El Juzgado de Instrucción número 8 de A Coruña ha decretado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, del último detenido por presuntamente haber participado en el crimen de Samuel Luiz, sucedido en la madrugada del sábado 3 de julio en el paseo marítimo de Riazor, ee A Coruña. El arrestado, el séptimo en esta causa y que pasó hoy a disposición judicial, está investigado por un delito de asesinato, ha informado esta tarde el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

El instructor asegura en el auto en el que decreta el ingreso en prisión del sospechoso, que se acogió a su derecho a no declarar, que existe riesgo de fuga. Con esta última detención, en el caso hay cinco adultos, de los cuales cuatro están en prisión provisional, y dos menores investigados.

El nuevo arresto llega más de dos meses después de que las fuerzas policiales detuviesen a los primeros implicados en la muerte violenta del joven, que destapó una ola de indignación por su brutalidad y por lo tintes homófobos que acompañaron la agresión. Los seis detenidos hasta antes del nuevo movimiento policial están investigados por un delito de homicidio o asesinato, que se concretará a lo largo de la instrucción. Al cuarto detenido –varón y mayor de edad– se le imputa también un delito de apropiación indebida, por haberse llevado el móvil de la víctima. La Fiscalía y las acusaciones –popular y particulares– piden que se califiquen los hechos como asesinato y robo con violencia y no apropiación indebida la sustracción del teléfono.

Esos primeros seis detenidos pasaron a disposición judicial el mismo día y declararon ante la jueza de Instrucción número 1, que estaba de guardia esa semana. Para los varones mayores de edad, la magistrada decretó prisión provisional comunicada y sin fianza al entender que existía riesgo de fuga y de destrucción de pruebas. Para la chica, estableció libertad, aunque con obligación de comparecer en el Juzgado. Para los menores, internamiento en un centro. Esta decisión fue revisada a la semana siguiente por su compañera del Juzgado de Instrucción 8, que es la instructora del caso, que ratificó las medidas.

Una vez levantado el secreto de sumario, las defensas del cuarto detenido y de los menores solicitaron la puesta en libertad de sus patrocinados a la Audiencia Provincial. Los magistrados denegaron las tres solicitudes –las defensas de los dos primeros no recurrieron la privación de libertad de sus clientes– En el caso del adulto, argumentaron que existen “indicios racionales de la comisión por parte del recurrente de un delito de homicidio”, así como “de su participación en la brutal y prolongada agresión física perpetrada sobre la víctima, a la que varias personas propinaron continuos golpes y patadas hasta causar su muerte por traumatismo craneoencefálico” y estiman también que existe un “riesgo evidente” de que el joven “pudiera tratar de obstruir la investigación y de alterar o influir sobre las fuentes de prueba, especialmente, en lo que se refiere a los testigos”, ya que todavía se están tomando declaraciones y practicando pruebas para completar la investigación.

Volcado de teléfonos

La Policía Nacional ha entregado hoy en el juzgado la documentación complementaria derivada del volcado del contenido de los teléfonos móviles para su incorporación a la instrucción. En total ha habido siete detenciones. Además del último detenido, ya hay tres varones en prisión provisional, dos en un centro de internamiento (menores) y una mujer en libertad con medidas cautelares.

El delegado del Gobierno, José Miñones, ha agradecido el arduo trabajo de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de la Jefatura de Galicia, con sede en A Coruña, y pide prudencia y responsabilidad para lograr esclarecer todos los elementos del caso.