Una treintena de piezas escultóricas, halladas durante la restauración de la Catedral de Santiago, son ahora el eje central de “Descubriendo la Catedral”, una exposición que permite completar la evolución histórica del templo, con elementos pertenecientes al coro pétreo del Maestro Mateo o al ciclo dedicado a la Matanza de los Inocentes. Los elementos están expuestos de forma provisional en el Pazo de Xelmírez.

“Se trata de los esfuerzos de conservación más grandes de la historia reciente en un Patrimonio Mundial”, declaró ayer el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, que participó en la inauguración de la muestra junto al director de la Fundación Catedral, Daniel Lorenzo; el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones; el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo; y el director de las obras de la Catedral, Javier Alonso de la Peña.

Las piezas halladas pertenecen a la restauración de la escalera y cripta situadas debajo del pórtico de la catedral.

Destacan algunas pertenecientes al proyecto del coro pétreo del Maestro Mateo en la catedral y, también, un nuevo conjunto escultórico de época medieval, en el que se desarrolla, en sucesivos relieves que aún conservan restos de policromía, el relato de la Matanza de los Inocentes. También se incluyen piezas que tienen que ver más con elementos estructurales, como alguna dovela o el fragmento de laudas sepulcrales, que fueron reutilizadas como parte del pavimento de la intersección de la nave con el pseudotransepto de la cripta con el Pórtico de la Gloria.