consiguió aumentar en un 60% el número de llamadas provenientes de redes sociales al Teléfono de la Esperanza.

-Usted es defensora del uso de la tecnología para el bien social. ¿Cómo ayuda la tecnología al bienestar de las personas?

-El proyecto que dirijo es un ejemplo de ello, y en el contexto de la salud mental se están desarrollando otras tecnologías como ‘chatbots’ para prestar apoyo emocional en casos leves que no requieren atención psicológica urgente. Podemos encontrar a la tecnología apoyando el bienestar humano en múltiples contextos. Por ejemplo, recientemente han salido a la venta relojes inteligentes que detectan si una persona ha sufrido una caída fuerte y ofrecer la opción de realizar una llamada de emergencia. Esto puede ser especialmente útil para personas con movilidad reducida o dependientes. 

“La tecnología asusta más que fascina, a causa del desconocimiento. Por eso es tan importante que se refuerce la educación en esta materia desde edades muy tempranas”

decoration

-¿Cuál es la mayor contribución de la tecnología al bienestar de las personas?

-La aportación más importante es la tecnología aplicada a la salud, en especial, a la medicina personalizada. Son muchos los avances médicos facilitados por el avance de la tecnología, desde cirugías menos invasivas y más precisas mediante robótica, a diagnósticos más acertados gracias al uso de algoritmos inteligentes de apoyo a la decisión. Ya en 2011, investigadores del NYU Langone Health, un centro médico académico de Nueva York, concluyeron que un sistema de IA era capaz de identificar nódulos en el pulmón entre un 62 y un 97 % más rápido que un grupo de radiólogos. Un estudio más reciente de 2017 concluyó que una técnica robótica asistida mediante IA reducía en 5 veces las complicaciones quirúrgicas con respecto a cuando los cirujanos operaban solos. Aún queda un largo camino para que se implante la IA a nivel global en el ámbito médico, pero viendo las grandes ventajas que puede aportar, debería priorizarse la inversión en este campo.

-¿Está la inteligencia artificial más presente en nuestras vidas de lo que pensamos?

-Totalmente. Utilizamos IA desde que nos levantamos hasta que nos acostamos: muchas de las tareas que realizamos con nuestro teléfono o mientras navegamos en internet están basadas en IA: la recomendación de productos cuando hacemos compras en internet, las sugerencias de contactos a seguir en nuestras redes sociales y también muchos de los filtros que utilizamos en fotos o vídeos. 

-Por ejemplo, ¿qué papel juegan la inteligencia artificial y el Big data en la gestión de esta pandemia?

-La tecnología en general ha jugado un papel fundamental para avanzar en esta pandemia. En particular, la IA y su poder para automatizar procesos complejos, ha permitido el desarrollo de modelos de predicción de expansión del virus, de detección de signos de COVID-19 en imágenes médicas, e incluso ha contribuido a acelerar el descubrimiento de las vacunas, permitiendo descartar experimentos que la IA clasificaba como no prometedores.  

“Las niñas se apartan de las carreras técnicas cuando tienen entre 5 y 7 años, que es cuando perciben los estereotipos que asocian estas disciplinas al género masculino"

decoration

- También han dado lugar a muchos bulos, como que la causa del COVID era la red 5G o que las vacunas contenían microchips. ¿La tecnología nos fascina tanto como nos asusta?

-Me atrevería a decir que la tecnología de momento asusta más que fascina, como consecuencia del desconocimiento y la falta de información con respecto a la tecnología. Lo desconocido suele dar miedo. Por ello es tan importante que se refuerce la educación en tecnología para mejorar las competencias digitales entre la población. Es muy importante hacerlo ya desde edades tempranas, pero también entre la población en general. Todos debemos de apuntarnos a esta revolución. En esta línea, es muy importante el impulso a iniciativas como “Elements of AI”, un curso gratuito que nació en Finlandia, y que se lanzó recientemente en español, con el objetivo de dar formación gratuita en Inteligencia Artificial a todos los ciudadanos, independientemente de su edad, género o profesión.

-¿La mujer sigue infrarrepresentada en el ámbito científico-tecnológico?

-Así es, la mayor parte de las ingenierías son cursadas por hombres, y esto tiene su efecto en el tejido empresarial tecnológico, donde la mujer está infrarrepresentada, sobre todo en puestos de alta responsabilidad. Se han realizado estudios que aseguran que las niñas se apartan de carreras técnicas cuando tienen entre 5 y 7 años, que es cuando perciben los estereotipos que asocian estas disciplinas al género masculino. Esto, unido a la falta de referentes femeninos en tecnología, hace que vean las carreras técnicas como una opción lejana.

-Según el Instituto de la Mujer, en las carreras tecnológicas la presencia de mujeres es apenas de un 30 por ciento...

