Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta llamará “uno por uno” a los 160.000 gallegos que no tienen ni una dosis de vacuna

Galicia lidera la vacunación pero busca “el máximo porcentaje posible” | La campaña de terceras dosis en residencias abarcará a 30.000 personas y terminará en dos semanas

Una de las jornadas de vacunación masiva sin cita previa en el Ifevi de Vigo Pablo Hernández Gamarra

La Xunta pretende “localizar uno por uno” a los 160.757 gallegos que se encuentran dentro de la población diana –mayores de 12 años– y no tienen aún ni una sola dosis de la vacuna contra el COVID-19. Se trata de “establecer comunicación directa a través del teléfono y darles otra oportunidad de poder vacunarse durante estos días”. Así lo aseguró ayer la directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán, tras supervisar el comienzo, en Santiago, de la administración de terceras dosis a usuarios de residencias de la tercera edad. Galicia ya es la primera comunidad con mejor cobertura tanto en primeras dosis como en pauta completa.

El proceso de vacunación en Galicia es un éxito, con el 93,5% por ciento de la población a vacunar que tiene al menos una dosis, el porcentaje más alto de todas las comunidades. Pero el Ejecutivo autonómico no renuncia a alcanzar el objetivo ideal de tener al 98% de la población con la pauta completa durante este mes. Ahora ese porcentaje es del 91,2% –también el más alto de España, al superar por 3 décimas a Asturias–. Si no se logra, la meta es lograr “el máximo porcentaje posible” de vacunados.

El proceso continúa, al igual que en las demás comunidades autónomas, con lentitud. Ya no existe escasez de dosis, y los centros de vacunación masiva están dejando de tener sentido. El pasado fin de semana menos de 4.000 personas acudieron a vacunarse. El último dato diario de primeras dosis administradas es de 247 inyecciones. Las cifras son ínfimas si se comparan con el récord de más 36.000 personas vacunadas en un solo día a principios de mayo. Casi todos los que quieren vacunarse han sido inoculados.

La llamada “uno por uno” a los gallegos que faltan por recibir la primera dosis se suma a la tradicional autocita –convocatoria por SMS por grupos de edad– y a los puntos de vacunación en jornadas de puertas abiertas, a los que los ciudadanos pueden acudir sin cita. “Vamos a dar todas las facilidades del mundo”, dijo ayer la directora xeral de Saúde Pública, que apeló a la doble responsabilidad “individual y colectiva” que supone vacunarse contra el coronavirus. Así, pidió a que los todavía no se han vacunado “un ejercicio más, un pasito más”, ya que “es necesario que todos nos vacunemos”.

La responsable de Saúde Pública destacó que Galicia lidera la vacunación contra el COVID-19 en España gracias a la “responsabilidad de la ciudadanía”.

Durán supervisó ayer el comienzo de la vacunación con terceras dosis para usuarios de residencias, que de nuevo arrancó en la residencia pública Porta do Camiño, en Santiago. Se realiza con el fármaco de Pfizer y abarcará a cerca de 30.000 personas, a las que hay que sumar 15.000 pacientes inmunodeprimidos: 45.000 personas en total.

Durán estimó que se completará la vacunación con terceras dosis en los centros sociosanitarios de Galicia en el plazo de dos semanas.

Nieves Cabo: “Son unos tontos por no vacunarse”

decoration

Nieves Cabo recibe la tercera dosis. Tras ella, Carmen Durán, directora xeral de Saúde Pública. X. REY

Nieves Cabo, que el pasado 27 de diciembre fue la primera persona en Galicia en recibir la vacuna contra el COVID-19, fue ayer también la primera en serle administrada la tercera dosis. “Fui la primera en la primera, fui la primera en la segunda y, ahora, soy la primera en la tercera”, dijo ayer tras recibir la inyección del fármaco de Pfizer en el geriátrico compostelano Porta do Camiño, donde reside.

Al ser preguntada por qué les diría a los que aún no se han vacunado, Cabo, de 82 años, respondió que “les diría que son unos tontos por no vacunarse, porque es la mejor cosa que hay”. De hecho, aseguró estar “muy contenta” y que se pondría las dosis que hicieran falta, “aunque sean 40”. Sin embargo, según relató, cuando le comunicaron que volvería a ser la primera en vacunarse, se preguntó con retranca: “¿Y no hay nadie más?”.

Abordada por una nube de periodistas tras recibir el pinchazo, la señora manifestó su deseo de que termine la pandemia: “Yo quisiera quitar esto –dijo, señalando la mascarilla–. A ver si termina de una vez esto (la pandemia). Ojalá”.

Compartir el artículo

stats