-Y es un 30% considerando carreras como Arquitectura, en la que el desbalance de género no es tan acusado. Sin embargo, la presencia de la mujer en muchas ingenierías no llega al 15%. Como comenté anteriormente, la causa de estas cifras es múltiple, pero efectivamente, en parte se mantiene la idea de que las carreras técnicas son para hombres, son muy difíciles, e incluso se asocia una carrera técnica a trabajar delante del ordenador aislada del resto del mundo. Urge desmentir todo lo anterior. Por una parte, la tecnología necesita equipos diversos para que se desarrolle también de un modo diverso y con diferentes puntos de vista. Por otra parte, si se trabaja, ninguna carrera es especialmente difícil. Finalmente, estas carreras pueden aplicarse en ámbitos muy diferentes: medicina, economía, recursos humanos, etc., y con gran aplicación social, lo que proporciona un amplio abanico laboral para nada aislado del resto del mundo.

"La IA ha permitido el desarrollo de modelos de predicción de expansión del virus, de detección de signos de COVID-19 en imágenes médicas y ha contribuido a acelerar el descubrimiento de las vacunas"

decoration

-¿Cómo romper esta tendencia? 

-Se pueden trabajar diferentes soluciones para dar más visibilidad a mujeres referentes en tecnología. Entre ellas: dar más presencia a la mujer tecnóloga en los medios de comunicación, invitar a mujeres como voces expertas en debates, congresos, programas, etcétera e incluirlas como referentes en los libros de texto.

-Usted lidera diversas iniciativas para impulsar la ciencia entre las mujeres, como el concurso Wisibilízalas. ¿En qué consiste?

-Wisibilízalas es un concurso internacional dirigido a centros de primaria y secundaria con el objetivo de romper estereotipos de género en STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). Los grupos participantes han de crear una página web conteniendo perfiles de mujeres actuales profesionales en STEM. Han participado ya más de 3000 estudiantes de cinco países, que han creado más de 1.200 perfiles web de mujeres que pueden ser referentes también para generaciones futuras. Wisibilízalas no solo rompe estereotipos, sino que promueve el uso de la tecnología y las competencias digitales, fomenta el trabajo en equipo, mejora la capacidad de investigación y la creatividad. Este otoño lanzaremos ya la 6ª edición en wisibilizalas.org.

-¿Cómo dar un impulso al enfoque femenino de la tecnología?

-Voy a poner un ejemplo de éxito real. Cuando la Universitat Pompeu Fabra lanzó el Grado en Ingeniería Matemática en Ciencia de Datos, hicimos una gran campaña liderada por docentes e investigadoras, en la que visitamos centros de secundaria mostrando las múltiples aplicaciones prácticas de la ciencia de datos. Se consiguió un balance de género en esta carrera, que todavía se mantiene. De nuevo, vemos cómo la información reduce el miedo a lo desconocido.

-¿Qué le diría a una joven a quien le gusta la ingeniería informática, pero duda en hacer el grado?

-Es muy habitual tener dudas, porque las y los jóvenes toman una decisión muy importante sin apenas información sobre el futuro que les espera tras una carrera universitaria. Lo bueno de cursar una ingeniería es que da acceso a múltiples profesiones con alta demanda laboral, y eso es un seguro de vida que no todas las carreras pueden ofrecer.

"La tecnología necesita equipos diversos para que se desarrolle también de un modo diverso y con diferentes puntos de vista"

decoration

-¿La carrera de informática sigue teniendo las mismas salidas que hace veinte o veinticinco años?

-Muchas más y, sobre todo, en ámbitos donde antes no se utilizaba. Yo aplico la informática a la salud mental, pero he trabajado en otros temas como la informática biomédica o la sostenibilidad.

-Las mujeres científicas se encuentran en un momento de su carrera con el ‘techo de cristal’, ¿Cómo romperlo?

-Cuantas más seamos, más empujaremos ese techo, porque el ser minoría no ayuda a alzar la voz. Aunque, cabe destacar, que parte de la solución pasa por los gobiernos y sus herramientas para garantizar igualdad de oportunidades.

-¿Cómo asume este premio de colegio gallego y que además lleva el nombre de una científica?

-Con mucha ilusión y agradecimiento. Este es el primer premio que recibo en Galicia, y eso lo hace muy especial. Estar fuera de tu tierra es difícil, pero cuando ves que desde ella se te ofrece este reconocimiento, te impulsa a seguir trabajando para hacer que Galicia se sienta orgullosa de los y las gallegas por el mundo. El hecho de que además este premio se otorgue a mujeres en un ámbito en el que todavía somos minoría demuestra que Galicia está luchando por un cambio que dé a la mujer gallega el lugar que le corresponde. 

Compartir el artículo

stats